La humildad intelectual

La humildad intelectual se puede definir como el conocimiento de sus propios límites intelectuales. A pesar de que el hombre está lleno de conocimiento, aceptando el hecho de que siempre hay algunas otras posibilidades para aprender o actuar, se le llama la humildad intelectual. La necesidad de la aceptación es importante. Estar abierto a la crítica, la oposición y la aceptación son los rasgos de oro de la humildad intelectual. Lo contrario de este concepto es la ignorancia intelectual, una de las características de la persona, con la que ella puede presumir de saber más de lo que realmente sabe o hace. Ella vive en un mundo de mitos, ideas erróneas, ilusiones y falsas creencias y tiende a justificar estos “hechos” y se jacta de ellos. A pesar de que tiene menos conocimientos, pretende  imponer sus creencias a los demás.

Necesidad de humildad intelectual

Cada persona tiene una cierta cantidad de inteligencia que ella utiliza en un momento u otro. Sin embargo, algunas personas tienden a presumir de los conocimientos  que ellos piensan que son verdaderos. Por ejemplo, una persona puede tener algunos puntos de vista sesgados con respecto a una determinada religión. Cuando la persona se relaciona con los demás,  puede influir en algunas personas y por lo tanto crear una tensión entre ellas. Este tipo de malestar, finalmente puede crecer un día para crear una división fuerte entre las dos religiones. Los resultados pueden ser aún peores. Pero, si una persona tiene la humildad intelectual, su mente está abierta a la crítica. Si ella acepta el hecho de que está ablando de lo que, muy probable, no sea verdadero, entonces se puede prevenir las consecuencias posteriores.

El ser intelectualmente humilde no significa necesariamente que una persona tiene que ser sumisa y simplemente asentir con la cabeza a lo que otros dicen. Ella  sin duda puede tener su propia opinión, pero de una manera muy humilde, manteniendo un cierto margen para el cambio y la flexibilidad. En algunos países, un ritual para matar en nombre de Dios todavía existe. Nadie sabe quién puso su fundación. Pero, la gente todavía sigue los rituales de siempre, ya que “creen” que son verdaderos y tienen una base fuerte. Sin lugar a dudas, esas cosas crean malestar nacional e internacional entre los ciudadanos. A veces, las guerras santas pueden estallar.

Por lo tanto, si uno aprende a aceptar que no siempre tiene la razón o hay algo que todavía no sabe, se puede prevenir este malestar o tensión. Si el observador tiene ciertas ideas falsas y prejuicios en contra de las cosas particulares, teniendo la humildad intelectual él no producirá los resultados incorrectos, no llegara a las consecuencias graves. Por lo tanto, la humildad intelectual es necesaria para vivir una vida tranquila y  libre de prejuicios.

Unas palabras para recordar

Desde el nacimiento, cada individuo tiene la libertad de expresión y de pensamiento. Esto debe utilizarse con mucha prudencia. La mayoría de ustedes tiene la costumbre de culpar regularmente al gobierno por todos los problemas en su vida o en la sociedad. Este es también un caso de ignorancia intelectual. A menos que haya una fuerte prueba o evidencia que apoya el hecho, cada hecho es una verdad a medias. Usted nunca se debe creer lo que otros dicen. Mantenga su mente flexible y abierta a la aceptación de lo que usted cree que puede no ser verdadero. Acepte el hecho de que usted puede no tener razón a veces. Evite este tipo de situaciones o de lo contrario, incluso se puede formar una impresión equivocada de una persona y puede arruinar la buena relación que usted comparte con ella. Las personas a menudo tienen una fuerte creencia en numerosas supersticiones. Sin preocuparse están  o no demostradas. Si usted encuentra que hay poca o ninguna relevancia o pruebas que pueden apoyar a su decisión, pare el debate. Por lo tanto, cree solo en lo que se prueba. Cada día, los hechos van cambiando. El ejemplo más simple sería el de la temperatura. Si la temperatura es de 20 grados hoy, no significa necesariamente que será la misma para los dos próximos días. Por lo tanto, ¡la flexibilidad y la aceptación es la clave!

Para ejercitarse, trate de pensar en las últimas polémicas que ha oído. ¿Qué piensa usted al respecto? ¿Está a favor o en contra? ¿Está de acuerdo? ¿Cree usted en la persona con la cual discutía?. Trate de averiguar cuál era la verdadera noticia. ¿De verdad que coincide con su opinión? ¿Fue en realidad tal como se pensó? A continuación, tendrá una visión clara de todas las ideas erróneas que ha tenido todo este tiempo. Como se suele decir, nunca juzgues un libro por su cubierta, usted nunca debe imponer sus opiniones a los demás, ya que no puede merecer la pena de la justificación. No sea terco y mantenga su mente abierta a todo el conocimiento real que se puede admitir. Una persona de mente amplia y abierta es siempre amada por todos ya que su mente tiene un espacio para escuchar y aceptar sus defectos o cualquier tipo de oposición. Por lo tanto, evite ser demasiado confiado acerca de lo que usted no está seguro. Esto puede llevarlo a la frustración un día!

Por último, hay que recordar que todo en este mundo es imperfecto. Tiene sus pros y sus contras. Si usted apoya un hecho, entonces, puede estar seguro de que hay otras diez personas que se oponen al mismo. Usted siente que está bien y siente que está en lo cierto. Por lo tanto, ¡sea humilde, modesto y lo suficientemente flexible para que el mundo sea un lugar más compasivo!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *