Tos con moco negro después de dejar de fumar

Todo el mundo sabe que fumar es un hábito poco saludable, pero tomar la decisión de dejar de fumar no es ciertamente una tarea fácil para los fumadores habituales. El primer paso consiste en reunir la fuerza de voluntad para tomar la decisión de dejar de fumar. Es necesario entender que los riesgos del tabaquismo superan la satisfacción o el placer asociado a ésta acción. Aquellos que dejan de fumar sin duda  se hacen así  mismos  un gran favor. Esta es tu oportunidad para evitar la acumulación de toxinas y por lo tanto, disminuir los riesgos de problemas de salud graves. Sin embargo, uno debe estar dispuesto a experimentar síntomas de abstinencia de fumar durante algún tiempo. La mayoría de las personas se quejan de tos con moco negro después de dejar de fumar. ¿Se preguntan qué significa esto? Conoceremos por qué uno puede tener tos con mucosidad después de dejar de fumar.

¿Es normal  toser con una mucosidad negra después de que uno deja de fumar?

Después de que uno deje de fumar, hay que estar mentalmente preparado para hacer frente a los síntomas de abstinencia que se experimentan en las primeras semanas. Uno tiene que estar preparado para la lucha que sigue, después de tomar la decisión de seguir el estilo de vida correcto. La nicotina es altamente adictiva por naturaleza por lo que habría que luchar o resistirse a la tentación. Cuando uno deja de fumar, los síntomas de abstinencia empiezan a hacer acto de presencia. Sensación de hormigueo, dolores de cabeza, ansiedad y náuseas son algunos de los síntomas que uno puede experimentar después que deje de fumar. Fumar ataca las defensas del organismo que luchan contra los patógenos causantes de enfermedades o contaminantes ambientales. Las membranas mucosas producen moco cuando son expuestas a la nicotina o alquitrán. Esta es la razón por la que los fumadores habituales a menudo tienen que toser y escupir moco.

Los cilios, que son  pequeñas proyecciones similares a pelos en las vías respiratorias superiores, barren el moco o partículas atrapadas y evitan que entren en los pulmones. Dado que fumar daña los cilios, las vías respiratorias y los pulmones se inflaman y las toxinas se quedan atrapadas junto con el moco. Una vez que una persona deje de fumar, el cuerpo trata de deshacerse de los productos químicos nocivos que puedan haberse acumulado en el organismo. Las toxinas que se han acumulado son expulsadas ​​en forma de moco negro. El tiempo durante el cual uno puede expectorar moco podría variar en función de los hábitos de fumar de cada uno. Los cilios suelen comenzar a crecer de nuevo dentro de dos o tres meses, pero puede tomar alrededor de ocho a nueve meses para que los pulmones recuperen su función. Los fumadores habituales con una mala función pulmonar pueden, sin embargo, tardar más en recuperarse.

Remedios para la expulsión de moco

Como se mencionó anteriormente, escupir el moco es en realidad una buena señal. Una vez que el cuerpo es capaz de controlar las mucosidades, el riesgo de infecciones pulmonares disminuye en gran medida. Tu cuerpo se está ajustando a la nueva forma de vida y las defensas del organismo, que se frenaron debido al consumo de tabaco, ahora se están fortaleciendo. Escupir flema no debe preocupar, pero sin duda puede ser molesto. Así pues, hay  ciertos remedios para expulsar el moco teñido de alquitrán. En primer lugar, surge la necesidad de beber mucho líquido. Esto no sólo ayudará a aflojar la mucosidad, sino que también ayudara a calmar la garganta irritada. Practicar ejercicios de respiración profunda también puede resultar beneficioso. Hay que abstenerse de consumir alimentos que puedan causar una excesiva producción de moco. La inhalación de vapor o beber té de hierbas también pueden ayudar a aflojar el moco.

En caso de los fumadores habituales, con considerable daño en los pulmones,  se les aconseja inscribirse en un programa de desintoxicación de pulmones. Como las toxinas acumuladas están siendo eliminadas o expulsadas ​​al toser, el color de la mucosidad  empieza a cambiar. Una vez que los restos de alquitrán han sido retirados, el moco que puede toser o escupir estaría desprovisto de manchas negras o marrones. Sin embargo, si persiste la tos violenta o si aparece sangre en el moco después de dejar de fumar, lo correcto sería consultar a un médico lo antes posible. Análisis de esputo, análisis de sangre, radiografía de tórax y otros exámenes por imágenes ayudará a los médicos a evaluar la extensión del daño causado por el tabaquismo. Los médicos también pueden ofrecerle algunos consejos para hacer frente a los síntomas de abstinencia.

Los que acaban de dejar de fumar a menudo sienten aprensión ante la visión de moco marrón o negro. Es normal toser con moco, es sólo un mecanismo utilizado por el cuerpo para expulsar el alquitrán y otras sustancias tóxicas. Sólo tiene que permanecer firme en su decisión de abstenerse de fumar. Si usted experimenta otros síntomas molestos, consulte a un médico lo antes posible.

 

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Nico dice:

    Muy bueno llo estoy degando de fumar fumar un caja de sigarillos oy por hoy fumo 2sigarillos y tengos los sintomas se escupir negro cataro muchas gracias

  2. Sergio Alfredo Lopez Luna dice:

    Gracias por tu aporte me ayudó mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *