Las heces flotantes.

Después de defecar, si usted nota que la materia fecal es flotante y no se hunde, entonces, no hay nada de qué preocuparse. Muchas personas piensan, que si son desechos sólidos, deben hundirse, pero si flotan, entonces hay algún problema o un cambio anormal en el organismo. Sin embargo, uno debe entender, que las heces flotantes indican su estado saludable y son bastante normales.

Causas

Las heces flotantes indican la defecación sana. ¿Por qué las heces flotan, si son residuos sólidos? Las heces normales se componen sobre todo de agua en torno al 70%, el contenido restante de la materia fecal se encuentra en estado sólido. Este dato es obtenido mediante las investigaciones realizadas. ¿Cómo se puede esperar, que las heces se hundan, cuando su contenido de agua es muy alto?

Las heces flotantes són un hecho normal. Gracias a su alto contenido de agua, la evacuación de “las heces flotantes” no es en absoluto un trabajo extenuante, y normalmente se caracteriza por unas deposiciones suaves. Las heces que flotan, suelen tener un color marrón-amarillo. Son suaves, pero eso no quiere decir, que sean acuosas. Lo más importante, es que no son difíciles de evacuar, por lo tanto, uno no experimenta ningún dolor durante la defecación. Las muestras de la defecación, normalmente tienen un diámetro de alrededor de 3 a 3.5 cm y no producen ningún olor nauseabundo. Además, las deposiciones flotantes no són abundantes y cada movimiento del intestino arroja 3 o 4 heces.

¿Són normales las heces acuosas?

Incluso las heces acuosas se vén flotando en la superficie del agua, por lo que es apropiado concluir, que no hay nada malo en ello. Las heces líquidas tienen un mayor contenido de agua que el nivel normal, y es por esto, por lo que a veces, se les conoce como las heces no saludables. El contenido de agua que se encuentra típicamente en estas heces, es mayor del 90%. Además de que contienen una cantidad anormalmente alta de agua, el olor es simplemente insoportable. Este cambio anormal en la consistencia de las heces, es el resultado de los trastornos digestivos, como la diarrea, la que obliga a una persona a ir al baño con frecuencia.

Otras causas

Los problemas médicos asociados con el tracto gastrointestinal, también pueden conducir a las heces flotantes y malolientes. Sin embargo, en este caso, los síntomas comúnmente incluyen la decoloración de las heces. También, el contenido de agua y la consistencia de estas deposiciones, se desvían de las expectativas normales. A continuación, explicaremos más al respecto:

Las infecciones bacterianas del tracto gastrointestinal que provocan la inflamación del intestino, también pueden provocar la excreción de las heces flotantes. Por ejemplo, el síndrome del intestino irritable, implica un funcionamiento anormal del intestino, pero no hay presencia de flemas en las deposiciones. Además, durante la evacuación intestinal, la persona experimenta los calambres abdominales. Las enfermedades inflamatorias intestinales, como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, que causan la inflamación y el desarrollo de las úlceras en el intestino, también conducen a las heces flotantes. Además de las heces flotantes, en estas puede detectarse sangre seguida por los calambres abdominales.

En general, tenga en cuenta, que las deposiciones flotantes són algo normal. Eso indica, que el sistema digestivo está saludable. Sin embargo, cuando las heces flotantes se acompañan de otros cambios indeseables en su color y apariencia, es sin duda un motivo de preocupación y requieren una visita al médico para diagnosticar la causa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *