La nariz congestionada en el niño

Todos sabemos muy bién lo que es una nariz que moquea, ya que cada uno de nosotros se ha enfrentado a este problema al menos una vez al año y también se nos ha enseñado cómo enfrentarse a este mal. Pero, cuando una familia acaba de tener a un hijo, todos los conocimientos en la medicina y todas las habilidades desaparecen. El tratamiento del pequeñín es más difícil, porque no siempre puede describir sus quejas y dar los detalles con precisión. Si los padres han notado que la nariz del bebé gotea, no siempre se apresuran a acudir al médico. Por otro lado, a veces esta actitud se justifica, porque los niños sufren de la rinitis con mucha más frecuencia que los adultos, y por lo general, el goteo desaparece solo con el cuidado y la prevención adecuada. Esto ocurre en el caso, de que no existiese una infección bacteriana. Pero a veces, se produce una situación muy desconcertante cuando la nariz esta congestionada sin secreción alguna. En este caso, es necesario el consejo de un médico, ya que esta situación no es tan inofensiva como lo parece.

Las principales causas de la congestión sin mocos

El tabique nasal curvado

La mayoría de las personas tienen esta desviación. Encontrar personas con un tabique perfectamente alineado es extremadamente difícil. Y en la mayoría de los casos, los médicos no lo consideran como una patología. Pero si tal deformación obstaculiza el buén funcionamiento del sistema respiratorio, los médicos recomiendan la cirugía para corregir la distorsión y para proporcionar a una persona la oportunidad de respirar sin obstáculos. A los niños, esta cirugía no se les hace hasta que cumplan los 16 años.

Los tipos de curvatura del tabique nasal:

  • Fisiológica. Un factor hereditario juega su papel y si la madre o el padre tienen los problemas con la partición de la nariz, las posibilidades de enfrentarse al mismo problema se incrementarán para el niño automáticamente. Además, el desarrollo anormal del esqueleto facial (una tasa de discrepancia de crecimiento del tejido óseo y cartilaginoso) puede causar esta patología.
  • Compensatoria. La acción de los irritantes, como algún cuerpo extraño o los pólipos.
  • Traumática. El resultado de una lesión en la nariz (una luxación o una fractura).

La distorsión no se nota en el niño inmediatamente, pero se desarrolla con el tiempo y puede conducir a la secreción nasal crónica o a la congestión nasal completa.

Los pólipos

El crecimiento de los pólipos es bastante lento, y el flujo libre del aire en la nariz se corta gradualmente. El tratamiento terapéutico ayuda sólo durante algún tiempo. Deshacerse totalmente de los pólipos, solo se puede mediante la cirugía.

Un cuerpo extraño

Los niños son muy curiosos. Un estudio de su cuerpo y de sus capacidades lleva al pequeño “investigador” hasta el punto de meterse en el conducto nasal cualquier objeto pequeño. Las consecuencias después de esta manipulación, son que el travieso no puede respirar por la naricita. Si el objeto no se ha metido muy profundamente en el conducto nasal, elimínelo usted mismo. De lo contrario, busque inmediatamente la atención médica.

Una alergia

Los alérgenos, pueden causar una irritación y una inflamación de la mucosa en la cavidad nasal, lo que a su vez provoca la congestión.

IRA

Una enfermedad respiratoria reciente no tratada o mal curada, también puede ser la causa de una congestion.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *