Remedios para el virus estómacal

El virus de estómago es responsable de causar la gripe de estómago también conocida como gastroenteritis viral. En esta condición, el virus ataca el revestimiento del estómago, intestino grueso e intestino delgado y conduce a la inflamación del tracto digestivo. No es causado por cualquier virus en particular, pero hay un gran número de virus que pueden causar este problema. Los remedios para el virus de estómago implican esfuerzos para reducir las actividades de tales virus y recuperar el funcionamiento regular del tracto digestivo.

Los síntomas de virus estomacal

El virus de estómago es muy contagioso y puede trasmitirse de una persona a otra por contacto directo o indirecto con una persona infectada. A veces, el descuidado higiénico de alimentos puede desencadenar infecciones. Los signos y síntomas generales que indican la presencia de un virus estomacal incluyen vómitos, diarrea y calambres estomacales. Se acompañan de varios otros síntomas como fiebre y escalofríos, dolor de cabeza, mareos, pérdida de apetito, dolor muscular, debilidad, etc. Por lo general, estos síntomas del virus de estómago se observan al cabo de un día o dos después de obtener la infección. Pueden durar un día o continuarse durante 7-10 días y molestar a los pacientes. Todo depende de la gravedad de la infección y el poder de resistencia del cuerpo.

Remedios para el virus estomacal

No existe un medicamento cierto que puede tratar la infección causada por virus ya que los antibióticos son ineficaces en este caso. Por lo tanto, usted tiene que probar varios remedios para el virus del estómago para tratar la condición. Éstos pueden ser los siguientes:

Tome descanso: Cuando usted tiene diarrea, lo primero que hay que hacer es descansar  tanto como sea posible. De esta manera usted puede conservar la energía del cuerpo. Durante el primer par de horas no consuma nada, ni siquiera agua. Esto ayudará al estómago a limpiarse completamente. Si el mal sabor de boca  le molesta demasiado, puede enjuagar su boca de vez en cuando.

Beba líquidos: El cuerpo pierde una gran cantidad de líquidos por la diarrea y vómitos. Este líquido perdido debe ser compensado para prevenir la deshidratación. Para ello, hay que preparar una solución de rehidratante con cuatro vasos de agua pura, media cucharadita de sal de mesa cada uno, la misma cantidad de bicarbonato de sodio y cuatro cucharadas de azúcar. Después de unas primeras horas de la aparición de diarrea, empiece a tomar esta solución a pequeños sorbos lentamente después de cada pocos minutos. Esto facilitará el lavado de toxinas del cuerpo. En las próximas horas, si usted encuentra que los síntomas han disminuido un poco, puede empezar a tomar otros líquidos como agua pura, té ligero, jugo de manzana, caldo de pollo sin grasa, etc. Sin embargo, mantengase alejado de la cafeína, alcohol y cítricos, ya que tienden a agravar los síntomas.

Coma alimentos blandos: Durante las primeras 24 horas, es aconsejable no tomar alimentos sólidos con el fin de proporcionar descanso al estómago si tiene náuseas y vómitos. Una vez que su cuerpo sea capaz de tolerar los líquidos, usted puede empezar a comer alimentos suaves tales como plátano, arroz, pan tostado, galletas sin sal, fideos sin salsa, etc. Manténgase alejado de todos los alimentos que contienen aceite, mantequilla, salsa, nueces enteras, etc., ya que tienden a irritar el estómago. Incluso después de que los síntomas hayan desaparecido, hay que seguir algunas restricciones dietéticas para unos próximos días. Durante este tiempo, evite los alimentos como  productos lácteos, comida picante, frutas y verduras crudas, etc. Usted puede reanudar su dieta habitual después de unos 10 días.

Todos estos remedios contra el virus de estómago deben ser capaces de controlar los síntomas en gran medida dentro de un día. Sin embargo, si no hay ningún efecto deseado, un médico debe ser consultado para el tratamiento de virus estomacal. Los médicos le pueden diagnosticar la condición y tratarla en consecuencia. Del mismo modo, los pacientes con signos de deshidratación, como sequedad en la boca, saliva pegajosa, sed excesiva, poca cantidad de orina, también deben consultar a un médico. Si los niños pequeños o bebés se infectan por el virus de estómago, entonces los tratamientos caseros deben iniciarse sólo después de haber tomado el consejo de un pediatra.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *