Síntomas de una tiroides hiperactiva

La hiperactividad de la tiroides o hipertiroidismo puede ser definida como la secreción de hormonas tiroideas en cantidades excesivas. Una de las principales causas de la hiperactividad de la tiroides es la enfermedad de Graves. Esto conduce al crecimiento de la glándula tiroides por casi dos veces del tamaño original. La tiroides hiperactiva se encuentra sobre todo en las mujeres que pertenecen al grupo de edad de alrededor de 30 – 40 años. Hay algunos síntomas muy evidentes y otros que no son tan obvios que pueden indicar que una persona está sufriendo de una tiroides hiperactiva. Sin embargo, no es necesario que el paciente experimente todos los síntomas mencionados a la vez.

Síntomas de una tiroides hiperactiva

Hay muchos síntomas de una tiroides hiperactiva que difieren de persona a persona y dependen de diferentes grupos de edad. Aquí se enumeran los síntomas más comunes de una tiroides hiperactiva:

Síntoma Descripción
Pérdida de peso Una persona puede perder peso continuamente a causa de una tiroides hiperactiva, independientemente de la cantidad de alimentos consumidos. La pérdida de peso se produce porque todas las funciones del cuerpo se aceleran.
Cambios de humor Un individuo que sufre de una tiroides hiperactiva puede experimentar una gran cantidad de cambios de humor sin razón evidente. Él o ella también muestra signos de nerviosismo e irritación por la razón más pequeña posible.
Visitas frecuentes al baño Otro de los cambios que uno puede experimentar es un aumento en el número de visitas al baño, ya sea por las heces y/o orina. El aumento de frecuencia es fácilmente notable en comparación con las condiciones normales.
Menos interés al sexo Otro síntoma evidente de hipertiroidismo es la pérdida de interés al sexo.
Aumento del apetito Un aumento del apetito también se produce debido a una tiroides hiperactiva y llega a ser demasiado obvio para pasar desapercibido. Esto puede ser cierto incluso para una persona que en principio no tenía un apetito elevado.
Sudar en exceso Una persona tiende a sudar más de lo normal, como resultado de aumento de la velocidad de las actividades metabólicas.
Problemas respiratorios La hipersecreción de hormonas tiroideas puede conducir a la dificultad para respirar o falta de aliento. Estos síntomas se observan sobre todo al desempeñar actividades físicas pesadas tales como entrenamientos.
Sentirse cansado Uno de los muchos síntomas de problemas de la glándula tiroides es la fatiga o cansancio. La razón detrás de esto podría ser una sudoración excesiva y pérdida de energía.
Osteoporosis La tiroides hiperactiva, si se deja sin tratamiento durante mucho tiempo, podría dar lugar a una enfermedad llamada osteoporosis. La osteoporosis es una enfermedad de los huesos, en la que los huesos se debilitan y tienden a ser más propensos a las fracturas.
Náusea Los individuos que sufren de hiperactividad de la tiroides pueden sufrir de náuseas ya que experimentan malestar e incomodidad en el estómago.
Insomnio Una persona puede tener dificultades en conseguir un buen sueño por la noche. La razón detrás de esto puede ser el aumento de carga sobre funciones corporales. Este síntoma también se llama privación del sueño. Una persona que no ha podido dormir durante toda la noche automáticamente se sentirá cansada al día siguiente.
Pérdida de cabello La tiroides hiperactiva también puede tener efectos adversos sobre el cabello de la persona. Una persona puede sufrir de pérdida de cabello. Según el ritmo de aumento del funcionamiento tiroideo, la persona pierde más pelo de lo normal.
Bocio El bocio es uno de los resultados de la hiperactividad de la tiroides, en el que se forma una protuberancia en el cuello. El bocio también es causado por la deficiencia de yodo en el cuerpo.
Aumento de los latidos del corazón Una persona que sufre de la tiroides hiperactiva también comienza a sufrir un aumento en la tasa de latidos del corazón. El latido del corazón tiende a llegar a más de 100 latidos por minuto en tales casos.
Problemas de los ojos En el hipertiroidismo hay cambios peculiares en los ojos que se conocen como ojos saltones. Hay menos movimientos de los músculos alrededor del globo ocular y los párpados se retraen. El riesgo de infección de los ojos y problemas con la visión se aumentan en personas que sufren de hipertiroidismo.

Otros síntomas de problemas de la glándula tiroides que muestra una persona son la piel caliente y húmeda, irritabilidad, aumento de los movimientos intestinales y períodos menstruales irregulares. Las mujeres pueden tener dificultades para concebir. La parálisis periódica también ocurre principalmente en las personas de origen asiático.

La hiperactividad de la tiroides es un trastorno grave que afecta al funcionamiento de todo el cuerpo y, por lo tanto, conduce a una variedad de problemas. Estos problemas afectan a la salud de una persona y su estilo de vida. Los síntomas pueden convertirse en serios y causar daños graves en el cuerpo. En consecuencia, se sugiere buscar la consulta de un especialista o médico a este respecto sin demora. Hoy en día, hay muchos tratamientos disponibles que pueden ayudar a una persona a deshacerse de este problema o al menos aliviar algunos de los síntomas. Los bloqueadores beta así como los tireostáticos son unos remedios a corto plazo, mientras que una cirugía o terapia con radioisótopos puede curar permanentemente el problema de la tiroides hiperactiva.

La homeopatía también es eficaz en la curación de los síntomas de hiperactividad de la tiroides. Sin embargo, funciona sólo en unos pocos casos leves de hipertiroidismo. Todavía se sugiere obtener una consulta adecuada y encontrar el mejor tratamiento para sí mismo en dependencia de varios factores como la edad, síntomas, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *