Los síntomas de vesícula biliar lenta

La vesícula biliar es un pequeño saco en forma de pera que se encuentra debajo del hígado. La vesícula biliar juega un papel importante en el proceso digestivo. Hace la función vital de almacenar la bilis y su liberación en el intestino delgado después de consumir una comida grasosa. Si la vesícula biliar se vuelve lenta o es incapaz de secretar cantidades suficientes de bilis en el intestino delgado, el proceso de emulsificación de grasas se vería adversamente afectado. El mal funcionamiento de la vesícula biliar es generalmente un resultado directo de los malos hábitos alimenticios. La enfermedad de la vesícula biliar a menudo se caracteriza por síntomas relacionados con la indigestión, que suelen hacer acto de presencia después de que se consume una comida grasa. En este artículo, vamos a averiguar las circunstancias bajo las cuales uno puede sufrir de una vesícula biliar perezosa.

Vesícula lenta

Causas

La vesícula biliar es un órgano digestivo que ayuda en la digestión de las grasas. Cuando uno ingiere una comida rica en grasas, enzimas digestivas son liberadas por las paredes del estómago. Cuando las ondas similares a las contracciones de las paredes del intestino descomponen los alimentos aún más, una hormona llamada colecistoquinina es liberada por las glándulas endocrinas. Es esta hormona la que provoca contracciones en el músculo liso de la vesícula biliar. Esto conduce a la relajación de una válvula llamada esfínter de Oddi. Cuando esta válvula se relaja, la bilis se libera en el intestino delgado.

La mayor parte del tiempo el alcohol, comer en exceso o consumir alimentos grasos regularmente puede poner mucho peso en el órgano digestivo. En la mayoría de los casos, el consumo de una dieta rica en colesterol y grasas, conduce a la formación de cálculos biliares. Los cálculos biliares son depósitos endurecidos que se forman cuando hay un desequilibrio en la concentración de pigmentos de colesterol o la bilis. La formación de cálculos biliares es una de las razones más comunes del mal funcionamiento de la vesícula biliar. Cuando estos depósitos endurecidos obstruyen el paso de la bilis, el proceso de la digestión de las grasas, naturalmente, se ve obstaculizado. Cuando la vesícula biliar es incapaz de liberar la bilis, hay una gran probabilidad de que la vesícula biliar se inflame. Bajo estas circunstancias, es más probable que se sufra de una vesícula biliar lenta.

Síntomas

Un buen flujo de bilis es extremadamente importante para la digestión o metabolismo. Mientras que el hígado produce la bilis, la vesícula biliar es quien la  segrega en el intestino delgado. Cuando estos dos órganos están sobrecargados de trabajo debido a los malos hábitos alimenticios y un estilo de vida sedentario, uno es propenso a sufrir de trastornos de ingestión o digestivo. El dolor abdominal, estómago revuelto, náusea, vómitos, gases, hinchazón y eructos son algunos de los síntomas comunes de una vesícula biliar perezosa. Los síntomas asociados con una vesícula  lenta  pueden ser debido a la inflamación de la vesícula biliar debido a cálculos biliares. Muchas personas desarrollan una intolerancia a las grasas, y sufren de episodios de ataque de la vesícula biliar después de la ingestión de una comida rica en grasas. A veces, el dolor puede ser referido hacia el lado derecho de su pecho. La intensidad y duración del dolor puede variar dependiendo de la extensión de la inflamación de la vesícula biliar.

Tratamiento

El tratamiento de una vesícula biliar lenta dependería de la magnitud del daño de la vesícula biliar. Ciertas pruebas de diagnóstico o procedimientos de imagen como la tomografía computarizada, ecografía, gammagrafía hepatobiliar o colangiografía puede llevarse a cabo si uno parece estar experimentando ataques recurrentes de la vesícula biliar. Si el metabolismo parece haber sido gravemente afectado, también se tendría que empezar a hacer cambios en su dieta y estilo de vida. El zumo de manzana, el zumo de ciruela y el zumo de remolacha son conocidos por ser excelentes para ayudar a los problemas asociados con la digestión o metabolismo ralentizado. Las hiervas tales como el cardo de leche y alfalfa también se sabe que son eficaces cuando se trata de limpieza del hígado y la vesícula biliar. Ciertos suplementos a base de hierbas o drogas puede también ayudar a disolver los cálculos biliares de pequeño tamaño. Si la terapia con medicamentos o remedios a base de hierbas no parecen estar funcionando, la litotricia extracorpórea puede ser recomendada. La litotricia implica el uso de ondas de ultrasonido de alta energía para romper los cálculos biliares. La terapia de disolución oral es otro método que implica la ingestión de píldoras que contienen ácidos biliares. Si los remedios naturales u otras opciones de tratamiento no funcionan y la vesícula biliar parece estar severamente dañada, uno puede tener que someterse a cirugía para la extirpación de la misma.

Esta fue una breve reseña sobre las razones detrás de un mal funcionamiento de la vesícula biliar. Una vesícula perezosa puede causar una gran incomodidad, y nunca debe ser tomada casualmente. Cualquier persona que ha estado exhibiendo estos síntomas de manera regular debe hacerse un chequeo médico. Si se deja sin tratar, se corre el riesgo de convertirse en una vesícula biliar infectada, inflamada o dañada sin posibilidad de reparación. Bajo estas circunstancias, la cirugía tendría que llevarse a cabo para extraer la vesícula biliar. La extirpación de la vesícula viene con su propio conjunto de problemas, de manera, que sería mejor  seguir las directrices sugeridas por el médico a fin de restablecer la función de la vesícula biliar.

3 Responses

  1. graciela mainetti dice:

    me encontraron varios pólipos, el más grande 7,8, si o si, son de colesterol?

    • Carlos dice:

      Hace años me diagnosticaron de “vesícula perezosa” por unos cólicos.Hace un par de días que tengo molestias y los síntomas de; molestias en el lado derecho,bajo costillas,náuseas
      etc.

  2. Gabriel dice:

    Q dieta tengo q a ser…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *