El tratamiento del cuello rígido

La rigidez en el cuello es una condición médica caracterizada por la tensión o la rigidez en el grupo de los músculos que controlan los movimientos del cuello. La rigidez en el cuello puede ir desde el entumecimiento sencillo o el malestar de leve a severo, a la rigidez acompañada de un inmenso dolor. A veces, el dolor puede ser lo suficientemente grave como para limitar el movimiento del cuello, lo que ocasiona molestias a una persona. Debido a que el dolor y la incomodidad son asociados con esta afección, lo ideal es que tenga que consultar con un profesional médico y buscar el tratamiento adecuado para deshacerse del problema.

Causas y síntomas

Una persona puede sufrir de rigidez en el cuello debido a diversas razones. Las actividades simples como hablar por el teléfono con una duración prolongada o dormir sin el apoyo adecuado en el cuello, puede conducir a la rigidez en el cuello. Las rigurosas actividades físicas que implican el movimiento de la cabeza y el cuello son también conocidas para causar la rigidez en el cuello. Incluso el estrés puede provocar la contracción de los músculos del cuello, y finalmente, conducir a la rigidez. A veces, la rigidez en el cuello también se asocia con el dolor de la cabeza. Las causas más graves de la rigidez en el cuello incluyen las condiciones médicas como el esguince del cuello, la artritis reumatoide, la artritis cervical, la encefalitis y la meningitis.

Los síntomas predominantes de la rigidez en el cuello incluyen la dificultad en el movimiento de la cabeza y del cuello. La condición no se limita a hacer el movimiento difícil, sino también provoca un enorme dolor cuando la persona intenta dar la vuelta, doblar el cuello o disfrutar de cualquier actividad física. Aparte de estos síntomas, los síntomas de las condiciones médicas subyacentes, como la meningitis y la artritis reumatoide, también pueden ayudar en la determinación de la rigidez en el cuello. Ser consciente de los diversos síntomas de la rigidez en el cuello puede ayudar a diagnosticar el problema e iniciar el tratamiento con la mayor brevedad.

Diagnóstico y tratamiento para el cuello rígido

El diagnóstico de la rigidez en el cuello incluyen ciertas pruebas de laboratorio, rayos X, las tomografías computarizadas y la resonancia magnética para determinar la causa subyacente de la condición precaria. El médico también puede evaluar la historia clínica del paciente, incluyendo los hechos que precedieron a la rigidez desde el momento en que se ha desencadenado. Dependiendo de la gravedad del problema, el médico también puede recomendar la prueba de la sangre y las punciones lumbares para encontrar la causa de la rigidez en el cuello. Basándose en el diagnóstico y en las pruebas, el médico le recomendará alguna de las diversas opciones de tratamiento que se indican a continuación.

En el caso de la rigidez en el cuello, los medicamentos de venta libre, como el ibuprofeno y el paracetamol, son eficaces para aliviar el dolor. Los remedios para el cuello rígido en el hogar incluyen la aplicación del calor o del frío sobre la zona afectada, para aliviar el dolor asociado con la enfermedad. El masaje es también conocido por aliviar el dolor asociado con la enfermedad. El apoyo inadecuado en el cuello durante el sueño, es una de las causas más comunes de la rigidez en el cuello, y por lo tanto, el mejor tratamiento es cambiar la almohada que se utiliza por la noche. Sin embargo, si el dolor persiste durante una semana o más, se recomienda consultar con un médico, ya que existe la probabilidad, de que el dolor en el cuello en realidad sea un síntoma de la meningitis mal diagnosticada.

Una de las causas más importantes de la rigidez en el cuello, es el nervio del cuello pellizcado, que puede ser tratado mediante el uso de un relajante muscular y un analgésico potente recetado por el médico. Si se producen y se detectan daños en el nervio, se harían referencia a un neurocirujano para su posterior tratamiento. También se le puede pedir que use un collarín cervical para restringir el movimiento no deseado del cuello, que pueda agravar la condición. Si el estrés es la principal causa de la rigidez en el cuello, la gestión de la práctica del estrés puede ayudar a aliviar el problema. Los fluidos intravenosos y los antibióticos también se pueden administrar como una parte del tratamiento. Como un último recurso de tratamiento, la persona puede tener que someterse a una cirugía para tratar las lesiones ocasionadas a los músculos del cuello o aliviar la presión sobre el cuello.

En cualquier caso, siendo una condición inofensiva asociada con los músculos del cuello, no hay que tomarlo a la ligera, sobre todo cuando el dolor persiste durante larga duración. Uno tiene que tomar también en consideración los efectos secundarios del tratamiento de la rigidez en el cuello, que ván desde las reacciones alérgicas a la parálisis causada por la cirugía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *