Problemas del sistema inmunológico

La razón que causa una alteración en el sistema inmunológico puede ser una pequeña partícula, microscópica como un virus o una bacteria. La gravedad de la enfermedad se determina dependiendo de la virulencia del microorganismo. Los problemas del sistema inmunológico pueden ser peligrosos y fatales, ya que algunos de ellos dan lugar a tales síndromes como el SIDA y el cáncer.

Enfermedades del sistema inmune
Hay un número de trastornos del sistema inmunológico. Algunos de los más importantes se discuten a continuación.

Síndrome de DiGeorge
Los linfocitos T, que actúan como anticuerpos para el sistema inmune y protegen al cuerpo contra los antígenos extraños se maduran en la glándula del timo. Cuando esta glándula no se desarrolla o no existe, esto se convierte en un problema del sistema inmune llamado el síndrome de DiGeorge o la displasia del timo.

Inmunodeficiencia combinada severa
Los linfocitos B también actúan como anticuerpos para el sistema inmune y se desarrollan en la médula ósea. Cuando hay una ausencia total tanto de los linfocitos B como de los linfocitos T, el sistema inmunológico es más débil y no puede luchar contra cualquier tipo de infección. Esta condición se conoce como SCID o la inmunodeficiencia severa combinada.

VIH / SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida)
El VIH / SIDA es una enfermedad potencialmente mortal del sistema inmune, ya que el virus destruye los linfocitos T y hace el sistema inmune inútil. Debido a esto el cuerpo se vuelve propenso a otras infecciones y esta situación puede resultar fatal.

Enfermedades alérgicas
El asma y el eczema son los trastornos alérgicos más comunes causados ​​por alérgenos. El asma es una enfermedad respiratoria que se convierte en problemas respiratorios debido a la inflamación de las vías respiratorias en los pulmones. No es hereditaria y puede ser aguda o crónica. El eccema es una respuesta alérgica inmediata del sistema inmunológico que causa erupciones pruriginosas y la inflamación de la zona afectada.

Trastornos autoinmunes
A veces el sistema inmunitario reconoce los órganos sanos del cuerpo como antígenos no-propios o extranjeros y dirige a los linfocitos B y T para atacarlos, estos trastornos se denominan como trastornos autoinmunes. “La artritis reumatoide juvenil” es un trastorno, en el que el sistema inmunológico ataca a tales partes del cuerpo como las articulaciones de la rodilla y otras partes del cuerpo por considerarlos como invasores extranjeros. La esclerodermia es también una enfermedad autoinmune que da lugar a la inflamación de la piel y órganos internos.

Cáncer
El cáncer es otro tipo de trastorno inmunológico en el que el crecimiento maligno de las células provoca la destrucción de los órganos sanos. El sistema inmunológico se debilita aún más debido a los efectos secundarios de la quimioterapia u otros medicamentos relacionados con el cáncer. La leucemia es un cáncer que implica el crecimiento anormal de los leucocitos que están presentes en el torrente sanguíneo, mientras que el linfoma es el crecimiento excesivo del tejido linfoide.

Signos y síntomas
Un sistema inmune débil puede ser detectado por los signos y síntomas que se observan. Algunos de ellos se mencionan a continuación:

  • La anorexia o pérdida de apetito debido a alguna enfermedad.
  • La pérdida de peso.
  • La fiebre y la diarrea crónica.
  • Las infecciones como la neumonía y la meningitis.
  • Las reacciones alérgicas como la inflamación, hipersensibilidad, anafilaxis o una reacción alérgica exagerada y la disminución de la inmunidad a ciertas enfermedades.

Causas
Los patógenos virales o bacterianos pueden perturbar el sistema inmunológico. El VIH es un virus que puede destruir el sistema inmune de una manera importante. A veces, los factores genéticos también pueden causar el sistema inmunológico defectuoso desde el nacimiento. Otras causas que debilitan el sistema inmunológico pueden ser las alergias, deficiencias y cánceres.

Tratamiento
Vitaminas
Los suplementos de las vitaminas como B6, E y D pueden resultar muy útiles para fortalecer el sistema inmunológico. Los órganos linfoides, que producen las células blancas de la sangre que juegan un papel importante en la formación de los anticuerpos, son alimentados por la vitamina B6. La vitamina E ayuda en la producción de linfocitos B, destruye las células asesinas naturales, cuerpos extraños y células cancerosas. Del mismo modo la vitamina D protege la piel contra la inflamación y mejora la función inmune.

Dieta
Los alimentos como las setas aumentan el metabolismo del cuerpo y ayudan en la producción de glóbulos blancos. Algunos vegetales tienen una química 3,3 diindolylmethane-(DIM), que mejora el sistema inmune. Se puede consumir el yogur a diario para mejorar su inmunidad.

Los problemas del sistema inmunológico pueden llevar a enfermedades y cuando el sistema llega a ser deficiente o menos activo de lo normal, esto se manifiesta en las infecciones recurrentes y potencialmente mortales. El mecanismo de defensa más importante es adoptar una dieta saludable y ejercicio moderado, por otra parte rejuvenecer nuestro sistema inmunológico es completamente nuestra responsabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *