Hematuria sin dolor

La hematuria es un problema médico, que se caracteriza por la presencia de sangre (específicamente los glóbulos rojos o eritrocitos) en la orina. A base de la cantidad de sangre que se excreta en la orina, la hematuria se clasifica en dos tipos, a saber: la hematuria macroscópica y la hematuria microscópica. En el primer caso, la cantidad de sangre es significativamente alta, cambiando así el color de la orina a rosa o rojo. Mientras que en la hematuria microscópica, la cantidad de sangre presente es relativamente menor, por lo que requiere un análisis microscópico para la detección de los glóbulos rojos. A pesar de que la sangre en la orina se asocia sobre todo con el dolor, algunos pacientes informan sobre la hematuria indolora o la hematuria en ausencia de disuria.

Causas y síntomas de la hematuria sin dolor

Tanto el dolor como la hematuria dolorosa deben ser tomados en serio, ya que pueden ser un indicio de enfermedades graves y potencialmente mortales como el cáncer, las enfermedades crónicas del riñón y las infecciones. Muy a menudo, la hematuria dolorosa significa cálculos renales e infecciones, mientras que el tipo de dolor puede estar asociado con varias otras enfermedades que están relacionadas con los riñones, la vejiga y el sistema urinario.

Glomerulonefritis: Casi todos los trastornos relacionados con el glomérulo se acompañan con la condición de la hematuria indolora. Además de la sangre en la orina, la glomerulonefritis también puede causar una disminución en la producción de orina y el edema.

Fístulas arteriovenosas: Las fístulas arteriovenosas son acumulación anormal de vasos sanguíneos en el riñón y otras partes del sistema urinario. Muchas veces, las fístulas arteriovenosas se asocian con sangrado, que a su vez se convierte en la aparición recurrente de la hematuria con poco o ningún dolor.

Infecciones renales: Las infecciones de riñones (pielonefritis) también pueden causar hematuria sin dolor alguno. A veces, la inflamación del riñón (nefritis) se produce sin ninguna causa conocida, que se convierte en sangre en la orina.

Tumores renales y tumores de vejiga: La mayoría de los pacientes con cáncer renal y / o cáncer de vejiga que tienen sangre en la orina muestran ningún tipo de dolor significativo. Sin embargo, no es el único síntoma de la presencia de tumores en estos órganos. Teniendo en cuenta esto, un examen minucioso es necesario para la evaluación de la condición.

Cáncer del tracto urinario: La hematuria bruta es un signo común de cáncer del tracto urinario, tanto en hombres como en mujeres. Se suele recomendar la ecografía con el fin de localizar las células cancerosas e identificar los tipos de células. Otros síntomas perceptibles de cáncer del tracto urinario son micción frecuente y agrandamiento de los ganglios linfáticos.

Hipertrofia prostática benigna (HPB): La hematuria indolora también puede ser resultado de la hipertrofia prostática benigna (HPB) que causa el agrandamiento de la próstata. Otros síntomas de la HPB incluyen un malestar general y la incapacidad de orinar.

Enfermedad de células falciformes: Los pacientes con cualquier forma de anemia de células experimentan la enfermedad sin dolor. El médico puede realizar electroforesis de hemoglobina y / o prueba de la anemia de células para confirmar si la enfermedad de células falciformes es la causa de la presencia de sangre en la orina o no.

Ejercicio extenuante: Otra razón que causa dolor sin hematuria es un ejercicio extenuante. Si el ejercicio es la única causa de la sangre en la orina, entonces, los síntomas suelen desaparecer en dos o tres días. Sin embargo, si la hematuria aparece, incluso después de tres días, el médico puede recomendar una evaluación urológica más.

Medicamentos: Ciertas drogas y medicamentos (antibióticos, analgésicos, anticoagulantes) pueden causar hematuria que es libre de dolor. En tal caso, el médico puede prescribir alternativas a los medicamentos actuales, que son responsables de causar hematuria. Además un análisis de orina (después de cambiar los medicamentos) es necesario para comprobar la presencia de sangre en la orina.

En algunos casos, la hematuria indolora puede manifestarse como consecuencia de las infecciones del tracto urinario (ITU), necrosis papilar renal, cálculos renales y la enfermedad renal poliquística. Dependiendo de la causa subyacente, la hematuria puede ser una afección leve o un problema que amenaza la vida.

Diagnóstico diferencial de la hematuria sin dolor

Como hay varias razones posibles que provocan la hematuria indolora, una investigación completa siempre es aconsejable para descartar problemas graves de salud. Una correcta identificación de la causa raíz es también necesaria, para que el médico pueda determinar los medicamentos apropiados (si es necesario) y otras opciones de tratamiento. El mejor método para confirmar la causa exacta de la sangre en la orina es el diagnóstico diferencial. Dependiendo de la historia clínica y la exploración física del paciente, el médico puede recomendar cualquiera de las siguientes técnicas para el diagnóstico de la hematuria sin dolor.

Análisis de tira reactiva: Para los pacientes con hematuria, un análisis de tira reactiva se realiza generalmente para identificar todos los casos de trastorno del tracto urinario. En este método, las tiras de celulosa se utilizan para comprobar la cantidad de sangre presente en la orina. Si la tira cambia a verde oscuro después de la inmersión en la muestra de orina, esto indica la presencia de gran cantidad de sangre en la orina.

Pruebas de imagen: La tomografía computarizada (urografía) es el método más reciente del diagnóstico diferencial de la hematuria. En este procedimiento, todo el tracto urinario puede ser examinado en una sesión. En cuanto a la hematuria pediátrica, el médico puede realizar pruebas de diagnóstico por imágenes que involucran una mínima exposición a la radiación, como la ecografía y la urografía intravenosa (PIV).

Análisis de orina: Un análisis de orina requiere la comprobación de la composición de la orina. La presencia de células blancas de la sangre, junto con células rojas de la sangre indica infecciones del tracto urinario. Del mismo modo, las anomalías en la composición de la orina ayudan a descartar otras condiciones de salud. Si se sospecha una infección en el tracto urinario, se realiza un cultivo de orina para verificar si hay presencia de bacterias y otros patógenos.

Análisis de sangre: Un análisis de sangre también es un enfoque común de diagnóstico, que se realiza para confirmar las causas de la hematuria sin dolor. Si hay presencia de residuos en la muestra de sangre, entonces, esto significa el deterioro de la funcionalidad del riñón. Por lo tanto, una prueba de sangre es útil para detectar las enfermedades renales.

Cistoscopia: La cistoscopia involucra el examen óptico de la vejiga con la ayuda de un endoscopio. En el procedimiento, un tubo delgado fijado con una pequeña cámara se introduce en la uretra y se toman las imágenes de la vejiga. Las imágenes se examinan cuidadosamente para determinar las anormalidades en la vejiga.

El tratamiento de esta condición sin dolor depende de la causa subyacente y el resultado de diagnóstico. De manera general, los casos de hematuria en niños y adultos reciben tratamientos diferentes. También se debe tener en cuenta que tanto el dolor como la hematuria dolorosa pueden ocurrir sin ninguna razón específica. Según las estadísticas, la hematuria asintomática ocurre en aproximadamente el 2,5 por ciento de la población mundial. Por lo tanto, un examen minucioso de la hematuria indolora sólo puede revelar si la situación actual requiere una intervención terapéutica o no.

You may also like...

1 Response

  1. RAMONA dice:

    HOY EN LA MAÑANA MI HERMANO FUE AL BAÑO Y NOTO ALGO DE SANGRE EN LA ORINA, PERO SIN DOLOR NI ARDOR, Y YA NO VOLVIO APARECER EN TODO EL DIA, QUE PUDO SER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *