Supresores de la tós para los niños pequeños.

El frío y la tós se manifiestan generalmente con cada cambio de estación. Mientras que el resfriado común requiere algo de tiempo para la recuperación completa, la duración de la tós se puede acortar eficazmente. La tós es la respuesta natural del cuerpo para expulsar las partículas no deseadas de los pasos de aire. Dado que, los niños pequeños són muy sensibles a los cambios de las condiciones ambientales, tienen más riesgo de contraer la tós, que los adultos. Y para el tratamiento de una enfermedad, un supresor de la tós natural es mejor, que los medicamentos farmacéuticos.

Supresor natural de la tós para los niños pequeños

Sin duda, la tós puede ser tratada con el exceso de medicamentos de venta libre para la tós (OTC) para los adultos. Sin embargo, tratar la misma enfermedad en los niños pequeños, no es tan fácil. Esto se debe, a que los niños pequeños pueden reaccionar adversamente con la dosis prescrita de los jarabes para la tós. Por lo tanto, el supresor de la tós terapéutico, no es recomendable para los niños, que sean menores de los 6 años. Así que, ¿hay algún  supresor natural de la tós para los niños? Sí, hay muchos, y usted puede hacerlo en casa con materiales fácilmente disponibles. La siguiente, es una lista de los supresores naturales de la tós para los bebés y los niños pequeños.

Té de limón
Un supresor de la tós bueno para los bebés, es el té de limón, preparado con agua tibia. Llene el biberón con 8 onzas de agua tibia y añada 1 cucharadita de edulcorante natural y el zumo fresco de limón. Alimente a su bebé, cuando todavía esté caliente. Esta mezcla de líquidos ayudará aliviar la garganta y la mucosidad clara eficazmente.

Té de jengibre
Al igual que el té de limón enriquecido, el té de jengibre es eficaz para el tratamiento de la tós en los niños pequeños. Todo lo que usted necesita, es preparar el té caliente (como lo hace normalmente) y se le hecha la raíz de jengibre picado. Haga que su niño beba el té de jengibre durante 2-3 veces al día. A los pocos días, la frecuencia de la tós se reducirá significativamente.

Miel de alforfón 
El mejor supresor de la tós para los niños pequeños, mayores de un año de edad, es alimentarlo con miel de trigo sarraceno de forma diaria, hasta que pase el frío. Usted puede mezclar la miel pura (1-2 cucharadita) en el agua tibia o zumo, y alimentar a su hijo. Añadir una pizca de pimienta blanca y unas gotas de zumo de limón en la mezcla de miel que aumentará su eficacia para suprimir la tós.

Leche con miel
En un vaso de leche tibia, añada una cucharadita de miel de calidad superior y una pizca de cúrcuma pura en polvo. Revuelva bién y déselo a su niño. Dele la misma leche con la cúrcuma y la miel una vez cada día. Esto le ayudará a reducir el goteo nasal y curar los problemas de la tós.

Calmante de vapor
El aceite de eucalipto es muy apreciado por sus propiedades para aliviar la tós. Para usarlo como un supresor de la tós hágale masajes con el aceite, sobre el pecho del bebé. O usted puede añadir unas gotas de aceite en el agua tibia, sumerja un paño limpio y colóquelo sobre el pecho del niño pequeño. Otro remedio casero para suprimir la tós, es añadir unas gotas de aceite de eucalipto en el agua de baño caliente.

Terapia de vapor
Este es otro remedio simple, que funciona bién como un supresor de la tós para los niños pequeños. Encienda la ducha de agua caliente y cierre la puerta del baño desde el exterior por unos minutos. Después de esto, siéntese en el baño junto con su hijo al menos durante 15 minutos. El vapor inhalado ayudará a descongestionar el pecho y la tós en el bebé.

Pruebe las recomendaciones enumeradas anteriormente de los métodos para suprimir la tós y muy probablemente, su hijo mostrará los signos de mejora. Además, para ayudar a su hijo a dormir cómodamente por la noche, instale un humidificador de vapor frío en la habitación. Incluso si los remedios para la tós para los niños pequeños no produzcan un resultado esperado, no se apesure en darle al niño los productos para la tós de la farmacia. Es mejor obtener la recetaa por un pediatra de confianza y seguir sus consejos. El médico podrá sugerir un jarabe dextrometorfano como otro método para suprimir la tós en los niños pequeños. Siga la dosis exacta y suministrelo sólo durante el período prescrito, para evitar los efectos de sobredosificación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *