La mala circulación en los pies

El flujo sanguíneo adecuado en todo el cuerpo es un requerimiento indispensable para una vida sana. La cantidad correcta del flujo de sangre es necesaria para diversas funciones corporales como el movimiento de las extremidades y el funcionamiento de varios órganos. La mala circulación sanguínea se encuentra sobre todo que se produce  en las extremidades, especialmente en los pies. Esto se traduce en síntomas que pueden ser leves o graves, según las causas que los provocan. Sin embargo, la condición se encuentra generalmente en los ancianos, pero los niños con defectos cardíacos congénitos tambien pueden desarrollarla.

Causas

La mala circulación sanguínea en las piernas y los pies es una condición que puede causar daño a los tejidos en estas partes, causando malestar total y una amplia gama de otros síntomas. A pesar  de que la condición generalmente se observa en ancianos, puede desarrollarse en los jóvenes también. Aparte del aumento de la edad, hay varios factores que juegan un papel clave en la causa de este problema. Ellos incluyen la genética, los factores de estilo de vida y condiciones médicas.

Una de las causas más comunes de la mala circulación en los pies es la enfermedad vascular periférica, que es también conocida como enfermedad arterial periférica. Esta condición se caracteriza por la obstrucción o estrechamiento de las arterias grandes que están lejos del corazón y el cerebro. Por lo general, esto ocurre en las extremidades, especialmente en los pies y las piernas. Las causas de la enfermedad vascular periférica también pueden variar, pero la más común es la aterosclerosis (estrechamiento de las paredes arteriales con depósitos de grasa como el colesterol). Incluso las enfermedades inflamatorias que causan estrechamiento de los vasos sanguíneos o la formación de coágulos de sangre o una obstrucción repentina del flujo sanguíneo pueden causar esta condición. Otras condiciones médicas que están vinculadas a una mala circulación en los pies son los trastornos de tiroides, problemas renales, enfermedades hepáticas, venas varicosas y enfermedad de Raynaud. Sin embargo, la aterosclerosis es la causa más común de enfermedad arterial periférica y por lo tanto, los factores de riesgo para ambos son casi similares. Estos factores contribuyen al problema de las condiciones médicas como la diabetes, la hipertensión, presión arterial alta y colesterol alto. El estilo de vida como el tabaquismo, el sedentarismo y la falta de ejercicio también se encuentra ligado a esta condición. Incluso las mujeres embarazadas pueden experimentar los síntomas de mala circulación sanguínea en los pies. La severidad de la condición y la naturaleza de los síntomas pueden variar de una persona a otra.

Los síntomas

La mala circulación sanguínea en los pies y las piernas puede causar diversos síntomas que pueden variar con la causa subyacente, así como la severidad de la enfermedad. Los siguientes son algunos de los síntomas comunes de esta condición.

  • En la mayoría de los casos, estos síntomas se desarrollan gradualmente y las primeras etapas de esta enfermedad se caracteriza por calambres y dolor en las piernas, las nalgas o los pies.
  • En algunas personas,  estos dolores  desaparecen con el descanso y los calambres se repiten a medida que se practican las actividades  normales del día, como caminar. Esto se encuentra sobre todo en las etapas iníciales, debido a la alteración del flujo sanguíneo a los músculos en funcionamiento.
  • A medida que la condición empeora, las personas afectadas pueden desarrollar calambres en los pies y las piernas al dormir o descansar. En otras palabras, los síntomas se desarrollan cuando los músculos  permanecen inmóviles durante un tiempo muy largo. Esto es debido a la falta de flujo de sangre necesaria para los músculos.
  • Además de dolor y los calambres, algunas de las personas afectadas pueden desarrollar hinchazón de los pies. También pueden experimentar frecuentes fríos en los pies, que se considera un símbolo de la baja circulación de la sangre en los pies. Los pies fríos se observan con más frecuencia en la noche antes de dormir, después de comer ciertos alimentos o durante los períodos de inmovilidad.
  • Algunos pueden experimentar dolor de piernas severo y repentino debido a la formación de un coágulo de sangre, que puede detener o disminuir el flujo de sangre de repente. Esto es llamado una trombosis venosa profunda, una condición en donde se forma un coágulo de sangre en las venas profundas de las piernas.
  • También se observa que los cortes y heridas en las piernas de las personas afectadas con esta condición no se curan fácilmente. La afección también puede causar disminución del vello y poco crecimiento en las uñas de la pierna afectada, el pie puede ponerse de color azulado, en algunos casos.

Aparte de lo anterior expresado,  la fatiga se encuentra comúnmente en las personas con mala circulación en los pies. También pueden desarrollar úlceras y llagas (en las piernas y los pies) que pueden tardar tiempo para sanar. La piel de estas partes puede ser delgada y como brillante.

Tratamiento y prevención

Como la circulación sanguínea adecuada es necesaria para el buen funcionamiento del cuerpo humano, es muy importante que busque atención médica inmediata en caso de sospecha que hay problemas de circulación sanguínea. La mala circulación en los pies puede ser un indicio de algún problema de salud grave. El tratamiento para la mala circulación en los pies incluye fármacos que impiden la coagulación de la sangre angioplastia para abrir las arterias bloqueadas (con una vena de alguna otra parte del cuerpo para eludir la arteria obstruida) y medicamentos para controlar el nivel de azúcar en la sangre. Algunos de los cambios de estilo de vida como dejar de fumar y la adopción de un régimen de ejercicio regular, puede ser útil en la prevención de la mala circulación en los pies, y para conseguir el alivio de los síntomas de la enfermedad. Hay varios productos especialmente diseñados que pueden resultar útiles para abordar el problema. Estos incluyen equipos de ejercicios, la cama en forma de cuña, cuña para las piernas y medias de compresión graduada con calcetines. Tenga cuidado de mantener el calor y evitar estar inmóvil por periodos más largos de tiempo. El tratamiento adecuado y oportuno puede abordar este problema y evitar mayores complicaciones.

La mala circulación en los pies es algo que parece muy pequeño, pero no debe pasarse por alto si el problema persiste. Si los síntomas son severos y / o persistentes, debe consultar a su médico inmediatamente. También, busque atención médica para descartar la posibilidad de graves problemas .

 

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. hector dice:

    simplemente grasia por lo expresado en este articulo sobre esta patologia que sufrimos mayormente los adultos mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *