¿Qué hacer si el niño se atraganta con algún alimento o un cuerpo extraño?

Los niños pequeños son inquietos. De vez en cuando habrá problemas con ellos, por un pequeño objeto o por alguna pieza de los alimentos puede ser aspirada y puede parar en el esófago o en las vías respiratorias. Los niños pequeños no están en condiciones de ayudarse a sí mismos por su propia cuenta. ¿Qué hacer si el niño comienza a ahogarse?

¿Que hay que tener en cuenta?

Si su pequeño empezó a toser o a llorar, entonces sus vías respiratorias, por suerte, no están bloqueadas. No interfiera, simplemente calme al niño. En ningún caso, trate de sacar el objeto trabado, ya que con un movimiento en falso, este puede introducirse aún más. Por lo general, debido a la tós o a los vómitos, el cuerpo extraño sera expulsado.

La intervención de un adulto es necesaria en caso de que se observen los siguientes síntomas:

  • La piel del nino se ha vuelto azulada
  • Los pantalones del bebé se mojaron
  • El niño tiene la boca abierta y llena de saliva, los ojos bién abiertos con una mirada de pánico
  • El niño se agarra de la garganta con las manos

La asfixia del bebé

El niño puede ahogarse cuando se alimenta de una botella en la posición incorrecta, o cuando se le dán grandes trozos de los alimentos o unos objetos pequeños. Agarre al bebé por ambas  piernas y presiónele la raíz de la lengua, provoquele el vómito. Si esto no funciona, debe poner al bebé boca abajo en sus brazos o en sus rodillas y darle cinco palmaditas entre los omóplatos con el lado dorsal de la palma de la mano.

Si el niño se atragantó con el agua o la leche, puede comenzar a respirar con ruidos o a toser. Para liberar las vías respiratorias, es necesario poner al niño de espalda frente a usted, inclinándolo hacia adelante y presionarle el estomago con una mano, mientras le dá palmaditas en la espalda.

Si los métodos anteriores no ayudan, ponga a su bebé en la espalda de manera, que su cabeza esté a un nivel más bajo que el torso. Coloque el dedo índice y el dedo medio por debajo de esternón del niño, presione 5 veces, espere después de cada impulso a que la caja torácica vuelva a su posición normal. La misma acción se debe realizar si el niño se atragantó con la saliva.

Los primeros auxilios para un niño atorado mayor de un año.

Para los niños mayores de un año, si el pequeño se atoró con un pedazo de caramelo, con un trozo de comida o con un cuerpo extrano, el método más exitoso para ayudarlo es presiónandole el abdomen de la siguiente forma:

  1. Párese detrás del niño y agárrelo por la cintura.
  2. Póngale una mano con el puño cerrado en el abdomen entre el ombligo y las costillas, pegando el pulgar al abdomen.
  3. Separe los codos del cuerpo del nino, llevandolos a la posicion horizontal y pulse el estomago del bebé unas 4 veces en la dirección desde abajo hacia arriba.
  4. Repita este procedimiento hasta que las vías respiratorias se limpien.

La presión sobre el estómago se debe alternar con una palmada en la espalda entre los omóplatos. Requerde, que este metodo no se puede aplicar a los niños menores de un ano.

Los primeros auxilios para un niño asfixiado que no respira y está sin conocimiento:

  1. Ponga al niño en el suelo sobre su costado (de lado), incline suavemente su cabeza hacia atrás y levántele la barbilla. Llame a una ambulancia, y mientras tanto, compruebe la respiración cada 10 segundos.
  2. Si un objeto extraño provocó la asfixia y el niño no está respirando, se debe efectuar la respiración artificial “boca a boca”. Para restablecer la respiración, tome una porcion de aire, pegue firmemente los labios a la boca del niño y exhale, empujando el aire hacia dentro de sus pulmones dos veces con un intervalo de un segundo. Hágalo con una frecuencia de diez insuflaciones por minuto. Después, presione el pecho expandido del niño para que el aire sea expulsado. Siga repitiendo las acciones hasta que la respiración se restaure o hasta la llegada de la ambulancia.

Para todos los padres es importante tener los conocimientos necesarios para poder ayudar al niño. Si el niño se atoró, no entre en pánico. Las medidas activas esenciales pueden salvar la vida del niño.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *