Problemas del intestino delgado

En anatomía humana, el intestino delgado es una parte importante del sistema digestivo, en el que la digestión de las partículas de alimentos y la asimilación de nutrientes tienen lugar. Se encuentra abajo del estómago y justo antes del intestino grueso. El intestino delgado consta de tres partes, a saber, el duodeno, el yeyuno y el íleon. Como su nombre lo dice, es menor en diámetro (aproximadamente 2,5 cm) que el intestino grueso. Sin embargo, la longitud del intestino delgado de un adulto mide alrededor de 7 metros, que es aproximadamente cinco veces mayor que el intestino grueso.

El mantenimiento de un sistema digestivo saludable es esencial para llevar a cabo la digestión normal y otros procesos metabólicos. El intestino delgado, aunque relativamente sano, también es susceptible a diversos problemas. Para mencionar unos cuantos problemas comúnmente diagnosticados, son obstrucción, infecciones, tumores, enfermedad celíaca y un intestino corto. Cada uno de estos casos perjudica el proceso de digestión y perturba la absorción normal de nutrientes, resultando en varios síntomas.

Al hablar de los problemas de intestino delgado, la mayoría de las personas reportan obstrucción en esta parte e infeccioces por bacterias dañinas. Por consiguiente, los síntomas de trastornos intestinales pequeños y la gravedad de las condiciones pueden variar de un paciente a otro. Para su comprensión, a continuación se presenta una lista de afecciones intestinales pequeñas, junto con sus síntomas manifestados.

Obstrucción del intestino delgado
El bloqueo en el intestino delgado o la obstrucción del intestino delgado pueden ser causados debido a la presión externa, tumores o la presencia de grandes cuerpos extraños. Cualquiera que sea la causa, una obstrucción en el intestino delgado obstaculiza el paso normal de los líquidos y productos de desecho en el tracto digestivo. Los síntomas manifestados de bloqueo incluyen dolor de estómago, náuseas, vómitos, hinchazón abdominal y dolor.

Infecciones del intestino delgado
La infección en el intestino delgado es principalmente causada por bacterias o virus. Por lo general, se produce debido a la ingestión de alimentos y bebidas contaminados. Si está infectado por el virus, se denomina gastroenteritis viral. A veces, los organismos infecciosos pueden transmitirse desde otras partes internas del cuerpo. Los síntomas intestinales de infección son la pérdida de apetito, dolor de estómago, estreñimiento y diarrea.

Enfermedad de Crohn
La enfermedad de Crohn es causada debido a la respuesta autoinmune del cuerpo que afecta el tracto digestivo, lo que resulta en la inflamación. Sobre la base de la ubicación de la inflamación en el tracto gastrointestinal, las complicaciones de la enfermedad de Crohn pueden variar. Algunos de los síntomas visibles incluyen debilidad, irritación estomacal, diarrea, vómitos, pérdida de peso y, en ocasiones, problemas de la piel.

Enfermedad celíaca
La enfermedad celiaca es una enfermedad autoinmune que afecta el intestino delgado. Los pacientes con la enfermedad celíaca son hipersensibles a las formas específicas de la glicoproteína y la proteína gluten. Tras la exposición a estas proteínas específicas, se producen la inflamación y el daño de la mucosa intestinal, lo que lleva a una mala absorción de nutrientes y el movimiento intestinal irregular.

Cáncer del intestino delgado
Una de las enfermedades que amenazan la vida de intestino delgado es el cáncer. El peor caso es que los síntomas del cáncer de intestino delgado no suelen ser claros y evidentes en las etapas posteriores. Por lo tanto, el diagnóstico precoz de este cáncer del intestino delgado es muy difícil. Los síntomas más comunes del cáncer de intestino delgado incluyen un fuerte dolor abdominal e intestinal, pérdida de peso significativa y debilidad creciente.

Síndrome del intestino delgado
El síndrome del intestino corto es causado debido al mal funcionamiento de una gran parte (aproximadamente dos tercios) del intestino delgado. A veces, el intestino corto se manifiesta después de la extirpación quirúrgica del intestino delgado. El principal síntoma del intestino corto es una mala absorción de los nutrientes, que a su vez, da lugar a varias complicaciones de salud, como fatiga, desnutrición, dolor abdominal y diarrea.

La investigación científica está en curso para minimizar el riesgo de problemas intestinales y mejorar la salud digestiva de las personas en general. La regla de oro para mantener un intestino delgado sin problemas es comer una dieta bien equilibrada, realizar ejercicios con regularidad y seguir hábitos de vida saludables.

You may also like...

1 Response

  1. liliana jimenez dice:

    hola en ocasiones siento fatiga y falta de aire me duele el pecho el corazon se me acelera demaciado me pongo palida y e empiezo a temblar. ¿que debo hacer al respecto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *