La mialgia y la miositis

El dolor muscular y la inflamación muscular se conocen médicamente como la mialgia y la miositis, respectivamente. Se puede desarrollar el dolor muscular con los músculos inflamados al mismo tiempo, pero hay posibilidades de que éstos podrían ocurrir de forma independiente también. He aquí alguna información sobre las causas comunes de estas enfermedades.

Causas y síntomas

Un trauma de los músculos es una de las causas más comunes de la inflamación y el dolor. Los que suelen disfrutar de actividades físicas vigorosas son más propensos a sufrir de estas condiciones. El dolor muscular también puede ser causado por los trastornos asociados con los tejidos conectivos. El daño a los tendones y los ligamentos también puede manifestarse en forma de dolor y músculos inflamados.

Algunas enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple o el lupus podrían también ser responsables del dolor muscular. Las personas que sufren de tales enfermedades como la fibromialgia, lupus, miopatía, rabdomiolisis yeinflamatoria idiopática también pueden experimentar el dolor muscular y la inflamación. El dolor en los músculos también puede atribuirse a tales infecciones como la poliomielitis, paludismo, gripe, fiebre maculosa de las Montañas Rocosas, absceso del músculo, triquinosis y enfermedad de Lyme. El desequilibrio de electrolitos en el cuerpo también puede ser responsable de estas condiciones.

Los síntomas también pueden ser experimentados por los consumidores de drogas como los inhibidores de la ECA o las estatinas. El abuso de estas sustancias también podría dar lugar al dolor muscular y la inflamación. Los síntomas dependerán de la localización del músculo o el grupo de músculos afectados. Los músculos inflamados se caracterizan por dolor, espasmos musculares, fatiga muscular y rigidez. Aquellos que sufren de fibromialgia suelen experimentar sensación de hormigueo, dolor, fatiga crónica y trastornos del sueño. En el caso de las personas que sufren de polimialgia reumática, el dolor y la rigidez se experimentan en múltiples articulaciones y músculos. Los síntomas de la miositis variará dependiendo de la localización de la inflamación. Mientras que la dermatomiositis puede causar erupciones en la piel, tales síntomas como debilidad muscular, inflamación y dificultad para tragar pueden ser experimentados por aquellos que sufren de polimiositis.

Tratamiento

Dado que los trastornos sistémicos, enfermedades autoinmunes e infecciones virales podrían ser responsables de estas condiciones, el primer paso es identificar la causa subyacente del dolor y la inflamación en los músculos. Aquellos de ustedes que han experimentado el dolor y la inflamación muscular persistentes deben consultar a un médico pronto. Puesto que la causa más común de la inflamación y el dolor en los músculos es el uso excesivo de los músculos, hay que abstenerse de causar estrés a los músculos. Usted debe tener suficiente descanso, pero asegúrese de que el descanso no se convierta en un estilo de vida sedentario. Manténgase activo y realice ejercicios ligeros. También puede ir a sesiones de terapia física.

La aplicación de paños calientes sin duda ayudará en el alivio del dolor. También puede optar por la terapia de masaje para conseguir el alivio del dolor. La terapia de masaje o la acupuntura también pueden resultar beneficiosas. Hacer algunos cambios en su dieta también puede ayudar. Seguir las pautas recomendadas seguramente ayudará a aliviar los síntomas en cierta medida. El uso de analgésicos, relajantes musculares y antiinflamatorios también puede ser recomendado para el tratamiento de estas condiciones. Los médicos también podrían llevar a cabo los planes de tratamiento asintomáticos para el músculo o el grupo de músculos afectados por estas condiciones.

Puesto que ciertas condiciones médicas podrían ser responsables de causar el dolor muscular y la inflamación, no ignore estos síntomas. Aquellos de ustedes que han estado experimentando los síntomas asociados con estas enfermedades, deben consultar a un médico pronto.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *