Los primeros síntomas de la diabetes en las mujeres

La diabetes se ha ganado la reputación de ser uno de los problemas médicos más comunes que enfrenta un gran número de personas en todo el mundo. También se conoce como diabetes mellitus, y es perteneciente un grupo de enfermedades que inhiben el funcionamiento de la glucosa en la sangre. Existen principalmente cuatro tipos de diabetes, diabetes tipo 1, diabetes tipo 2, prediabetes y diabetes gestacional. Entre estos, las dos primeras son conocidas por ser las más crónicas y no hay cura  establecida para ellas. Por otro lado, la prediabetes y la diabetes gestacional son condiciones potencialmente reversibles. En este artículo se hablará sobre todo de diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2.

¿Qué es la diabetes?

Cuando se consumen alimentos, los nutrientes se descomponen en el proceso de digestión. Y la glucosa es uno de estos nutrientes, que es directamente absorbida por el torrente sanguíneo. Entonces, el páncreas secreta la hormona conocida como insulina. Como esta hormona circula, mueve la glucosa desde la sangre hacia las células, donde esta se subdivide para proporcionar energía al cuerpo. Pero lo que ocurre en la diabetes, es que la insulina no es fabricada por el cuerpo (en la diabetes tipo 1) o,  la insulina que se fabrica, no es suficiente, porque las células se vuelven resistentes a ella (diabetes tipo 2). Así que esto provoca  la acumulación de azúcar en la sangre. Y cuando el nivel de azúcar se convierte en peligrosamente alto, puede dar lugar a diversas complicaciones, a veces mortales.

¿Qué indica la diabetes?

Las señales de alerta de la diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2 son casi similares, excepto que el tipo 2 tiene un par de síntomas más. Pero la diferencia principal entre las dos es, que los síntomas causados ​​por la diabetes tipo 1 se producen rápidamente mientras que con la diabetes tipo 2 no ocurre así. Los síntomas de la diabetes tipo 1 en las mujeres son los mismos que en los hombres:

  • El primer síntoma que indica el inicio de la diabetes es tener sed frecuente. La persona puede sentir mucha sed, como no hubiese bebido agua durante todo el día. La razón de esto es el aumento de azúcar en la sangre, que sale de los tejidos del cuerpo, con lo que el cuerpo es deshidratado.
  • Otro de los síntomas clásicos de la diabetes es que se incrementan las  ganas de orinar. Ahora bien, esto ocurre cuando la persona bebe más agua de lo habitual, para saciar su sed aumentada. También ocurre debido a la reacción del cuerpo a deshacerse del exceso de azúcar en la sangre no utilizada mediante la orina.
  • Con el tiempo, a medida que progresa la enfermedad, el paciente podrá sentir más hambre. Como se citó anteriormente, las moléculas de azúcar se mueven dentro de las células para proporcionar al cuerpo la energía para su funcionamiento diario. Sin embargo, con la diabetes, este proceso esencialmente no tiene lugar, dejando así a los músculos y los tejidos bajos de energía. Por esa razón, el cuerpo responde aumentando el hambre. En algunos casos, la persona todavía puede sentir hambre, incluso después de comer. Pero independientemente de la cantidad de los alimentos ingeridos, nunca la glucosa llega a las células.
  • La pérdida de peso también es un indicador importante de la enfermedad. Incluso si el apetito de la persona se ha incrementado y ella está comiendo más de lo habitual, lo más probable es que puede experimentar pérdida de peso. Esto es, simplemente, porque sin la llegada de la glucosa a las células, las reservas de grasa del cuerpo no tienen más nada que hacer, que encogerse. Esto también causa la pérdida de masa muscular, lo que aumenta aún más la pérdida de peso.
  • Otra repercusión obvia de la glucosa en la sangre, es la fatiga. El paciente puede llegar a estar fácilmente cansado e irritable.
  • Como se señaló en la apertura de esta sección, el exceso de azúcar en la sangre succiona líquido del cuerpo, incluyendo los ojos. Así que cuando los ojos se secan, puede ser difícil para la persona a enfocar con claridad, además se experimenta la visión borrosa.
  • La diabetes también puede provocar aumento en las probabilidades de infecciones vaginales en las mujeres

En la diabetes tipo 2, además de estos síntomas, otros síntomas pueden incluir curación lenta de las infecciones, infecciones frecuentes, y el desarrollo de manchas oscuras por lo general en las axilas y el cuello.

La diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2 son las formas irreversibles de la diabetes mellitus. Sin embargo, reconocer sus síntomas tempranos ayuda a iniciar un tratamiento precoz. Esto a su vez no sólo ayudaría en la gestión de la enfermedad, sino también puede reducir el riesgo de complicaciones potencialmente mortales.

 

3 Respuestas

  1. Carmen M Ramos-Correa dice:

    Da hinchazon ya sea en las articulaciones,pierna a nivel que se hinchen las piernas hasta los muslos e ingle?

  2. Víctor M. dice:

    Mi esposa tiene 48 años de edad, me tuve que dar cuenta de su padecimiento ( diabetes tipo 2) por accidente, le pedí una explicación y reaccionó muy irritada diciéndome que no era mi problema y que no interviniera, respeto su decisión. Aunque también ya se comporta más indiferente en nuestra relación sentimental además de una importante baja de interés sexual. Espero comentarios al respecto para encontrar alguna solución a ésta problemática

  3. Silvia vergara dice:

    Lo mismo que le pasa a la esposa de este sseñor esta pasándome a mi y siento vergüenza con mi marido. Se puede prestar para interpretar qué hay otro en su lugar. Detesto cuando viene el fin de semana. Es tortuoso para mi. Además que lo tengo acompañado de unos cálculos renales e inflamación. Los dolores que se me presentan son horribles. Me van a realizar una cistoscopia pues fui fumadora y el cancer de vejiga en las mujeres lo produce que hayan sido fumadoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *