Vitaminas para la ansiedad

Hablando sobre el tratamiento de la ansiedad, piense en vitaminas. Esto es una regla que tiene una amplia aceptación a la hora de enfrentarse a la ansiedad. Sin duda, el estilo de vida de hoy en día actúa como un caldo de cultivo para el estrés. Sin embargo, el estrés por sí solo no es el único contribuyente a los trastornos de la ansiedad. La deficiencia de vitaminas también puede ser un factor importante en la activación de la ansiedad. La investigación ha demostrado que una mala nutrición aumenta el riesgo de la ansiedad. Por lo tanto, una dieta rica en vitaminas sin duda puede ayudar a manejar el estrés y disminuir la ansiedad. Comer los alimentos adecuados que suministran las vitaminas en grandes cantidades puede ser útil para combatir la ansiedad con éxito. Después de todo, seguir una dieta saludable es crucial para mantenernos mentalmente ágiles. Hay ciertas vitaminas para elevar nuestro estado de ánimo y, por lo tanto, hay que tomarlos como suplementos para obtener sus beneficios a través de los recursos naturales para protegerse de la ansiedad.

En el estilo de vida plagado de estrés de hoy en día, los sentimientos de ansiedad se han convertido en un fenómeno común. La ansiedad y otros problemas mentales como la depresión son a menudo el resultado de deficiencias nutricionales. Así que aquellos con la sensación de ansiedad necesitan entender que la ingesta de vitaminas adecuada cada día puede ser eficaz para reducir los trastornos de ansiedad con éxito.

Vitaminas para los trastornos de ansiedad

Vitamina B1
La ingesta de suplementos de vitamina B o su consumo de los recursos naturales pueden desempeñar un papel crucial para aliviar los trastornos de ansiedad. La vitamina B1 (tiamina) puede aliviar tales trastornos mentales como la ansiedad y la agitación. Tomar la vitamina B1 como un suplemento diario (50 mg o según lo prescrito por el médico) puede ayudar a disminuir los síntomas de ansiedad sustancialmente. La vitamina B1 no sólo ayuda a reducir la ansiedad sino que también mejora la memoria. Las verduras como espárragos al igual que el pescado como el salmón son algunas de las excelentes fuentes de vitamina B1.

Vitamina B2
También conocida como riboflavina, la vitamina B2 también es útil para el tratamiento de la ansiedad. Los trastornos del estado de ánimo como la ansiedad o la depresión son considerados como síntomas de la deficiencia de riboflavina. Los alimentos ricos en vitamina B2 son el yogur, la leche y los aguacates, y su inclusión en la dieta es beneficiosa para las víctimas de la ansiedad.

Vitamina B3
Esta vitamina también puede contribuir a reducir los niveles elevados de estrés. A las personas que sufren de ataques de pánico a menudo se les pide que tomen los suplementos de vitamina B3 (niacina), ya que proporciona un efecto calmante. Esta es una de las mejores vitaminas para la ansiedad que puede ayudar a mejorar estos trastornos mentales. Tomar las dosis adecuadas de vitamina B3 al día puede ayudar a reducir los niveles de ansiedad considerablemente en un par de semanas. Se encuentra en abundancia en la leche y los huevos y puede ayudar a tratar tales trastornos mentales como la depresión.

Vitamina B6
¿Por qué hay que incluir la vitamina B6 (piridoxina) en la dieta? La vitamina B6 ayuda al cerebro a producir ciertas sustancias químicas, conocidas como neurotransmisores, que ayudan a controlar la ansiedad con eficacia. La vitamina B6 en los alimentos como patatas dulces y plátanos también actúa como impulsor del sistema inmune.

Vitamina B12
Esta es una vitamina soluble en agua que garantiza el funcionamiento sano del cerebro y del sistema nervioso. Por lo tanto, su deficiencia puede tener un impacto negativo sobre el sistema nervioso. Esto puede conducir a unos trastornos del sistema nervioso y causar la ansiedad y la depresión. Por eso, los suplementos de vitamina B12 o los alimentos con ella son considerados como remedio natural de la ansiedad.

Vitamina C
Para superar el problema de la ansiedad y la tensión, el uso de los suplementos de vitamina C que están disponibles en forma de cápsulas puede ayudar a este respecto. La ingesta de vitamina C por los alimentos o los suplementos ricos en ella asegura que las glándulas suprarrenales funcionen correctamente, lo que ayuda a lidiar con la ansiedad.

Vitamina D
Además de las vitaminas del complejo B, la vitamina D también puede contribuir a reducir la ansiedad. La deficiencia en vitamina D se relaciona a menudo con ataques de pánico. Los problemas emocionales como la ansiedad y la inquietud se encuentran a menudo en aquellos con deficiencia de vitamina D. La vitamina D en los alimentos o los suplementos puede influir positivamente en los niveles de la ansiedad y la depresión.

Vitamina E
La ansiedad relacionada con el comportamiento puede ser también el resultado de la deficiencia de vitamina E. Un estudio reciente reveló que las personas que sufren de ataques de pánico o episodios de depresión tienen una ingesta baja de vitamina E en su dieta. La vitamina E definitivamente puede ayudar a aliviar la ansiedad y los síntomas de la depresión.

Minerales
Además de las vitaminas, los minerales como el magnesio y el calcio también pueden jugar un papel importante para aliviar la ansiedad. El nerviosismo y la tensión asociados con la ansiedad pueden ser controlados con una ingesta adecuada del calcio y el magnesio. Estos minerales son importantes a la hora de tratar a las víctimas de la ansiedad. Tanto el calcio como el magnesio tienen propiedades ansiolíticos y los estudios, además, muestran que el calcio relaja el sistema nervioso. El calcio aumenta los niveles de serotonina, una sustancia química en el cerebro que mantiene un buen humor y calma los nervios. Por lo tanto, tomar los suplementos necesarios o aumentar la ingesta de los alimentos ricos en estos nutrientes puede ayudar a aliviar la ansiedad.

Zinc
La deficiencia de este mineral también puede hacer que una persona sea susceptible a tales problemas de salud mental como la ansiedad. Esto es porque el zinc ayuda en la producción de las sustancias químicas que elevan el estado de ánimo y, por lo tanto, su deficiencia puede dar lugar al nerviosismo y la ansiedad.

Dieta saludable
Los cambios en la dieta que promueven las comidas saludables a menudo funcionan para frenar la ansiedad. Los estudios también muestran que una dieta nutritiva bien equilibrada sustancialmente minimiza el riesgo de tales trastornos mentales como la ansiedad y la depresión. Incluir las frutas, verduras, pescado y productos de granos enteros en la dieta puede ayudar a mantener la ansiedad y la depresión en la bahía. Los alimentos saludables, como los duraznos, bayas de acai y almendras están llenos de nutrientes y, por lo tanto, pueden reducir la probabilidad de la ansiedad.

La dieta rica en todas las vitaminas del complejo B (B1, B2, B3, B6, B12) se considera como una dieta antiansiedad. Una forma natural de conseguir el alivio de los problemas de la ansiedad sería consumir los alimentos ricos en vitamina B. Aunque las vitaminas C, D y E también tienen que ser tomadas en cantidades adecuadas para mantener la ansiedad a raya, la sobredosis debe evitarse, de lo contrario estas vitaminas pueden causar efectos secundarios, lo que hace al paciente más ansioso. En resumen, la sobredosis de vitaminas anula el propósito de usarlas. Por lo tanto, sería mejor consultar a un médico para saber la dosis exacta que funcionaría para curar la dolencia.

You may also like...

1 Response

  1. irma dice:

    gracias voy por esta informacion desde hoy empezare a tomar vitaminas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *