Las hemorragias nasales y el estrés

Cuando de repente la sangre fluye hacia fuera desde el interior de la nariz, se le llama hemorragia nasal. Hay varios pequeños vasos sanguíneos en el revestimiento de la pared de la nariz. Si las delicadas membranas nasales se agrietan debido a algunas razones, entonces el resultado es el sangrado de la nariz. El término médico para la hemorragia nasal es epistaxis. Hay dos diferentes tipos de hemorragia nasal. La hemorragia nasal anterior, es el sangrado que se produce desde los vasos sanguíneos que se encuentran en el tabique inferior de las ventanas de la nariz. La otra es la hemorragia nasal posterior por lo tanto, el segundo tipo de sangrado por la nariz pasa a ser más grave. Las hemorragias nasales pueden sucederles a personas de todas las edades, incluyendo niños pequeños.

Las causas de la hemorragia nasal
El sangrado de la nariz en los niños pequeños es en todos los casos una hemorragia nasal anterior. Eso no significa que los adultos no padecen de hemorragia nasal anterior.  Algunos problemas menores que ocasionan hemorragias nasales anteriores son los siguientes:

  • Lesiones debido a un golpe directo a la nariz o la cara.
  • El rascado de las paredes de la nariz con las uñas.
  • Soplar la nariz tapada con demasiada fuerza.
  • Sequedad  de las membranas nasales así como alta y baja humedad.
  • Cambio en la presión atmosférica debido a la gran altitud.
  • Inflamación de la sinus debido a una infección del tracto respiratorio superior o alergias.

La hemorragia nasal es una ocurrencia común que en la mayoría de las veces no se toma en serio. Sin embargo, hay algunas causas graves de hemorragias nasales también. En tales casos, hemorragias nasales posteriores ocurren con más frecuencia. Aquí hay algunas causas graves.

  • La hipertensión o presión arterial alta
  • El crecimiento de tumores en la cavidad nasal.
  • Los efectos secundarios de los medicamentos
  • La exposición a productos químicos agresivos
  • El uso de estupefacientes.

¿Cómo son relacionadas las hemorragias nasales y el estrés?
El estrés no es una de las causas reconocibles de sangrado por la nariz. Sin embargo, desempeña un papel importante en el desencadenamiento de una hemorragia nasal. En la sección anterior de este artículo, hemos mencionado acerca de la relación entre la presión arterial alta y hemorragias nasales. Ahora, la hipertensión por sí sola no es responsable de este tipo de hemorragia nasal. En realidad, las hemorragias nasales ocurren únicamente cuando la tensión mental excesiva es acompañada de la hipertensión arterial.

El estrés mental nos da un montón de emociones desagradables como ansiedad, miedo, tristeza, etc. El efecto perjudicial del estrés no sólo se limita a la salud emocional, sino que es igualmente perjudicial para la salud física. Cuando se está mentalmente estresado, el cerebro reacciona de una manera determinada para lograr algunos cambios en el funcionamiento del cuerpo, en un esfuerzo para hacer frente al nivel de estrés. El cambio que se observa  en esta condición es un incremento en la circulación sanguínea. Como resultado, la presión dentro de los vasos sanguíneos también aumenta. Esto conduce a la hipertensión arterial.

Cuando la tensión es demasiado alta durante un período prolongado de tiempo, la presión arterial continúa aumentando anormalmente. Como resultado, hay una acumulación excesiva de presión dentro de los vasos sanguíneos. Al prolongarse esta condición, las arterias no pueden soportar más esta presión y tienden a romperse.  Es el caso de las arterias delicadas que están presentes en la parte superior de la cavidad nasal, que sufren este tipo de daños y a continuación ocurren las hemorragias. Estas arterias en la parte posterior de la nariz son responsables del suministro de sangre a la cavidad nasal. Por lo tanto, cuando se rompen, entonces, evidentemente, da lugar a una hemorragia profusa. Lo peor de la hemorragia nasal inducida por el estrés es que se inicia sin ninguna señal de advertencia.

Cómo detener el sangrado nasal
Cuando usted tiene sangrado por la nariz y no sabe la razón, no se preocupe. Su primera prioridad es detener la hemorragia lo más pronto posible. Siéntese derecho y doble la cabeza hacia adelante y permita que la sangre fluya hacia el exterior de la nariz. No incline la cabeza hacia atrás para evitar el drenaje de la sangre hacia la garganta que puede causar asfixia. A continuación, aplique presión sobre la nariz colocando el dedo pulgar y el dedo índice en el puente de la nariz. Continúe sujetando la nariz con los dedos  los próximos 10-15 minutos. Inhale y exhale por la boca. De esta manera usted puede facilitar la coagulación de la sangre y detener el sangrado. A continuación, aplique una bolsa de hielo para acelerar la coagulación de la sangre. Estos pasos deben detener la hemorragia en 20 minutos. Si no es así, entonces busque la intervención médica de emergencia. Si usted tiene un historial médico de presión arterial alta, entonces también se debe informar acerca de las hemorragias nasales sin demora alguna.

Espero que este artículo le haya ayudado a entender la relación entre el sangrado de la nariz, su intensidad y el estrés. Aquellos de ustedes que son diagnosticados con hipertensión arterial deben tratar de mantenerse libre de estrés a fin de evitar consecuencias graves.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *