Nerviosismo en los niños

En la vida moderna, al igual que los adultos, los niños pequeños también están bajo mucho estrés. Cuando el estrés se prolonga durante mucho tiempo y uno no puede lidiar con él más y tiende a sentirse ansioso e inquieto, esta condición se describe como nerviosismo. Los niños de cualquier edad pueden sufrir de este problema. Cuando los niños crecen en un ambiente familiar poco saludable, la mente de los jóvenes obtiene una sensación de inseguridad. Si los padres castigan a sus hijos encerrándolos en un cuarto oscuro o en el armario, puede hacer que un niño se vuelva nervioso. A veces, es posible que se asuste por las historias de fantasmas, películas de terror o perros, tanto que desarrolle nerviosismo.

Causas
Las causas de nerviosismo varían de un niño a otro. Generalmente, la presión de la educación y la crianza de los hijos descuidadas e ineficientes tienen un papel vital en la mayoría de los casos. Los incumplimientos académicos, altas expectativas de los padres, presión social, etc. son algunos de los factores que contribuyen a la psicosis del miedo en el niño. Cuando le regañan, reprenden, critican, dan palizas – son algunos de los métodos adoptados por los padres para “educar” al niño, lo que afecta negativamente a su sistema nervioso. También podría deberse a una condición hereditaria conocida como diátesis neurótica, donde el sistema nervioso del niño no está en una condición estable.

Síntomas en los niños
La apariencia física y el comportamiento del niño cambia mucho a causa de nerviosismo. Un niño nervioso no suele ser físicamente bien desarrollado y mentalmente alerta. La cara pálida, labios rojos y secos y los músculos flojos son algunos de los signos visibles de nerviosismo. Una fiebre leve y mal aliento son algunos de los síntomas que pueden aparecer y desaparecer. En casos severos, se observan los síntomas como orinarse en la cama (enuresis), diarrea o estreñimiento, vómitos y otros malestares físicos.

A veces, los niños se convierten en hiperactivos, pero no dura mucho tiempo. La fatiga nerviosa los hace físicamente agotados con mucha facilidad. Debido al nerviosismo, los niños tienden a ser molestos e irritados bastante a menudo. Estos niños tienen dificultades para conciliar el sueño. Incluso cuando duermen, no es un sueño profundo y se levantan varias veces durante la noche.

Los hábitos alimenticios de los niños se ven afectados. A veces, sienten mucha hambre y en otras ocasiones, pierden el apetito sin razón alguna. Un niño nervioso es generalmente de bajo peso y su peso no aumenta, incluso después de comer alimentos nutritivos. Si el niño está desnutrido, entonces puede tener un cuerpo delgado, con espinas exageradas y el abdomen protuberante.

Tratamiento
No hay ninguna solución rápida para el problema de nerviosismo en los niños. La historia clínica de toda la vida del niño tiene que ser estudiada por el médico para entender la causa subyacente que provocó la reacción nerviosa. Una vez que la causa sea identificada, el tratamiento se vuelve más fácil. El niño tiene que ser tratado con mucha simpatía y comprensión. Cualquier forma de regaño y crítica deben ser estrictamente evitados. Los niños pueden recuperarse de la condición rápidamente si se les da una oportunidad para reducir la velocidad y relajarse. Si es necesario, hay que retirarlos de la escuela para que pasen la vida en silencio durante unos meses en algún lugar lejos de la ciudad. Llévelos a un lugar donde consigan un montón de sol, aire fresco y se sientan más cerca de la naturaleza. Deben comer una dieta saludable y nutritiva, que consista en frutas frescas, vegetales y granos enteros. El consumo de chocolate, cacao y café debe ser detenido. Las técnicas de relajación como meditación y ejercicios regulares son útiles para que puedan desarrollar un mejor auto-control. Siempre es aconsejable no administrar ningún medicamento, tónicos o suero para el tratamiento del trastorno de ansiedad en los niños. En algunos casos, los médicos pueden recomendar la terapia de comportamiento para el niño.

Los síntomas de nerviosismo en los niños son a menudo ignorados, ya que no hay indicios claros de que el niño está nervioso. Sin embargo, los padres, maestros o cualquier otra persona que se ocupan de los niños siempre deben mantener una estrecha vigilancia sobre el comportamiento de los niños, para que puedan identificar los síntomas en una etapa temprana. Después de eso, usted tiene que trabajar con el niño para inducir de la fuerza de voluntad que pueda superar los síntomas de ansiedad y fortalezca sus nervios. Por lo tanto, usted puede ptoteger a su niño de algunas enfermedades crónicas graves.

You may also like...

3 Responses

  1. Niel vidalon dice:

    Mi niña de 2 años es muy inquieta, concilia el sueño muy dificil, realiza actividades repetigivas, porejemplo, tira sus juguetes al suelo los vuelve a recoger y los tira nuevamente realiza esto varias veces. Cuamdo esta dormida he obsdrvado que tiene movimientos en las manos como ligeras convulsiones. Me preocupa el comportamiento de mi bebe.

  2. Herminia dice:

    Mi niño tiene 9 años casi todo el tiempo se chupa el dedo o muerde alguno de sus juguetes llora terriblemente cuanto se hace un herida o si va al odontopediatra para Que le revise los dientes se exalta.con facilidad cuando algo lo molesta me preocupa mucho que puedo Che?

  3. Rolando Araya dice:

    hola me gustaría saber si mi hijo tiene este problema el tiene 9 años, en la casa se enoja con facilidad cuando la hermana lo molesta, come mucho durante el día pero es delgado el juega al futbol pero e notado que a diferencia de los demás niños cuando juegan el se toma la camiseta o frota constantemente sus manos por eso mi preocupación .yo como papa trabajo mucho pero siempre e sido mas comprensivo trato siempre de no gritarlo y de entenderlo la mama es un poco mas alterada y grita mas no se le pega y los castigo son no ver tv o no jugar play. Agradecería mucho un consejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *