Micción frecuente en los niños

La micción frecuente, es una condición en la que un niño experimenta la necesidad de orinar con frecuencia. En circunstancias normales, los niños tienden a orinar más que los adultos, ya que tienen la vejiga pequeña y el procesamiento de los fluidos más rápido que los adultos. Por lo tanto, es normal que orinen más, pero si su hijo está de visita en el retrete de 10 – 30 veces en un día, entonces probablemente está mostrando síntomas de micción frecuente. Por la noche moja la cama y la necesidad frecuente de orinar durante la noche hace que duerma mal. Otra condición estrechamente relacionada es la poliuria en la que las cantidades excesivas de orina se producen.

Causas

La necesidad frecuente de orinar es un problema común que se observa en adultos y niños. Hay algunas causas que son comunes en ambos. Si un niño sufre de esta condición, entonces puede ser una señal de anormalidad en la orina del niño, la infección por bacterias, o la presencia de sangre en la orina. Aunque a menudo la causa puede ser la conducta, puede haber causas subyacentes más graves que deben ser tratadas de inmediato. Siempre es aconsejable consultar a un pediatra o un urólogo para que le recete un análisis de orina para identificar las causas de la enfermedad.

Diabetes Mellitus: El temor más común de la mayoría de los padres cuando sus hijos presentan síntomas de micción frecuente es que el niño está sufriendo de la diabetes juvenil. A diferencia de otras condiciones que pueden dar lugar a la condición, si su hijo sufre de diabetes, entonces también sufre de condiciones como la poliuriapolifagia (Comer más de lo habitual), polidipsia (Beber más líquidos de lo habitual), y pérdida de peso. El niño será puesto a prueba de los niveles de azúcar para detectar la diabetes.

Diabetes Insípida: La diabetes Insípida no es una causa muy común de la necesidad frecuente de orinar. Si su hijo sufre de esta forma de diabetes, entonces probablemente sufre de una deficiencia de la hormona anti diurética (ADH), que resulta en la disfunción de los riñones y la pérdida de su capacidad para conservar el agua, la producción adicional de orina y sed excesiva.

Polaquiuria: También conocida como el Síndrome de miccion de frecuencia extraordinaria durante el día. La polaquiuria es común en los niños en el grupo de edad de 3 – 8 años. No hay otros síntomas de este trastorno. A veces está relacionada con el estrés, si su hijo sufre de esta condición. El niño está experimentando necesidad frecuente de orinar durante el día con la producción de pequeñas cantidades de orina en cada ocasión. No existe ningún tratamiento y la condición retrocede en unos pocos meses.

Infección del Tracto Urinario: Las infecciones del tracto urinario es una razón muy común para la micción frecuente en las mujeres. Si su hijo sufre de infección urinaria, entonces él no sólo experimentara frecuencia, sino también se quejara de urgencia (La necesidad de orinar con rapidez), disuria (Ardor y dolor al orinar), orina turbia o con sangre, fiebre, dolor de espalda, dolor abdominal y náuseas.

Disfunción miccional: La orina frecuente en los niños también se observa debido a que algunos niños no vacían la vejiga por completo, porque tienen miedo de que puedan perder algún programa de TV o quieren correr de nuevo a jugar. Pueden orinar justo lo suficiente para aliviar la presión sobre la vejiga, pero no completamente. Si esto se convierte en algo regular, entonces el músculo del esfínter que le ayuda a controlar la vejiga hiperactiva se debilitara y luego podrá ser más difícil vaciar la vejiga. Si usted piensa que su hijo presenta síntomas de disfunción miccional, póngalo en un horario para que vaya al baño cada 2 – 4 horas.

Vulvovaginitis: Si usted tiene una hija, entonces la vulvovaginitis o la inflamación alrededor del área vaginal puede ser la causa de la necesidad frecuente de orinar. La irritación de la piel alrededor del área vaginal causa síntomas similares a los síntomas de la infección del tracto urinario. Esta irritación de la piel puede ser debida a la falta de higiene en el área y en ocasiones, a algún irritante como baños de burbujas,  oxiuros, etc.

Las causas del comportamiento: La necesidad frecuente de orinar también puede ser el resultado de algunas de las razones del comportamiento. Muchos niños presentan un consumo innecesario de líquidos y fluidos que se convierte en frecuencia para la micción. Si su hijo tiene una rabieta porque se le pidió limitar la ingesta de líquidos y muestra una reducción en las idas al baño, entonces esto podría ser una causa. En los niños del grupo de edad de 3 – 4 años, hay una tendencia a estar fascinado por la micción y la necesidad de parar y orinar con frecuencia. Se trata de un capricho de conducta y el hábito se interrumpe en 6 meses o menos. Muchos niños también aprenden de una manera inteligente a esquivar la entrada a las clases o pedir permiso para salir de ellas con frecuencia para ir al baño y  beben agua inmediatamente después de orinar, de modo que en una hora más o menos otra vez se podrá ir al baño. La mayoría de los profesores entienden la situación y tratan de poner fin a la costumbre.

Tratamiento

El tratamiento de la frecuencia depende de la causa de la afección. Si el motivo de orinar con frecuencia es una infección del tracto urinario, su hijo necesitará un tratamiento con antibióticos, hasta que la infección desaparezca. La terapia con insulina funciona como un tratamiento, si su hijo está experimentando la frecuencia debido a la aparición de la diabetes mellitus. En el caso de la vulvovaginitis, el médico puede recetar cremas tópicas antifúngicas o antibacterianas. Si su hijo presenta síntomas de la enfermedad, se monitoreara la ingesta de líquidos. Asegúrese de que su hijo mantiene la higiene y el aseo adecuado. No deje de visitar a un especialista o a su pediatra para un diagnóstico adecuado y oportuno. Si la causa es la conducta, hable con su niño y explicale adecuadamente las consecuencias a las que puede enfrentarse.

La necesidad frecuente de orinar es un síntoma de muchas otras enfermedades subyacentes graves, y es importante diagnosticarlas a tiempo para asegurar de que su hijo no sufra en el futuro.

You may also like...

1 Response

  1. Paula dice:

    Hola mi hija tiene 6 años y va poco a hacer pos es normal? La frecuencia es 2 a 3 veces por dia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *