La diarrea y náuseas

La diarrea y las náuseas son dos afecciones médicas comunes y contrapuestas. Mientras que la diarrea es el aumento de la frecuencia de las deposiciones o aumento de la flojedad de las heces, las náuseas son el malestar en el estómago, que precede a los vómitos, aunque no siempre es así. La aparición de estos trastornos no requiere de pánico alguno, estos síntomas pueden ser un indicador de un problema de salud en el cuerpo. Por lo tanto, la diarrea y las náuseas no deben pasarse por alto.

Causa de la diarrea y las náuseas

Intoxicación alimentaria

La intoxicación alimentaria es una condición común que ocurre debido a la ingestión de alimentos contaminados. En la mayoría de los casos, las bacterias; estafilococo o E. coli son responsables de causar intoxicación alimentaria. Los síntomas más inmediatos de intoxicación alimentaria son dolor abdominal, diarrea, náuseas y vómitos. Las personas con intoxicación por alimentos a menudo terminan deshidratadas, agravando así el problema. Esta deshidratación a la larga produce la sensación de náuseas.

Embarazo

La diarrea y las náuseas durante los meses de embarazo son bastante comunes. Aproximadamente el 50% -90% de todas las mujeres embarazadas experimentan náuseas durante  los primeros meses de embarazo. Esto es porque, durante el embarazo el equilibrio hormonal no está en su nivel usual. La diarrea puede ser el resultado de ingerir alimentos altamente nutritivos durante el embarazo. La ingesta de líquidos extra también puede ser la razón. Algunas mujeres embarazadas también consumen vitaminas prenatales que conducen a la diarrea. Sin embargo, las mujeres embarazadas que presentan diarrea deben notificar a sus ginecólogos sobre la misma.

Diverticulitis

La diverticulitis es una enfermedad digestiva común, que ocurre principalmente en el intestino grueso. Cuenta con formación de bolsas en las paredes del colon. A menudo, las heces se atascan en estas bolsas y causan la infección y la inflamación. Los síntomas de esta condición incluyen dolor abdominal, distensión abdominal, estreñimiento, náuseas, vómitos, diarrea e incluso, pequeñas cantidades de sangre en las heces. Los antibióticos y los cambios en la dieta ayudan a aliviar los síntomas.

H1N1 o Gripe Porcina

Desde hace algún tiempo, el mundo ha estado luchando contra los casos de gripe porcina en una escala enormemente grande. Esta epidemia ya se cobró millares de vidas en todo el mundo. Los equipos médicos educan a la gente para la detección de esta enfermedad en las primeras etapas lo que ayudaría a salvar vidas. Los síntomas que aparecen son dolor de garganta, tos, fatiga, secreción nasal, dolor de cabeza, náuseas, vómitos y diarrea. Sin embargo, ya que los síntomas tienen apariencia a síntomas del resfriado común, la identificación no es fácil. En caso de duda, hágase una prueba de gripe porcina.

Apendicitis

La inflamación del apéndice (una bolsa pequeña unida al intestino grueso) se denomina apendicitis. Un síntoma temprano de la apendicitis es el dolor abdominal, que aunque vago al principio, tiende a intensificarse después. Las náuseas, disminución del apetito, vómitos y fiebre leve también lo van acompañando. Si el apéndice se rompe, el revestimiento de la cavidad abdominal se infecta y se intensifica la intensidad del dolor. El dolor se acompaña de otros síntomas como escalofríos, estreñimiento, fiebre, e incluso diarrea.

Alergias a los alimentos

El sistema inmunológico de las personas que sufren de alergias a los alimentos, malinterpreta las proteínas de algunos comestibles específicos y los confunde con alimentos perjudiciales o cuerpos extraños. Por lo tanto, libera anticuerpos para luchar contra estas proteínas, que en realidad son inofensivas. Este disparador de anticuerpos en el torrente sanguíneo conduce a la aparición de los síntomas de alergia a los alimentos, como dificultad para respirar, picazón en la nariz, la boca, los ojos o la piel, náuseas, secreción nasal, inflamación de los párpados, los labios, la cara y la lengua, dolor abdominal, diarrea y mareos.

Síndrome de Shock tóxico

Este síndrome es causado por las toxinas liberadas en el torrente sanguíneo por ciertos tipos de  bacterias de estafilococos. Los factores de riesgo de esta condición incluyen el parto, el uso de tampones (especialmente durante largos períodos de tiempo), esponjas vaginales o anticonceptivos de barrera, cirugías o incluso la menstruación. Los síntomas de este síndrome son el enrojecimiento de los ojos, la boca, la garganta, dolores de cabeza, dolores musculares, baja presión arterial, diarrea, náuseas, vómitos o incluso convulsiones. El 50% de los casos de síndrome del shock tóxico son mortales.

Estas fueron algunas de las causas en las que la diarrea y las náuseas ocurren al mismo tiempo. Debido a que estos síntomas son comunes a varias condiciones, entonces ¿cómo podemos saber cuándo hay que acudir al médico? Busque atención médica de inmediato si usted tiene dolor de estómago, dolor de cabeza intenso, vómito, (sangre), vómitos persistentes o presenta sangre en las heces. Si usted no ha tenido ninguna producción de orina durante 12 horas, significa que usted está deshidratado, así que consulte con su personal médico inmediatamente.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *