Presión arterial sistólica baja

La presión sanguínea es la tensión ejercida por la sangre circulante en las paredes de las arterias a medida que fluye a través de ellas. La sangre que lleva oxígeno y otros nutrientes vitales es bombeada por el corazón a las arterias y se distribuye por todo el cuerpo. La acción de bombeo del corazón y la flexibilidad de las arterias obliga a la sangre a ejercer cierta presión sobre las paredes de los vasos sanguíneos. Esta presión arterial está regulada principalmente por la respuesta dada por las arterias al flujo de sangre. La presión arterial es uno de los signos vitales de la vida. Normalmente se expresa con dos números, el primero o el número mayor que indica la presión arterial sistólica y el menor número que indica la presión arterial diastólica.

Presión arterial sistólica y diastólica
La presión arterial sistólica representa la presión ejercida por la sangre sobre las arterias cuando el músculo del corazón se contrae y bombea sangre a través de los vasos sanguíneos que van al resto del cuerpo. Esta es la presión máxima ejercida por la sangre en la presión arterial. La diastólica se refiere a la presión ejercida por la sangre cuando el corazón está en reposo entre las contracciones. 120/80 mm Hg o un poco menos, se considera como una presión arterial ideal para un adulto sano, donde 120 mm Hg es la presión sistólica y 80 mmHg, la presión diastólica.

¿Qué es la presión arterial sistólica baja?
La presión arterial sistólica es la máxima presión que se ejerce por la sangre, hacia el final de un ciclo cardíaco. El rango medio de la presión arterial sistólica está entre 90 mm Hg a 119. Cualquier cosa por debajo de 90 mmHg se considera presión arterial baja. Generalmente, la presión sanguínea baja se caracteriza por una disminución tanto de la presión sistólica, como de la presión sanguínea diastólica. Sin embargo, puede ocurrir a veces, que su presión diastólica es casi normal, pero su presión sistólica baja. Esta condición se conoce como hipotensión sistólica y se define principalmente por los signos y síntomas, en lugar de una lectura de presión de sangre específica. Una persona que tiene 90 mm Hg como su presión sistólica puede mostrar signos de presión arterial baja, mientras que para otra persona con la misma lectura de la PA esta puede ser muy normal. Para las personas sanas, especialmente los atletas, la presión sistólica baja puede ser un signo de buena salud cardiovascular, mientras que la misma puede indicar un problema subyacente en los demás. Puede indicar que el corazón es incapaz de bombear suficiente sangre y puede dar lugar a la insuficiencia de los órganos.

Causas de la presión arterial baja  
La presión arterial sistólica depende de un número de factores y varía de un latido del corazón a otro. No hay un número específico que signifique la presión arterial baja. Las causas pueden ser las siguientes:

  • La pérdida de sangre debido a una lesión grave en la cabeza o trauma
  • La deshidratación o pérdida de fluidos en el cuerpo
  • La sobredosis de medicamentos para la presión arterial
  • Las enfermedades del corazón
  • Enfermedad aguda que causa daño al corazón

Síntomas de la presión arterial baja sistólica 
Los síntomas más comunes asociados con la hipotensión son los siguientes:

  • Mareo
  • Debilidad
  • Dolor de pecho
  • Desmayo
  • Dificultad para respirar
  • Choque
  • Fallo Orgánico

Tratamiento de la presión sistólica baja en la sangre  
El tratamiento depende principalmente de su causa. Por ejemplo, si su presión arterial se ha reducido debido a la deshidratación,  puede ser tratada con líquidos y minerales (electrolitos). La pérdida de sangre relacionada con baja presión sanguínea puede ser tratada con líquido intravenoso y transfusión de sangre. Por lo tanto es muy importante identificar la causa exacta para un tratamiento eficaz.

Esto fue todo acerca de la presión arterial baja. Puede ser simple  identificar los síntomas de este trastorno cardiovascular. Sin embargo, si no se identifican en una etapa temprana, pueden causar efectos graves, como ataques al corazón.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *