¿Qué hacer si un niño es picado por una abeja, una avispa o un abejorro?

tyle=”text-align: right”>A los niños pequeños les encantan las cosas dulces. Esto es conocido por todos los padres. Los bolsillos llenos de caramelos, de pasteles de helado o de frutas maduras y jugosas a menudo acompañan a los niños en sus paseos, especialmente durante la estación cálida. Por supuesto, cada madre trata de controlar la cantidad de dulces comidos por el pequeño con el fín de evitar posibles problemas con los dientes, o de reacciones alérgicas digestivas. Pero se olvida de los peligros tan pequeños, como una avispa o una abeja. Por lo general, debido a la falta de atención, el niño simplemente no se dá cuenta de que en su taza se encuentra un “huésped” inesperado, es decir, una avispa. Y casi siempre el chiquillo es picado por una avispa o una abeja justo en el momento, en el que se vá a comer las golosinas. La situación es muy molesta, pero no culpe al insecto, ya que es su forma de defenderse.

Por lo general, los niños se recuperan de la picadura de de una abeja, una avispa o de un abejorro bastante bién. Sin embargo, mucho depende de la localización de la picadura. Si fuese picada la cabeza o la lengua, las consecuencias pueden ser bastante graves y el niño no sabrá hacerles frente sin la ayuda externa. El hecho es que al picar, la avispa inyecta un veneno específico, lo que provoca las siguientes reacciones:

  • picor y ardor
  • enrojecimiento e hinchado
  • un dolor severo

En el caso de las reacciónts alérgicas individuales, el niño puede sufrir:

  • fiebre
  • mareos
  • malestar general
  • dolores en el cuerpo
  • desmayo
  • vómitos

Es necesario prestar una atención especial, si el niño fué picado por una avispa en la lengua. Esta situación es extremadamente peligrosa para la vida del niño. Por lo general, un insecto simplemente se mete dentro de la boca junto con el zumo que el niño está tomando. En ese momento, la avispa se las arregla para picarle la raíz de la lengua, la garganta o el cielo de la boca. La respuesta del cuerpo a una picadura no se hace esperar mucho. La parte afectada comenzará a inflamarse, y puede bloquear la respiración de la víctima.

¡Atención! Cuando la picadura de una avispa o una abeja provoca una fuerte reacción alérgica en un bebé, ¡busque inmediatamente la atención médica de emergencia! Esta recomendación también es válida en las situaciones, cuando la picadura se efectuó en la lengua o la garganta!

Los primeros auxilios en los casos de las picaduras de los insectos

Eliminar o quitar el aguijón de la picadura. Esto debe hacerse con mucha delicadeza y cuidado. Tome las pinzas y trate de agarrar la punta del aguijón, oprimiendo la piel alrededor de la punción ( herida), de lo contrario el veneno comienza a extenderse por el cuerpo más rápido.

  1. Asegúrese de desinfectar la herida. A diferencia de las avispas, las abejas dejan el aguijón en la piel humana, cuando la pican. Pero, como usted ya se ha dado cuenta, estos insectos no son reacios de visitar algunos vertederos, por lo que el riesgo de infección después de una picadura no es bastante alto.
  2. Se puede aplicar algo frío en la zona afectada. Esto ayudará a aliviar el picor y el ardor. Además, la herida puede ser lubricada con un ungüento antialérgico antipruriginoso.
  3. Si el niño ha tenido todos los síntomas de una reacción alérgica, consulte con un médico inmediatamente.