La albúmina en la orina

Las proteínas han sido a menudo referidas como los bloques de construcción del cuerpo. Nuestro cuerpo necesita varios tipos de proteínas para mantener una salud óptima. La albúmina y la inmunoglobulina son dos proteínas que desempeñan un papel esencial en la coagulación de la sangre y el mantenimiento de los fluidos corporales. Estas también ayudan a combatir las infecciones. Aunque no es inusual tener trazas de proteínas en la orina, una persona diagnosticada con cantidades anormales de proteínas en la orina necesita atención médica inmediata.

La persistencia de altos niveles de albúmina en la orina son indicativos de una condición patológica llamada albuminuria. En general, la presencia de cantidades excesivas de proteínas en la orina se refiere médicamente a la proteinuria. Bajo circunstancias normales, las proteínas de gran tamaño no pueden pasar a través de los glomérulos. Los glomérulos son los grupos entrelazados de los capilares en los riñones. Estos actúan como pantallas para filtrar la sangre. Los riñones sanos mantienen las proteínas y eliminan sólo los residuos de la proteína. Grandes cantidades de proteína en una muestra de orina es básicamente indicativo de mal funcionamiento de los riñones. Si la orina contiene una gran cantidad de esta proteína, hay una mayor probabilidad de un desarrollo de un trastorno renal en el futuro.

Los síntomas

Por lo general, los síntomas de la albuminuria en las etapas iniciales son difíciles de detectar. Sin embargo, uno puede experimentar ciertos síntomas en caso de fuga de grandes cantidades de esta proteína en la orina. Orina espumosa es uno de los síntomas más comunes. Esta condición puede manifestarse en forma de edema. Los bajos niveles de energía o fatiga también pueden ser experimentados por el paciente. Si la función renal se deteriora, se podría incluso aumentar de peso. Las mujeres que sufren de esta condición durante el embarazo pueden ser susceptibles a un parto prematuro.

Causas

Lo ideal sería que esta proteína no estuviera presente en la orina, pero cuando los riñones no están funcionando correctamente, podría pasar a través de los glomérulos y encontrar su camino en la orina. Los niveles elevados son indicativos de los glomérulos dañados o defectuosos en los riñones. Por lo tanto, la determinación de los niveles de esta proteína en la orina puede ayudar a diagnosticar si una persona está sufriendo de alguna enfermedad renal o no. Generalmente las personas que sufren de diabetes tipo 1 tienen un riesgo mayor de desarrollar esta condición. Otras afecciones que pueden tener un efecto adverso sobre la función renal son la hipertensión, cirrosis hepática, insuficiencia cardíaca o el lupus eritematoso sistémico.

Diagnóstico y tratamiento

El nivel de proteína en la orina se puede controlar con la ayuda de pruebas de diagnóstico. Una prueba de rutina se puede realizar para ver si las moléculas de proteínas grandes son retenidas en la sangre, mientras que los riñones filtran sólo las impurezas más pequeñas. A veces, las proteínas pueden aparecer en la orina debido a los altos niveles de proteína en la sangre por lo que los médicos pueden comprobar los niveles de proteína en la sangre también. En el caso de las mujeres embarazadas, los niveles elevados en la orina pueden ser un signo de problemas en los vasos sanguíneos, lo que a consecuencia puede obstaculizar el crecimiento del feto y provocar un parto prematuro. Por lo tanto, los análisis de orina deben llevarse a cabo a intervalos regulares para verificar los niveles de la proteína durante el embarazo.

Los médicos suelen ordenar la prueba de orina de microalbúmina cuando sospechan  el deterioro de la función renal. La prueba de la muestra de orina para la proteína y el control de la creatinina de albúmina puede ayudar a evaluar el estado de los riñones del paciente, en gran medida. En el caso de un individuo sano, el nivel de albúmina en la orina en una muestra de orina al azar debe estar dentro del rango de 0 a 8 mg / dl. Si la muestra de orina ha sido recogida durante un período de 24 horas, el nivel de esta proteína no debe ir más allá de 150 mg. Si los niveles van más allá del rango normal, es indicativo de mal funcionamiento de los riñones. Si el riñón está dañado, los niveles de esta proteína en la orina será alto, incluso si los niveles en sangre son normales.

¿Cómo pueden reducirse los niveles de esta proteína? Pues bien, tratar la causa subyacente sin duda sería beneficioso. Si una persona sufre de diabetes o la hipertensión, el tratamiento farmacológico debe ser administrado para mantener el nivel de glucosa en la sangre y la presión arterial bajo control. Aquellos que sufren de estas condiciones médicas pueden necesitar inhibidores de la enzima convertidora (IECA) o antagonistas del receptor de la angiotensina (ARA II) para proteger la función renal. Los médicos también pueden recetar ciertos diuréticos con el fin de deshacerse del exceso de líquidos del cuerpo.

El mal funcionamiento del riñón va a tener un efecto adverso en los procesos corporales que son vitales para el funcionamiento global de la salud del cuerpo. Dado que la albuminuria es un signo de problemas en los riñones, el seguimiento de los niveles de esta proteína puede ayudar en el diagnóstico oportuno y tratamiento de los trastornos renales. No es necesario decir, que un diagnóstico oportuno y el tratamiento médico, junto con los cambios relacionados con el estilo de vida pueden detener la progresión de la enfermedad renal y ayudar a prevenir las consecuencias fatales de la disfunción renal.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *