Síntomas de cálculos biliares o pancreatitis

El páncreas es una glándula del sistema digestivo, que se encuentra detrás del estómago y los intestinos. Cuenta con 2 funciones principales: produce hormonas importantes como la insulina, necesaria para el crecimiento y el metabolismo. También juega un papel en la digestión mediante la creación de jugos pancreáticos secretores o enzimas, que ayudan a descomponer los alimentos. El páncreas transporta estos jugos al estómago a través de un conducto. El sistema biliar también drena la bilis en el estómago a través de un conducto. Así ambos conductos se reúnen para drenar juntos en el estómago a través de una abertura llamada ampolla de Vater.

Los cálculos biliares son unos concentrados de calcio o colesterol, cuando la acumulación de la bilis tiene lugar. Estas piedras tienden a permanecer en la vesícula biliar, pero si se mueven alrededor, un cálculo biliar podría entrar en el conducto común del sistema biliar y el páncreas y bloquear la vía. Por lo tanto, el flujo de la bilis y jugos pancreáticos se bloquean. Esta es la causa de la pancreatitis por cálculos biliares. La pancreatitis por cálculos biliares es una condición en la que el páncreas se hincha o se inflama debido a la acumulación de cálculos biliares.

Hay dos tipos de pancreatitis biliar basados en la ocurrencia de la condición. La pancreatitis biliar aguda es un acontecimiento singular o raro de la pancreatitis biliar. Desaparece tras unos días con o sin tratamiento. Algunos casos de pancreatitis aguda pueden ser graves con consecuencias potencialmente mortales. La pancreatitis biliar crónica es un bloqueo de cálculos biliares persistente o recurrente. El dolor es menor en comparación con la pancreatitis aguda. Pero la vía bloqueada es más dañada, con cicatrices.

Síntomas

Se observa con frecuencia que las personas con antecedentes de cálculos biliares son más susceptibles a esta forma de ataque de cálculos biliares. Pero los síntomas se observan principalmente en los pacientes definidos por los siguientes criterios: una mujer, gorda y fértil, y justo más de 40 años de edad. De hecho, el género femenino en su conjunto es muy vulnerable a la obstrucción biliar en esta área. Aproximadamente tres cuartas partes de todos los pacientes con la pancreatitis biliar son mujeres. La pancreatitis biliar tiene una tasa de ocurrencia variable basada en el origen étnico también. En los países desarrollados como los países europeos, la ocurrencia de esta condición es muy alta. Se estima que 80.000 casos ocurren en los Estados Unidos, anualmente. Los siguientes son los síntomas más comunes de los cálculos biliares en el páncreas, divididos en varias categorías.

Síntomas leves 

  • Vómitos y diarrea
  • Área abdominal hinchada
  • Fiebre y escalofríos
  • Náuseas y pérdida de apetito

Síntomas graves

  • Sensación continua de cansancio o fatiga
  • Sensación de desmayo o mareo
  • Dolores de cabeza
  • Estado de choque
  • Deshidratación
  • Presión arterial baja

El síntoma predominante es el dolor. El dolor puede comenzar en el área abdominal, justo debajo de las costillas. Puede viajar e irradiarse a la espalda, por lo que el paciente sufre mucho. La severidad del dolor también difiere. Algunos sienten un dolor punzante horrible que viene de repente. Algunos sienten el dolor después de comer que se acumula en el cuerpo, hasta que se vuelve insoportable. Y algunos pacientes no sienten nada en absoluto, esto se observa con frecuencia en los pacientes con problemas renales o diabetes.

Pronóstico

El diagnóstico de la pancreatitis por cálculos biliares puede ser confuso, ya que sus síntomas son similares a los de los trastornos del sistema digestivo. Un examen físico completo y una evaluación de la historia clínica se llevan a cabo en primer lugar. Las pruebas de diagnóstico iniciales incluyen unos análisis de sangre. Los altos niveles de enzimas como la amilasa y la lipasa son una posible señal de acumulación de cálculos biliares. Las pruebas de función del hígado y el sistema renal se llevan a cabo para determinar si los órganos están funcionando correctamente. La prueba física de la presencia de cálculos biliares se obtiene mediante pruebas de imagen como la ecografía abdominal, ecografía endoscópica y tomografía computarizada (TAC).

Las opciones de tratamiento dependen de la gravedad y la duración del dolor causado por cálculos biliares. La hospitalización por unos pocos días se requiere para la supervisión y la realización de algunos métodos de tratamiento específicos. El paciente no debe ingerir alimentos por la boca,  él/ella es alimentado/a por vía intravenosa para reducir la tensión en el páncreas. Pueden ser recetados unos analgésicos para aliviar el dolor. En los casos graves, se requiere un tratamiento intensivo. La cirugía se utiliza para eliminar los cálculos biliares que impiden el paso o eliminar cualquier tejido infectado o dañado, lo que se puede hacer con un procedimiento denominado como necrosectomía. Las personas con un historial de cálculos biliares deben tener cuidado en la correcta identificación de los síntomas a tiempo, a fin de evitar complicaciones dolorosas.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *