Triglicéridos y la diabetes

En conjunto, los triglicéridos y la diabetes representan un obstáculo formidable en su meta de vivir una vida sana. Los altos niveles de ambos (o cualquiera) puede ponerle bajo el riesgo de un accidente cerebrovascular y enfermedades del corazón. Es una condición que hay que tratar de evitar a toda costa.

Diabetes
La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por niveles anormalmente altos de glucosa en la sangre. Los carbohidratos en nuestra dieta se convierten en glucosa (azúcar en la sangre) y son usados por nuestras células como energía para realizar las actividades. Normalmente, el cuerpo utiliza la insulina producida por el páncreas para ayudar al cuerpo a utilizar la glucosa. Debido a algunos problemas si el cuerpo no puede producir o utilizar la insulina para hacerlo, se desarrolla la diabetes. Como ustedes saben, se puede sufrir de la diabetes del tipo 1 o la diabetes del tipo 2.

Grasas feas
Los triglicéridos, a veces también conocidos como “grasas feas “, son grasas que se obtienen de la dieta y de los carbohidratos por el cuerpo para cumplir con nuestras necesidades de energía. Después de una comida, cuando el cuerpo ha cumplido con sus necesidades actuales de energía, el exceso de los triglicéridos se almacena en los tejidos adiposos para su uso posterior. Además, están presentes en la sangre. La cantidad excesiva de estos puede depositarse en las paredes internas de los vasos sanguíneos y puede conducir a varios tipos de enfermedades del corazón y un accidente cerebrovascular. Por esta razón, 150 mg / dl o más de triglicéridos en la sangre se considera riesgoso y se denomina como la hipertrigliceridemia.

Relación entre la diabetes y los triglicéridos
La relación exacta y la interacción entre ellos no están establecidas todavía. Algunos investigadores creen que el exceso de triglicéridos aumenta las posibilidades de resistencia a la insulina, lo que conduce a la hiperglucemia o niveles de glucosa en la diabetes, y cuando el cuerpo es incapaz de utilizar eficazmente la glucosa, esto lleva a la diabetes.

Por otra parte, la diabetes también puede afectar los niveles de triglicéridos. En nuestro cuerpo, los carbohidratos de nuestra dieta se convierten en glucosa y el exceso de glucosa en la sangre se convierte en triglicéridos (grasas). Se ha encontrado que los niveles de triglicéridos superiores al rango normal pueden ser una consecuencia de una diabetes mellitus no tratada (la diabetes tipo 1 o la diabetes juvenil). En este caso ocurre la pérdida de las células beta de los islotes de Langerhans en el páncreas debido a la destrucción autoinmune. Estas son las células que producen insulina para nosotros. La disponibilidad nula o baja de la insulina en el cuerpo resulta en altos niveles de glucosa en la sangre que el cuerpo convierte en triglicéridos.

La otra forma es la diabetes del tipo 2, es decir, la diabetes como un trastorno metabólico. En esta condición el cuerpo es incapaz de utilizar la insulina para convertir la glucosa en la sangre. La razón de esta incapacidad puede ser la resistencia a la insulina debido a los cambios en las células del hígado, músculos o grasa. En esta situación, las células de grasa comienzan a liberar ácidos grasos libres en la sangre que complica la respuesta a la insulina. Las células musculares (los consumidores de glucosa en la sangre), debido a los cambios, no pueden consumirla correctamente. El hígado sigue produciendo la glucosa, el exeso de la cual el cuerpo convierte en triglicéridos. El alcoholismo puede ser la causa de estos cambios en las células del hígado, lo que establece una relación entre los triglicéridos y el alcohol. Estos fueron algunos hechos sobre los triglicéridos y la diabetes, una interacción que muestra claramente que se trata de una mala noticia para usted, si usted descubre que sus niveles de triglicéridos son demasiado altos cuando usted está sufriendo de cualquier tipo de diabetes.

Es muy importante mantener los niveles adecuados de triglicéridos para evitar la diabetes. Usted también debe mantener su diabetes bajo control con el fin de evitar que los niveles de triglicéridos se eleven. Cuando uno experimenta síntomas de la diabetes, tales como aumento de la micción, sed, pérdida de peso, fatiga, náuseas, vómitos, etc. debe consultar a un médico para llegar al fondo de estos síntomas. El médico le puede sugerir que vaya por una prueba de resistencia a la insulina y en dependencia de su resultado, puede ofrecer un tratamiento para la diabetes y puede recomendar ejercicios para la diabetes. También puede sugerir dietas como la dieta para la diabetes del tipo 1 o tipo 2 o una dieta baja en carbohidratos para obtener un control de la situación. También puede consultar a un especialista en nutrición que le puede asesorar sobre cómo reducir los triglicéridos. Los niveles altos de triglicéridos y la diabetes que existe al mismo tiempo es una condición que debe ser tomada en serio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *