La neumonía en los niños: tipos de neumonía, síntomas, diagnóstico y tratamiento

La neumonía es una inflamación infecciosa aguda de los pulmones. Se divide en viral, bacteriana, fúngica o alérgica. La enfermedad en los lactantes y en los niños de la edad preescolar es bastante rara (1 de cada 100 niños infectados menores de 15 años) y en la mayoría de los casos aparece como una complicación de otras enfermedades. La inflamación de los pulmones en los niños tiene sus particularidades etiológicas, patogénicas y terapéuticas. La neumonía en los niños es peligrosa por sus complicaciones graves, lo que a menudo conduce a la muerte (especialmente es muy común en los bebés). En la mayoría de los casos, los agentes causantes de esta enfermedad son: Mycoplasma, Chlamydia, Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae.

Los padres deben recordar que la neumonía, aunque se considera una enfermedad bastante grave, hoy en día responde bastante bién al tratamiento (con los antibióticos). Los pronósticos más favorables se dán en los casos de la detección temprana, el diagnóstico correcto, el tratamiento médico adecuado y el cumplimiento por los padres de todas las recomendaciones del médico.

Los síntomas y los signos de la neumonía en los niños

Si el niño está enfermo con una enfermedad respiratoria aguda, se recomienda encarecidamente que preste atención a los siguientes síntomas. Si se detectan al menos algunos de ellos, asegúrese de consultar con un médico.

  • La temperatura es muy alta (más de 380C) que se mantiene más de tres días y es extremadamente difícil de bajar con los antipiréticos. Las excepciones son las formas atípicas (se desarrollan sin fiebre), típica para los bebés
  • Si en el niño se observa la dificultad para respirar, y al  poner el oído en el pecho, se pueden escuchar “ruidos” en su interior
  • La neumonía también se caracteriza por una tós severa
  • Si en muchos casos se produce la falta de aire (los pulmones se llenan de líquido, y al niño no le llega el oxígeno suficiente, por esto aumenta la frecuencia de las respiraciones)
  • Los escalofríos
  • A menudo se retractan los espacios intercostales
  • En la hipoxía severa (la falta de oxígeno) puede aparecer la cianosis (cuando la piel de los labios se vuelve azul)
  • Algunos niños se niegan a beber y a alimentarse
  • También puede haber somnolencia o inquietud.

Los tipos de neumonía

Existen varios tipos de neumonía

  • La neumonía focal. Es la inflamación de un pequeño área del pulmón
  • La neumonía segmental. Es en la que se observa una inflamación de uno o más segmentos del pulmón
  • La neumonía lobular. Ocurre durante la inflamación del lóbulo
  • La neumonía con la que se produce la fusión de los pequeños focos de infección
  • La neumonía total. En la que la inflamación se extiende a todo el pulmón

El diagnóstico de la neumonía

El médico hace el diagnóstico basándose en la observación primaria del niño, encuesta a los padres o al propio niño, así como en los resultados de un análisis de sangre. Pero el estudio principal debe ser una radiografía de tórax (la que está indicada incluso para los bebés).

El tratamiento de la neumonía

Si sospecha la neumonía en su pequeño, debe consultar inmediatamente con un médico (a cualquier hora del día o de la noche). La enfermedad puede ser muy rápida, y contamos solo con algunas horas. El niño debe recibir el tratamiento médico adecuado de inmediato. Esto es un caso donde es imposible automedicarse.

El médico obligatoriamente recetará los antibióticos, los antipiréticos y el jarabe para la tós. También últimamente se recomiendan las inhalaciónes (los inhaladores de compresión o ultrasónicos) los cuales son buenos expectorantes. Pero debemos recordar, que sólo se puede utilizar el inhalador después de que la fiebre haya bajado y se mantuvo así no menos de dos días, de lo contrario la condición del niño se deteriora, hasta el desarrollo de la pleuresía.

Se debe entender que la neumonía en un niño no es un simple resfriado común, sino una enfermedad muy grave. Por lo tanto, después de la confirmación del diagnóstico, es probable que el bebé sea hospitalizado. Tratar la neumonía en los pacientes pequeños en casa es peligroso, el control del tratamiento por un experto competente es vital para el niño.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *