Remedios para los sudores nocturnos durante la menopausia

La mayoría de las mujeres que se acerca a la menopausia se queja de que experimenta sudoración nocturna, junto con los sofocos durante la noche, que perturban su sueño. Ellas lo describen como una repentina aparición de una sensación de calor que provoca la sudoración excesiva. Puede durar sólo unos minutos, pero en ese corto período de tiempo sus prendas de vestir y ropa de cama se empapan con sudor. Una de cada cinco mujeres ha experimentado estos síntomas. Otros síntomas que suelen acompañar a los sudores nocturnos son latidos del corazón, náuseas  y dolores de cabeza.

Causas
La causa principal de los sudores nocturnos en las mujeres mayores de 40 años son los cambios hormonales que tienen lugar durante esta fase. En la menopausia, la función ovárica comienza a disminuirse. Como resultado, el nivel de la hormona reproductora femenina esencial “estrógeno”, cae repentinamente. Este cambio afecta el funcionamiento del hipotálamo en el cerebro que controla la temperatura del cuerpo. Por lo tanto, una tiene sudores nocturnos. La condición puede quedar agravada por otros problemas hormonales como el hipertiroidismo. Ciertos aspectos del estilo de vida como el consumo excesivo de cafeína o comidas picantes, así como la falta de ventilación en la habitación también pueden empeorar la condición.

Tratamiento
Cuando usted está sufriendo de la menopausia y tiene sudores nocturnos, no debe descuidarlo y debe visitar a un médico. Para un diagnóstico adecuado, el doctor va a estudiar su estilo de vida y su historia médica. Puede sugerir la terapia de reemplazo hormonal. En este tratamiento, las dosis bajas de hormonas femeninas son administradas para restaurar el equilibrio hormonal. La mayor parte se da en forma de pastillas, crema vaginal o un parche vaginal. Sin embargo, hay algunos efectos secundarios de este tratamiento. Por lo tanto, usted debe discutir el tema en detalle con su médico antes de optar por este tratamiento. La acupuntura es una forma alternativa de tratamiento muy popular para esta dolencia.

Remedios caseros
Hasta que la condición no sea muy molesta, puede no sentir la necesidad de someterse a un tratamiento. Por el contrario, algunos cambios pequeños en el estilo de vida son suficientes para curar el problema. Algunos remedios son los siguientes:

  • Asegúrese de que la temperatura en el interior de su dormitorio es baja cuando usted duerme. Trate de mantener la habitación bien ventilada para asegurar la circulación adecuada del aire.
  • Use ropa suelta y cómoda hecha de tejidos naturales mientras duerme. Esto evitará que el sudor  quede atrapado en la ropa.
  • Enfríe el cuerpo antes de ir a dormir. Muchas personas han encontrado una ducha fría antes de acostarse muy beneficiosa. O bien, puede tomar un vaso de leche fría o jugo después de la cena para mantener su cuerpo fresco.
  • Hay que comer un tipo correcto de alimentos para mantener su cuerpo fresco. Incluya frutas frescas, verduras, pescado y productos lácteos. Manténgase alejada del alcohol, comidas picantes y cafeína, ya que actúan como disparadores para los sudores nocturnos.
  • Al experimentar sudoración excesiva durante la noche, usted debe tener una toalla y unos cubitos de hielo cerca de su cama. Puede secarse el sudor con la ayuda de una toalla. La aplicación de hielo puede tener un efecto calmante sobre el sofoco.
  • Mantenga un peso corporal saludable. Si usted tiene sobrepeso, entonces es probable que su cuerpo sienta más calor. Por lo tanto, debe perder algo de peso siguiendo una dieta adecuada y hacer ejercicios con regularidad.

Cada una mujer que atraviesa la menopausia puede sufrir de sudoración nocturna. Las mujeres que sufren de sudoración nocturna no deben asumir que van a sufrirla de esta manera para el resto de su vida. En algunos casos, dura unos pocos meses y en otros casos, puede continuar durante algunos años. Se detiene tan pronto como los niveles de estrógeno en el cuerpo se estabilizan. Lleve una vida sana y libre de estrés para disminuir la frecuencia e intensidad de los sudores nocturnos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *