Las quemaduras del sol en los niños


Las quemaduras del sol en los niños

¡El sol del verano y la diversión de los juegos al aire fresco! Parece que nada podría ser mejor para el niño. Una playa, donde uno puede pasarse horas caminando por la horilla, chapoteando en agua tibia, recoger conchas y construir grandes castillos de arena, es uno de los lugares favoritos para cada niño. Pero es un pasatiempo más insidioso, porque cada tercer niño se enfrenta al peligro de las quemaduras del sol (la inflamación de la piel). Usted se preguntará ¿por qué el peligro es insidioso? Bueno, no hay ningún secreto. Las quemaduras del sol en un niño incluso los padres vigilantes no las identifican inmediatamente. Pero cuando los síntomas se hacen evidentes, la salud del pequeño se deteriora rápidamente, y el uso de la emergencia ya es inevitable.

La piel del niño es más delgada, más suave y más sensible que la de los adultos, por esa razón está más expuesta a los factores externos. Por lo tanto, el niño se quema mucho más rápido con el sol, que la mamá o el papá, y siente mucho más el dolor.

¡Importante! Un adulto puede obtener quemaduras al exponerse a la luz solar directa durante 20-30 minutos, sin embargo para un niño son suficientes 5-7 minutos.

¿Son tan peligrosas las quemaduras solares?

La radiación ultravioleta de por sí es muy peligrosa, ya que puede causar la enfermedad bién conocida por todos, el cáncer de la piel (el melanoma). Esta enfermedad no es tan común en los niños, como en los adultos, pero las estancias prolongadas y frecuentes bajo el sol durante la infancia pueden causar esta enfermedad en la edad adulta. Asimismo, la exposición excesiva a los rayos UV puede causar cataratas o la degeneración de la córnea, o manchas oculares que pueden provocar la ceguera.

Particularmente susceptibles a las quemaduras solares son los niños rubios, de la piel blanca con ojos verdes o azules. Sin embargo, vale la pena recordar, que los rayos del sol son muy peligrosos para todos.

¿Cuáles son los síntomas de las quemaduras del sol en un niño?

Como ya se ha indicado anteriormente, los síntomas de las quemaduras no aparecen inmediatamente (aproximadamente después de 12 a 24 horas), así que, si su chiquitín lleva varias horas tomando el sol, preste atención a los siguientes síntomas:

  • La piel del niño se volvió de color rosa y está caliente y seca al tacto
  • El niño siente picor, dolor o la sensación de ardor
  • El niño está majadero, caprichoso o por lo contrario somnoliento y aletargado
  • La quemadura se hincha y es dolorosa al tacto

Con las quemaduras graves (segundo grado):

  • Aparecen ampollas en la piel
  • Aumenta la temperatura corporal
  • Pueden aparecer náuseas, vómitos, debilidad general, dolor de la cabeza

En los casos más graves:

  • Palidez
  • La piel fría y pegajosa
  • La dificultad para respirar
  • La visión borrosa
  • La pérdida de la conciencia

Los primeros auxilios para las quemaduras del sol en un niño

Llevar al niño a la sombra.

Asegúrese de consultar con su médico o llame a la “ambulancia”.

Ayude al niño hasta la llegada del médico de la siguiente forma:

  • Empape una toalla en el agua fría y colóquela sobre la zona afectada de la piel. Repita este procedimiento varias veces con un intervalo de 30 minutos, pero al mismo tiempo, no aplique al niño demasiado frio.
  • Unte la piel con los agentes cosméticos especiales para evitar quemaduras.
  • Vista al niño con la ropa suelta hecha de tela suave (preferentemente de algodón), para reducir al mínimo la irritación de la piel.
  • Déle de beber a menudo.
  • Si el niño tiene vómitos, póngalo del costado derecho

La prevención de las quemaduras solares en los niños

Con el fín de proteger a los pequeños, es necesario seguir algunas reglas simples. Caminar bajo el sol solo de 07.00  a  11.00 de la mañana y de 16.00 a 19.00 de la tarde. En la playa, poner un dosel para el niño. Unos 15-20 minutos antes de salir aplique en la piel del niño los medios especiales de la protección solar y no se olvide de repetir este procedimiento cada 1,5 – 2 horas y después de nadar.

 

Artículos relacionados:

¡Una lesión en la cabeza de un niño! ¿Como ayudar a su hijo en el caso de un trauma en la cabeza?

La dislocación en el niño. Los primeros auxilios para la luxación

Los dientes de leche en los niños

Los grumos en las encías de un niño

La dentición en los niños

¿A qué edad se pueden poner los soportes dentales a los niños?

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *