¿Qué se debe hacer, si el niño tiene una Úlcera en la lengua?

La amigdalitis crónica en los niños. Las causas y los síntomas.

Los niños, especialmente los bebés, a menudo sufren de las enfermedades de la cavidad oral. La razón de estos problemas es simple, los niños simplemente no están familiarizados con las reglas básicas de la higiene personal. Al niño de esta edad le encanta chuparse los dedos y meter en la boca o lamer diversos objetos extraños. Y lavarse las manos a los niños no les gusta.

Cepillarse los dientes y enjuagarse la boca aún es muy temprano por las razones de la edad, por lo que se crean las condiciones muy favorables para el desarrollo de diversas infecciones patógenas en la boca de un bebé. Una de estas infecciones, es la úlcera en la lengua del niño, también llamada AFTA, la que se produce en la mucosa oral.

Las causas de las úlceras en la lengua pueden ser de tales factores:

  • los daños mecánicos de la lengua o en la boca al masticar;
  • de naturaleza fúngica;
  • las caries dentales;
  • las enfermedades como la tuberculosis, la sífilis y el SIDA;
  • las enfermedades alérgicas;
  • la avitaminosis;
  • los citomegalovirus;
  • una reacción a ciertos medicamentos.

Sin embargo, en su mayoría, la úlcera aparece por lamer los juguetes o los dedos sucios.

Reconocer un afta en la boca del bebé es fácil. En la lengua verá una pequeña yaga con los bordes irregulares de color amarillo o gris. El olor de la boquita a causa de esta afección será desagradable.

El tratamiento de las úlceras en la lengua del niño presenta ciertas dificultades, ya que es necesario un tratamiento de los medicamentos orales, que en casa se hace extremadamente difícil. En una situación como esta, es mejor consultar con un médico dentista, que vá a tratar las úlceras con el azul de metileno, los antifúngicos, la solución de Lugol o con los antibióticos necesarios.

Pero en cualquier caso, sigue siendo necesario descubrir la causa de las úlceras. Para ello, se toma una muestra de la boca mediante el raspado de la piel para efectuar el análisis bacteriológico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *