Enzimas hepáticas en niños

Se considera que el hígado es el mayor órgano en el cuerpo, y se le ha asignado la tarea de realizar un número de funciones. Una de las funciones importantes del hígado es la fabricación de las enzimas hepáticas, que son proteínas que ayudan al cuerpo a llevar a cabo ciertas reacciones químicas a un ritmo más rápido. Por lo general, estas enzimas residen en el hígado, pero también se encuentran en pequeñas cantidades en el torrente sanguíneo. Cuando el hígado se daña, su capacidad de mantener estas enzimas  se reduce. Como resultado, la concentración de estas enzimas en el hígado se disminuye. Esto sucede debido a que el hígado libera sus enzimas en el torrente sanguíneo en grandes cantidades. Un análisis de sangre puede revelar si los niveles de enzimas hepáticas son anormalmente altos en la sangre.

El análisis de sangre para medir las enzimas hepáticas, también se conoce como prueba de función hepática. Esto se hace para que, teniendo en cuenta la cantidad de enzimas hepáticas en la sangre, el médico pueda tener una idea de la eficiencia con que el hígado está funcionando. Incluso las enzimas hepáticas levemente elevadas en los niños podrían significar que el hígado no es saludable. Sin embargo, cuando las enzimas hepáticas son un poco más altas de lo normal, es posible que el niño no muestre ningún síntoma visible. Los problemas de salud son experimentados sólo cuando la concentración de enzimas hepáticas en la sangre se desvía sustancialmente de la gama normal. Los síntomas de la elevación de las enzimas hepáticas incluyen la pérdida del apetito, malestar abdominal, cansancio extremo y náuseas.

Causas

Infecciones del hígado
Las infecciones virales también pueden conducir a un exceso de producción de las enzimas hepáticas, dependiendo de la gravedad de la infección. El virus de la hepatitis es el que ataca el hígado y causa acumulación anormal de estas enzimas en la sangre. Las hepatitis A, B y C son las cepas de este virus que hacen que el hígado se inflame. Tomar comida antihigiénica o el agua es la razón principal detrás de la captura de esta infección viral.

Enfermedades del hígado
Un trastorno del hígado y el agrandamiento del hígado en los niños son otros factores debido a los que las enzimas hepáticas se hacen anormales en los niños. Los niños que sufren de tales enfermedades como el cáncer del hígado o la cirrosis del hígado han sido diagnosticados con enzimas hepáticas elevadas.

Dieta saludable
Un número cada vez mayor de niños de todo el mundo ha desarrollado un gusto por las comidas rápidas como hamburguesas, pizzas y papas fritas. Todos estos alimentos son cargados de grasas no saludables y por lo tanto no pueden ser tolerados por el hígado. El hígado tiene que trabajar más para promover la digestión de estos alimentos ricos en grasas. Esta carga de trabajo puede dañar el hígado, lo que le obliga a expulsar las enzimas en cantidades anormalmente altas en la corriente sanguínea.

Calmantes para el dolor
Aunque los analgésicos ayudan a aliviar el malestar, puede llegar a ser problemático si se les dan en dosis más altas a los niños. Los estudios han demostrado que los niños que toman pastillas de alta resistencia como acetaminofén o ibuprofeno muestran unos niveles elevados de enzimas hepáticas.

Vitaminas
Una dieta poco saludable también puede contribuir a la deficiencia de vitaminas en niños. En tales casos, para superar este problema, el médico a menudo receta suplementos vitamínicos para niños. Sin embargo, estos suplementos tienen que ser dados en las dosis correctas según las instrucciones del médico. Si esto no se cumple, puede afectar el hígado y eventualmente conducir al exceso de enzimas hepáticas en la sangre.

Químicos para el hogar
Muchos de los productos químicos para el hogar y los productos que utilizamos para limpiar nuestro hogar contienen ingredientes dañinos. Así que, si los niños accidentalmente inhalan o consumen estos ingredientes, se produce daño hepático. En tales casos, el hígado dañado es probable que envíe más enzimas hepáticas a la sangre.

Como se mencionó anteriormente, si las enzimas hepáticas son ligeramente más altas de lo normal, los síntomas generalmente no se observan en los niños. El hipotiroidismo puede también conducir a fluctuaciones en los niveles de enzimas hepáticas que suben muy por encima del rango normal. Así, el médico tiene que evaluar primero la condición del paciente antes de llegar a un diagnóstico. Las enzimas del hígado anormalmente altas apuntan hacia las enfermedades del hígado o infecciones que requieren el tratamiento médico necesario para resolver el problema.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *