La amigdalitis crónica en los niños. Las causas y los síntomas.

La amigdalitis crónica en los niños. Las causas y los síntomas.

Muy a menudo, en los niños de 2 a 3 años se producen unos procesos inflamatorios en la nasofaringe, que por la actitud irresponsable de los padres y el tratamiento inoportuno, más adelante adquiere un carácter crónico. Un ejemplo notable es la amigdalitis crónica, o en otras palabras, la inflamación de las amígdalas. La infección, establecida en estas, causa los procesos alérgicos, lo que provoca la inflamación. Al igual que con cualquier enfermedad crónica, la amigdalitis tiene unos períodos de exacerbaciones y de remisiones.

Las amígdalas son muy importantes para el cuerpo. Precisamente estas están involucradas en la producción de las células inmunes, lo que a su vez inhibe la infección. Son como una barrera protectora para evitar la penetración de diversos microbios y virus en las vías respiratorias y en el tracto digestivo. Una inflamación crónica debilita las funciones de protección. Como resultado, el niño se vuelve débil y a menudo se enferma. También vale la pena señalar una cierta relación de las amígdalas con el funcionamiento de los órganos femeninos. La inflamación de las amígdalas puede causar en las niñas una disfunción sexual (las alteraciones de la pubertad y de los ciclos menstruales). La amigdalitis crónica en un niño interfiere en la calidad de vida no de la mejor manera. Así que no se debe descuidar el tratamiento de esta enfermedad.

Las causas de la amigdalitis crónica en los niños

  • SARS, Frecuentes dolores de la garganta
  • la infección en la nasofaringe
  • las caries, la sinusitis, las adenoides, y otros
  • el organismo del niño se vuelve debilitado
  • la hipotermia, la mala nutrición, la disminución de la inmunidad

Los niños que presentan la hipersensibilidad a ciertos medicamentos o a los alimentos, la que se manifiesta en forma de la diátesis, son más propensos a la amigdalitis crónica.

Si el niño se enferma con frecuencia, la infección prácticamente se instala en las amígdalas y se comienza a multiplicar en las mismas, y el sistema inmunológico del bebé no puede hacerle frente, por lo que la enfermedad se vuelve crónica.

Los síntomas de la amigdalitis crónica en los niños

La amigdalitis crónica en los niños se parece a menudo al dolor de la garganta. Pero es necesario saber, que aún siendo bastante frecuente, el dolor de garganta no es necesariamente la amigdalitis. Con el tratamiento adecuado y oportuno de la angina, la enfermedad desaparece completamente con la restauración de todo el tejido de las amígdalas. En la amigdalitis crónica, por otro lado, sucede un cambio en la estructura de las amígdalas. Estas simplemente dejan de cumplir con su función.

Pero cuando el mal tratamiento de la angina o si el sistema inmunológico del niño está debilitado severamente, la amigdalitis crónica aún se puede desarrollar. A menudo, las frecuentes SARS son suficientes para que comiencen los cambios estructurales en las amígdalas y sus trastornos funcionales. Así que, si el niño se enferma a menudo es necesario consultar con un médico otorrinolaringólogo, el cual después de un examen detallado de las amígdalas podrá confirmar o descartar el diagnóstico.

También vale la pena prestar atención a los siguientes síntomas:

  • un aumento de los ganglios linfáticos cervicales
  • la elevación periódica de la temperatura corporal a un bajo grado (subfebril)
  • la garganta seca y rasposa, una tós ligera
  • la pérdida de apetito
  • dolor de la cabeza
  • la disminución del rendimiento

Las complicaciones de la amigdalitis crónica

Se puede entender que la enfermedad no es tan inofensiva conociendo las posibles consecuencias:

  • el reumatismo (enfermedad de las articulaciones) o la artritis reumatoide
  • las complicaciones del corazón (la miocarditis, la endocarditis)
  • las complicaciones de los riñones (la glomerulonefritis, la pielonefritis)
  • la neumonía, la bronquitis crónica, el asma bronquial
  • los trastornos del metabolismo

El tratamiento de la amigdalitis crónica en los niños

El tratamiento de la amigdalitis crónica sólo lo podrá designar un médico de ORL. La automedicación en esta enfermedad no es recomendable y es peligrosa para la salud del niño. Por lo general, el médico designa a un tratamiento conservativo (la medicación, las hierbas, la homeopatía y la fisioterapía). Este tratamiento es bastante largo, por lo que el niño y los padres deben tener paciencia. Solamente como un último recurso, cuando el tratamiento estándar no ha ayudado, a su hijo se prescribe una cirugía.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *