La mala circulación en las piernas

La circulación sanguínea es esencial para el funcionamiento normal del cuerpo y son las arterias y las venas, las que estan llevando la sangre hacia y desde el corazón. Las arterias llevan la sangre pura del corazón (con el oxígeno y otros nutrientes importantes) a todas las partes del cuerpo y las venas transportan la sangre oxigenada de las diferentes partes del cuerpo de regreso al corazón. Cualquier deficiencia en el mecanismo de la circulación afecta a todo el cuerpo o una parte específica, donde la sangre no está circulando correctamente. Los nervios y los tejidos se vén muy afectados por la mala circulación. Este es un problema al que se enfrentan muchas personas, especialmente los ancianos. Los siguientes párrafos tratarán de explicar las causas, los síntomas y el tratamiento del dicho trastorno.

Causas

La principal causa de la mala circulación sanguínea en las piernas, es la enfermedad vascular periférica (EVP). Todos los trastornos de los vasos sanguíneos en la periferia del corazón o fuera del mismo se producen en la EVP. Se producen, cuando la placa (sustancia grasa) se acumula en las paredes de las arterias periféricas (la aterosclerosis), y se endurece. Este endurecimiento hace, que sea difícil que la sangre fluya de forma eficiente a través de las arterias y de las venas. La EVP, es la principal causa de la mala circulación en las piernas. Las personas que fuman, las que son anémicas, las que tienen una dieta poco saludable o una mala postura, son las que se encuentran en mayor riesgo para el desarrollo de la mala circulación. Un estilo de vida poco saludable y el sedentarismo, también pueden causar la mala circulación en los piés y las piernas. Ciertos medicamentos y fármacos, como los bloqueadores beta, también pueden ser una causa. Lo que sigue es una lista de las enfermedades y de las condiciones que también pueden conducir a una mala circulación sanguínea en las piernas y los pies.

  • La obesidad
  • La hipertensión
  • El colesterol alto
  • Las varices
  • Los aneurismas
  • La flebitis
  • La diabetes
  • La enfermedad del corazón
  • Una carrera
  • El asma
  • El embarazo
  • Las enfermedades renales

Los síntomas

La mala circulación sanguínea se exhibe a través de muchos signos y síntomas diferentes. El primer signo es un sentimiento que experimenta calambres en las piernas, seguidos de un entumecimiento ocasional y una constante sensación de fatiga en las piernas y los pies. Una grán cantidad de dolor se puede sentir al caminar, correr o incluso cuando uno no se mueve. La decoloración es otro síntoma de mala circulación. Las manchas de color azul o negro, pueden aparecer en las piernas, especialmente en los músculos de las pantorrillas. Una sensación de entumecimiento y hormigueo en los pies o la pierna entera, es también un síntoma de la mala circulación. También se puede experimentar una sensación de “alfileres y agujas” en las piernas. El hinchado de los pies o incluso en toda la pierna, ha sido experimentado por algunas personas. Una sensación de tener las manos o los pies fríos, también puede ser experimentada por algunos. El desarrollo de un coágulo de sangre en las venas, conocido como la trombosis venosa profunda (TVP), también pueden ocurrir.

Tratamiento

Para obtener un diagnóstico preciso, los médicos recomiendan algunas de las siguientes pruebas, una ecografía Doppler, una angiografía de las arterias en las piernas o una angiografía por resonancia magnética o la angiografía por una tomografía computarizada. Además de esto, la comparación de los niveles de la presión arterial de los brazos y los tobillos, también se hace para ver lo bién que fluye la sangre a través de las piernas.

El tratamiento depende de la gravedad de las arterias y las venas bloqueadas en los resultados de la prueba. Un problema circulatorio leve o moderado se trata con los medicamentos, como las aspirinas, los analgésicos, las cremas heparinoides y la pentoxifilina, junto con un programa de ejercicios aeróbicos. Las condiciones extremas son tratadas a través de los procedimientos quirúrgicos, como la cirugía de la derivación arterial periférica, la angioplastia, la revascularización, la aterectomía o la endarterectomía. Otros tratamientos incluyen la terapia física y los medicamentos tales como el cilostazol, que dilata la arteria afectada. La adopción de una dieta bién balanceada, un estilo de vida saludable y mantener un régimen moderado de ejercicios, ayudará a fortalecer el sistema circulatorio. En el caso de que se deba a que algunas condiciones médicas, como la diabetes o las enfermedades coronarias, entonces será necesario el tratamiento de la enfermedad subyacente.

Si se deja sin tratar, la mala circulación en las piernas y los pies puede conducir a una gangrena e incluso a la amputación de la extremidad afectada. Si uno experimenta cualquiera de los síntomas mencionados anteriormente, consulte con un médico inmediatamente. Aún que los médicos pueden ayudar a tratar la enfermedad con los medicamentos, usted tiene que realizar cambios en su estilo de vida, como comer una dieta baja en fibra y alta en grasas, controlar el peso, hacer ejercicio regularmente y reducir el consumode algunos alimentos para aliviar el dolor y la inflamación, y para acelerar el proceso de curación.

You may also like...

2 Responses

  1. carlos a. tovar dice:

    tengo que agradecer este articulo informativo,realmente dieron en el clavo de mi padecimiento, estoy en pleno cambio de mis costumbres ,espero que no sea tarde hago bastante ejercicio en un gimnasio de mi club,lanus y trato de jugar tenis, tomo cilostazol 100 , dos veces por dia,.no digo curarme del todo pero mejorare ,en un lapso no muy prolongado ?

  2. rosa josefina dice:

    Por favor nesecito ayuda tengo los pues manchodo de negro y me desespera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *