La inflamación del colon.

El dolor de estómago es una de las quejas más comunes entre las personas. A veces, este dolor es difícil de explicar. En el caso de que usted sienta un dolor de estómago con regularidad, junto con la diarrea o el estreñimiento, incluso durante un período largo de tiempo, podría estar sufriendo de una inflamación del colon. Esta enfermedad también es conocida como la colitis y se produce en el intestino grueso (el colon y el recto). La colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn, son las principales enfermedades que afectan al intestino grueso. El síndrome del intestino irritable (IBS), es el nombre técnico común para estas enfermedades.

La inflamación del colon
El intestino grueso se compone del colon y el recto. La función principal del colon, es absorber el agua y otras partículas de los alimentos no digeridos y pasarlos a la parte del intestino grueso, donde se almacenan en forma de las heces. Más tarde, se eliminan desde el ano mediante los movimientos intestinales. La inflamación del colon o la colitis, se produce cuando hay una inflamación en el revestimiento exterior. Algunas veces, si el colon tiene inflamaciones locales, se pueden formar las úlceras de estómago. Esta condición se conoce como la colitis ulcerosa.

Nuestro colon puede ser comparado con un tubo por donde corre el agua. Si la tubería se tapona debido a la acumulación de los residuos, entonces naturalmente, el agua no puede fluir a través de la misma. Es necesario limpiarla periódicamente para evitar que se tapone. Lo mismo ocurre con nuestro colon, el cual requiere una limpieza periódica. En el caso de una inflamación, ambos lados de las paredes del colon se vuelven delgados. Existe una posibilidad de que los residuos tóxicos escapen a través de estas paredes y consigan depositarse en los tejidos de nuestro cuerpo. Esto puede causar diversas enfermedades, como la destrucción de las células, la mala digestión o la dificultad en la defecación.

Las causas de la inflamación del colon
La causa exacta de la inflamación del colon no se conoce aún. Sin embargo, existen especulaciones, y la más convincente entre ellas, es que es causada por una activación anormal del sistema inmune en el intestino. Normalmente, el sistema inmune del cuerpo produce ciertas proteínas, que luchan contra las bacterias no deseadas o los virus que causan las enfermedades. Una vez concluida esta lucha, el sistema inmune deja de producir las proteínas. Si, por casualidad, el sistema inmune comienza a secretar las proteínas anormalmente, puede causar la inflamación.

Hay ciertas bacterias y virus, que producen toxinas, las que pueden estimular las células del colon a secretar ciertas sales, las cuales a su vez son responsables de la inflamación. Sin embargo, no hay información en cuanto al tipo especifico de bacterias o los virus que causan esta enfermedad.

Los síntomas de la inflamación del colon
El intestino grueso también se vé afectado, ya que existe un efecto directo sobre el movimiento intestinal. Los síntomas comunes de la inflamación del colon son:

  • La diarrea o el estreñimiento durante un largo período
  • Sangre y/o dolor al pasar las heces
  • Dolor abdominal o los problemas de los gases en el estómago
  • La fiebre y el dolor corporal
  • Los vómitos y las náuseas frecuentes
  • La pérdida de peso, la pérdida de apetito y la fatiga permanente.

¿Cómo diagnosticar la inflamación del colon?
Para diagnosticar esta enfermedad, el médico puede pedirle, que se someta a un análisis de sangre y un análisis de la materia fecal, que le ayudará a identificar las anormalidades en el colon. La colonoscopia y la sigmoidoscopia son ampliamente utilizadas como métodos, por los que el médico obtiene una imagen clara de la enfermedad. El médico inserta un pequeño telescopio especialmente diseñado, a través del ano del paciente y observa el interior del colon y el recto para detectar la inflamación. El médico también puede tomar muestras de los tejidos del intestino.

Tratamiento de la inflamación del colon
El tratamiento varía de una persona a otra y sobre todo depende de la medida, en la que la inflamación haya progresado. No existen medicamentos específicos para tratar o para curar la enfermedad. Generalmente, los médicos prescriben los medicamentos que reduzcan al mínimo los efectos de esta enfermedad. En todo caso, si la condición empeora y la medicación por sí sola no es suficiente para controlar la inflamación, entonces se sugiere la cirugía.

La medicación
Las drogas medicinales similares a los compuestos 5-ASA y los corticosteroides, se prescriben para reducir la inflamación en el colon. Generalmente, estos medicamentos se prescriben para los casos leves, que tienen varios niveles de intensidad. Estos medicamentos tienden a suprimir la inflamación y la mantendrán al nivel más bajo posible. Ciertos fármacos son recetados también para frenar la capacidad secretora del sistema inmune. Estos medicamentos son llamados inmunomoduladores, que ayudan a reducir la inflamación en los pacientes, en el caso de que los esteroides resultaron ineficaces.

La cirugía
En ciertos casos, cuando el medicamento es insuficiente para el tratamiento de la enfermedad, los médicos recomiendan la cirugía para los pacientes. La cirugía consiste en la eliminación de la obstrucción en el colon y el recto. Durante la cirugía, el cirujano puede crear una pequeña abertura en el abdomen y conectar a los dos extremos del intestino delgado (la ileostomía),  lo que facilita la evacuación de los intestinos evitando el colon, o puede extraer el colon y adjuntarle una “bolsa”, que facilita la evacuación de los intestinos de una forma inusual, que es a través del ano (la anastomosis ileoanal). Cualquiera de los dos métodos se utiliza, cuando la enfermedad está causando problemas. Lo mejor de la cirugía, es que después de la operación el paciente puede llevar una vida normal y activa.

La inflamación del colon puede causar el cáncer de colon, pero esto es muy raro. Para cuidar el colon, es necesario consumir los alimentos sanos y beber agua limpia y pura. En los casos relacionados con la salud, lo mejor es consultar con un médico para un diagnóstico y un tratamiento adecuados.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *