La rigidez de la nuca y el dolor de la garganta

Muchas personas se quejan a menudo de la rigidez en el cuello, el dolor de la garganta y la fiebre, los síntomas comunes de una enfermedad, y les resulta difícil determinar la causa exacta de estos síntomas. A primera vista, estos síntomas no tienen nada que ver el uno con el otro, pero  hay una relación más profunda entre ellos. Un dolor de la garganta a menudo conduce a la inflamación de los ganglios linfáticos en la parte posterior de la garganta, y esto a veces puede conducir a la rigidez en el cuello. La fiebre también puede deberse a un dolor de la garganta, ya que la infección es la causa principal de ello. Hay algunas enfermedades muy enfermedades que causan la fiebre, la rigidez en el cuello y el dolor de la garganta. Una vez que los orígenes de estos síntomas pueden ser rastreados, la enfermedad puede ser curada.

Mononucleosis
La mononucleosis es una infección viral que se sabe que causa el dolor de la garganta con la rigidez en el cuello, y también causa la fiebre en una persona debido a los ganglios linfáticos inflamados. Esto también se conoce como la “enfermedad del beso” ya que se propaga por el intercambio de la saliva entre dos personas. Las personas de cualquier edad pueden ser afectadas por esto, pero sus víctimas más comunes son los adolescentes en el grupo de la edad  de 14-17 años. Se sabe que es causada por el virus de Epstein-Barr (EBV), y los síntomas empeoran gradualmente durante un período del tiempo.

La rigidez en el cuello, el dolor de la garganta, la fiebre, la fatiga general y el cansancio son algunos de los síntomas más comúnes de esta enfermedad, y deben ser tratados tan pronto como se detecten. Este virus puede permanecer latente en una persona por el resto de su / sus vidas, por lo que es absolutamente imprescindible erradicar los síntomas tan pronto como aparecen. Junto con estos síntomas, hay muchos síntomas más leves, que pueden causar mucho daño, si no se tratan.

La inflamación de la garganta
La faringitis por estreptococo, o la faringitis estreptocócica, es causada por una invasión a la garganta por la bacteria estreptococo. Estos pueden propagarse fácilmente a través del aire, y la mayoría de la gente regularmente se infecta por este organismo muchas veces en sus vidas. El síntoma más evidente que surge es el dolor de la garganta, pero hay otras condiciones médicas que pueden agravarse debido a esto también. Rigidez en el cuello, el dolor de la garganta, la fiebre, el dolor de la cabeza y la dificultad para tragar, son algunos de los efectos observados. Debido a la faringitis por estreptococo, un individuo siente las glándulas linfáticas altamente inflamadas  y esto puede provocar que el cuello se endurezca muchísimo. Esto puede ser una experiencia muy incómoda, cuando se da junto con el dolor de la garganta.

La faringitis estreptocócica es algo que puede ser fácilmente combatido por el cuerpo en unos días. El periodo normal de la recuperación para una persona es de alrededor de unos 2-4 días, y todos los síntomas de la enfermedad pueden ser, naturalmente  combatidos. Sin embargo, hay que tomar algunos medicamentos para combatir esta condición y a reducir los efectos de los síntomas.

La meningitis bacteriana aguda
Esta es una infección bacteriana que es causada por la inflamación de los espacios que existen entre las capas del tejido que cubren el cerebro humano y la médula espinal. Esto también es una enfermedad que lleva muchos tipos de los síntomas diferentes. Las personas que tienen más probabilidades de verse afectadas por esto son los bebés, los niños pequeños y las personas mayores de los 60 años, en definitiva, las personas que tienen un sistema inmune relativamente débil en su cuerpo.

Algunos de los síntomas más comúnmente vistos de la meningitis bacteriana son el dolor de la cabeza, la fiebre, los vómitos, la rigidez del cuello, el dolor de la garganta, las convulsiones y / o una erupción cutánea en algunos casos especiales. Hay varias complicaciones que pueden surgir si esta condición se deja sin tratar, por lo que requiere un diagnóstico médico rápido y precoz y el tratamiento. Si no lo hace, en gran medida puede empeorar la condición.

La rigidez en el cuello, el dolor de la garganta, la fiebre y otros síntomas,  siempre surgen después de una infección que ha afectado a la garganta. Cualquier inflamación allí, hace que los ganglios linfáticos en el cuello se inflamen, por lo que estos síntomas siempre van juntos. En la mayoría de los casos, sin embargo, la rigidez en el cuello no es muy dolorosa, pero ciertas enfermedades pueden producir el dolor del cuello bastante insoportable para usted.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *