La hipotensión postural


La hipotensión postural

¿Se siente siempre mareado que cuando usted se levanta después de estar sentado durante mucho tiempo? ¿O cuando se levanta por la mañana después de dormir durante muchas horas, se siente mareado y tiene que permanecer parado sin moverse en un solo lugar durante algún tiempo? Si es así, entonces lo más probable, es usted esté sufriendo de la hipotensión postural. Pero asegúrese, de que el vértigo que usted siente después de levantarse después de dormir es diferente a la somnolencia que usted experimenta trás haberse despertado. Tener sueño inmediatamente trás haberse despertado por la mañana está bién, pero los mareos que se pueden sentir al ponerse de pié es una causa de preocupación, ya que puede ser un indicio de una enfermedad o un trastorno de la presión arterial, que se conoce como la hipotensión postural, también conocida como la hipotensión ortostática.

La definición

Se refiere a una condición de la salud, donde el paciente experimenta una caída repentina de la presión sanguínea después de cambiar la posición del cuerpo. Todos experimentamos la hipotensión ortostática leve en algún momento u otro de nuestra vida, pero esta no dura más de unos pocos segundos y no le damos demasiada importancia al experimentarlo. Pero las personas que la padecen continuamente, suelen experimentar los síntomas de la presión arterial baja, como por ejemplo, un mareo repentino, el síncope, la visión borrosa, la dificultad para respirar, palpitaciones, las náuseas y los desmayos, etc. Esta condición es más común en las personas mayores, sin embargo, muchos jóvenes y las personas que sufren de los problemas de la presión arterial informan de estar experimentando la hipotensión ortostática.

Con el fín de comprender esta condición de la salud, usted debe conocer cómo funciona nuestro cuerpo cuando realizamos algunas posiciones drásticas con el cuerpo. Imaginemos, que nuestro cuerpo es como una botella de agua y cuando dormimos, el agua se distribuye uniformemente en la botella. Del mismo modo, cuando nos acostamos, la sangre en el cuerpo se distribuye uniformemente, pero cuando nos levantamos nuestro cuerpo cambia a una posición vertical, haciendo que el flujo de la sangre fluya a la parte inferior, manteniendo la parte superior vacía, al igual que cuando ponemos una botella de agua verticalmente, el agua se acumula en la parte inferior. Pues bién, a diferencia de la botella, el cuerpo tiene un mecanismo para controlar este flujo, que es involuntario. Cuando se cambia la postura, especialmente cuando se toma la postura vertical, nuestro corazón late más rápido y aumenta la cantidad de la sangre que se bombea, y a continuación, con la ayuda de la constricción, las arterias fuerzan la sangre a fluir a la parte superior del cuerpo hacia el corazón y el cerebro. Sin embargo, existen ciertos factores que pueden interferir con este proceso natural, que causa la presión arterial baja repentina.

Las causas

Podrían haber muchas razones subyacentes por las que se produce la presión arterial baja trás haberse puesto de pié. Algunas de las causas más importantes de la presión arterial baja y las que pueden llevar a la hipotensión postural, son los siguientes:

  • La atrofia multisistémica
  • La disautonomía general
  • El síndrome del cuerpo de Lewy
  • La disminución del volumen de la sangre
  • Las perturbaciones en la masa del corazón
  • Un fallo de los sensores de la presión de la sangre
  • Algunos problemas del sistema nervioso
  • La disfunción involuntaria del sistema nervioso
  • La obstrucción de los vasos sanguíneos
  • El bloqueo del sistema cardíaco

De las causas anteriores, es evidente que cualquier problema relacionado con el corazón y con el sistema nervioso puede aumentar sus probabilidades de sufrir la hipotensión ortostática. Esta condición es peligrosa debido a los efectos adversos obvios, que puede tener sobre nuestro cerebro, nuestro corazón y nuestro sistema nervioso. Si el cerebro y el corazón quedan privados de la sangre durante mucho tiempo, una persona puede sufrir un daño cerebral o un daño del corazón. Por lo tanto, es esencial informar a su médico de tales experiencias lo antes posible para evitar los episodios adicionales no deseados.

El tratamiento

Como se mencionó anteriormente, existen muchas causas subyacentes, que pueden causar la disminución de la presión arterial y la hipotensión ortostática en los pacientes, y por lo tanto, el tratamiento para esta condición es diferente para cada persona. Por lo general, después de eliminar las causas subyacentes, una persona puede ser capaz de mantener el nivel ideal de la presión arterial en todas las posiciones. En el caso de que la condición se produzca debido a algunos medicamentos, la interrupción del medicamento es el único tratamiento. A algunos pacientes también se les recomienda por sus médicos acerca de cómo cambiar sus posiciones del cuerpo de una forma segura, con el fín de evitar los síntomas de la presión arterial baja. En el caso de los problemas del corazón y del sistema nervioso, los médicos pueden prescribir algunos ejercicios y medicamentos durante un período determinado o para toda la vida.

El ejercicio regular, una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable le ayudarán a mantenerse alejado de la hipotensión postural, si no tiene ya algún problema cardíaco o algún problema con el sistema nervioso. Así que, nunca descuide su salud, así como las pequeñas señales por parte del organismo, que podrían ser un indicio de algunos problemas mayores de la salud.

Artículos relacionados:

Causas de la fluctuación de la presión arterial

Las causas de la tensión arterial baja

Tomar la presión arterial sin manguito

Lecturas de presión arterial según la edad

Causas de la presión arterial diastólica baja.

¿Cuál es la presión arterial demasiado baja?

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *