Tipos de cirrosis hepática

El hígado es el único órgano interno del cuerpo humano, que puede regenerarse. Por lo tanto, es muy resistente. Se puede recuperar su buen funcionamiento rápidamente en el caso de menor daño. Sin embargo, una condición llamada cirrosis puede dañar el funcionamiento del hígado para siempre. Esta es una condición irreversible, lo que eventualmente puede conducir a insuficiencia hepática y causar la muerte de una persona. La cirrosis hepática es esencialmente una condición caracterizada por el crecimiento anormal del tejido cicatrizado. El tejido cicatricial impide que las células hepáticas sanas regeneren y funcionen correctamente. El crecimiento extensivo de tejido cicatrizado en el hígado provoca que el hígado se convierta en un órgano disfuncional. Existen numerosos tipos de cirrosis hepática, con variadas causas subyacentes.

Tipos más comunes de la cirrosis del hígado

La cirrosis hepática se desarrolla durante un largo período de tiempo. Las etapas iníciales son en su mayoría asintomáticas, y a menudo se diagnostican solo mientras  la persona se examina por alguna dolencia médica. El tratamiento depende de las causas y tipos de cirrosis hepática.

Cirrosis hepática alcohólica
El alcoholismo es considerado como la causa más alta de la cirrosis hepática. Este es un tipo de cirrosis nutricional o portal. Las personas que beben alcohol en exceso durante 10 años o más tienen 70% de probabilidades de desarrollar cirrosis hepática en algún momento de sus vidas. A menudo, la enfermedad del hígado graso es un precursor de la cirrosis hepática alcohólica. Si la enfermedad del hígado graso se diagnostica y se trata a tiempo, se puede fácilmente evitar la etapa final de insuficiencia hepática por cirrosis o hepática alcohólica.

Cirrosis relacionada  con hepatitis
La hepatitis es una infección viral que causa inflamación del hígado. Las hepatitis B y C son principalmente responsables de la cicatrización del hígado. Alrededor del 20-30% de los pacientes que sufren de hepatitis son propensas a desarrollar cirrosis. Las posibilidades de adquirir cirrosis hepática se eleva aún más si el paciente sufre de hepatitis B.

Cirrosis criptogénica
En algunas personas, la causa exacta de la cirrosis del hígado no puede ser comprobada. Por lo general, una biopsia del hígado puede decir efectivamente el tipo y la causa de la cirrosis hepática. Esta condición, que se produce debido a una causa desconocida o inexplicada se llama cirrosis criptogénica.

Tipos raros de cirrosis hepática
Los tipos raros de cirrosis se producen debido a una condición autoinmune, la inclinación genética a adquirir cirrosis o por la afección del conducto biliar.

La cirrosis biliar primaria
Esta es una enfermedad autoinmune del hígado, en la que las células del hígado comienzan a destruirse entre sí. Las células de hígado perdidas se sustituyen con el tejido cicatrizado, el que posteriormente se extiende a todo el hígado. La enfermedad ataca el conducto biliar y lo destruye.

La cirrosis biliar secundaria
La cirrosis biliar secundaria es causada debido a una lesión de la vía biliar. El tejido cicatrizado comienza a sustituir a las células de los conductos perdidas. La cicatrización luego se extiende al resto del hígado, finalmente causando un fallo de la función hepática.

Colangitis esclerosante primaria
Esta es una enfermedad de las vías biliares, que eventualmente causa cirrosis hepática. La bilis se produce en el hígado y es esencial para la digestión de las grasas. Se transporta a la vesícula biliar y el intestino delgado a través de un pequeño tubo llamado conducto biliar. La colangitis esclerosante primaria es una enfermedad que causa inflamación de la vía biliar. Debido a esto, el conducto se estrecha, lo que impide que la bilis se mueva fuera del hígado. La bilis saturada causa la inflamación del hígado y, finalmente, conduce a la cirrosis. El tejido cicatrizado luego comienza a propagarse a las células hepáticas sanas y en última instancia conduce a la insuficiencia hepática.

Enfermedades genéticas del hígado
Algunas personas están genéticamente predispuestas a adquirir cirrosis debido a la acumulación de ciertos elementos. La hemocromatosis es un tipo de cirrosis hepática causada debido a la acumulación de hierro en el hígado, lo que conduce a la cicatrización. La enfermedad de Wilson es una afección similar causada debido a la acumulación de cobre, lo cual conduce a la cirrosis. Del mismo modo, la cicatrización del hígado también puede ocurrir debido a la deposición de la alfa-1-antitripsina, una proteína anormal producida por el hígado.

La cirrosis hepática es una enfermedad fatal, hay que estar atento a los signos y síntomas de esta enfermedad, sobre todo si tiene antecedentes de hepatitis o es alcohólico. La detección temprana y el tratamiento pueden prevenir que esta enfermedad se progrese a la etapa final de falla hepática. El trasplante del hígado es la única opción de tratamiento para la insuficiencia hepática.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *