Los síntomas de la disfunción tiroidea


Los síntomas de la disfunción tiroidea

El mal funcionamiento de cualquier órgano del cuerpo tiene su propia parte de los problemas, alterando de esta manera el funcionamiento adecuado de los sistemas de los órganos, ya que están interconectados entre sí. Los órganos vitales en el cuerpo, son controlados por las glándulas, los que a su vez, controlan sus funciones mediante la liberación de las hormonas y otros productos químicos. La glándula tiroides es una glándula que preside casi todas las funciones del cuerpo. Esta glándula con la forma de mariposa, situada en la garganta, se encarga del metabolismo de los alimentos para generar la energía, también regula la temperatura corporal. Las dos hormonas vitales secretadas por esta glándula, la tiroxina y la triyodotironina T3 y T4, son las responsables de la regulación de las funciones del cuerpo. Los niveles de estas hormonas tienen que ser equilibrados, ya que una concentración o una disminución de los niveles, puede conducir a los problemas cognitivos, que pueden terminar como una disfunción de la glándula tiroides. Los problemas de la tiroides resultan en el hipotiroidismo o el hipertiroidismo. Dado que este problema también puede terminar como el cáncer de la tiroides, es esencial mantener un control sobre los niveles de la hormona tiroidea en el cuerpo y reportar cualquier cambio observado a un médico.

Los síntomas de la disfunción tiroidea

Se ha observado, que los problemas de la tiroides son más frecuentes en las mujeres, en comparación con los hombres.
Los síntomas de la disfunción de la tiroides en las mujeres y los hombres son casi similares. A continuación se enumeran algunas de las indicaciones de este problema glandular, como el que se observa en un individuo que padece una glándula tiroides disfuncional. Los síntomas son casi similares tanto en el hiper como el hipotiroidismo.

  • La fatiga, que es un signo persistente de que pasa algo malo con la tiroides, es uno de los primeros signos de una disfunción tiroidea. La aparición de la fatiga es casi repentina y la persona se cansa fácilmente, incluso después de realizar pequeñas tareas.
  • Otra señal común de la glándula tiroides disfuncional, notada en los hombres y las mujeres, es la anormalidad en el peso corporal. El individuo puede tener dificultades para perder o ganar peso, incluso después de tomar las medidas necesarias. La pérdida o la ganancia de peso inexplicable, se puede notar también en las personas que sufren de la tiroides anormal.
  • Las personas que sufren del trastorno de la tiroides también se darán cuenta de la caída del cabello. En los hombres puede conducir a la alopecia o la calvicie de patrón. Las mujeres también pueden notar mechones de pelo que caen mientras se peinan. Los cambios en la textura del cabello, en el sentido de convertirse en seco, áspero y quebradizo, también son notables.
  • Otro problema asociado con las disfunciones tiroideas son los cambios en el comportamiento psicológico de la persona. La depresión, los cambios de humor sin ninguna razón específica, la ansiedad, etc., son algunas de las quejas más comunes de estas personas.
  • El desequilibrio en los niveles hormonales, puede conducir a la disminución de la libido o el deseo sexual, que es también de notar. Otras hormonas en el cuerpo, pueden ser afectadas y causar otros problemas, como el ciclo menstrual irregular, el aborto involuntario y la infertilidad (en las mujeres y los hombres).
  • Los niveles anormales de las hormonas en el cuerpo, pueden tomar un peaje en los músculos y las articulaciones. Pueden dar lugar a un uso fácil y el desgaste de los ligamentos, causando la debilidad de los músculos y las articulaciones dolorosas. Los síntomas de esta condición pueden incluir los calambres y los espasmos musculares, la rigidez en las articulaciones, el síndrome del túnel carpiano, la tendinitis, etc.

La disfunción de la tiroidea: El tratamiento

A pesar de causar algunos problemas en el sistema del cuerpo, la buena noticia es, que la disfunción tiroidea es una enfermedad tratable. Un análisis de la sangre simple, es todo lo que se requiere para determinar el nivel de las hormonas tiroideas en el cuerpo. Si los resultados indican, que la persona está sufriendo de una disfunción de la tiroides, consulte con un endocrinólogo. El médico puede optar por una ecografía de la tiroides o una gammagrafía de captación de yodo, para el diagnóstico del funcionamiento de la glándula. En algunos casos, una biopsia con la aguja, puede ser necesaria para una observación más cercana. Para el hipotiroidismo, el médico puede prescribir los medicamentos para aumentar los niveles hormonales. Con el fín de gestionar el hipertiroidismo, las drogas como el metimazol y el propiltiouracilo, se prescriben para mantener un control de las hormonas tiroideas. Las restricciones de la dieta también pueden ser sugeridas hasta que la condición vuelva a la normalidad.

Para controlar los niveles óptimos de las hormonas tiroideas en el cuerpo, y mantener un control sobre los problemas de la tiroides, es esencial someterse a unas pruebas de la sangre de rutina. Una modificación en la dieta y en el estilo de vida, también ayudarán a reducir la incidencia de este trastorno glandular. ¡Tenga cuidado!

Artículos relacionados:

Recuperación trás la cirugía de la tiroides.

Síntomas de inflamación de la tiroides

Síntomas de problemas de la tiroides

Síntomas de la enfermedad de la tiroides

Los nódulos tiroideos en los niños

Los problemas de la tiroides en los hombres

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *