La inflamación de la garganta

La inflamación de la garganta en los términos médicos se conoce como la faringitis y a menudose llama como dolor de la garganta. En realidad, es causada por una infección del tracto respiratorio que conduce a la faringe inflamada. La faringe se encuentra entre la boca y la laringe.  En la mayoría de los casos, las causas son las infecciones virales o las infecciones bacterianas. Cuando es causada debido a una infección viral, hay posibilidades de que pueda ser contagiosa. La inflamación también es causada por las alergias estacionales, sobre todo debido al cambio climático repentino.

Los síntomas

Una persona que sufre de la faringitis, puede  sufrir de todos o de algunos de los siguientes síntomas:

  • Dolor continuo de la garganta
  • Dolor y molestias al tragar
  • Inflamación de los ganglios linfáticos o de las amígdalas
  • Manchas rojas en la parte posterior de la garganta
  • La fiebre alta seguida de un dolor corporal
  • Dolor de la garganta
  • Un revestimiento gris o blanco en las amígdalas
  • La tós
  • Las náuseas y dolor de la cabeza
  • La pérdida de apetito
  • La congestión nasal o la secreción de moco

Aunque los síntomas seguirán siendo los mismos, la gravedad de los síntomas anteriores pueden variar.

Las opciones de tratamiento

Si la inflamación no es tratada, puede conducir a un caso grave de la amigdalitis, por lo tanto, es necesario hacer uso de los recursos lo antes posible. Cuando usted descubra algunos de los síntomas anteriores, busque la ayuda médica. Los médicos realizarán algunas pruebas, tomando una muestra de la garganta para determinar la causa. Conocer la causa, le ayudará a tomar una opción de tratamiento adecuada. En la mayoría de los casos, la inflamación que es causada por las bacterias es tratada con los antibióticos. Cuando la inflamación es causada por un virus, se cura por sí misma. Sin embargo, algunos analgésicos como la aspirina, el ibuprofeno y el naproxeno son prescritos por el médico. Estos medicamentos se utilizan generalmente para reducir el dolor y otros síntomas relacionados. Los medicamentos deben tomarse sólo bajo la supervisión médica y los medicamentos sin receta deben ser evitados. Los niños no deben tomar aspirinas debido al riesgo del síndrome de Reyes.

Los remedios caseros

Existen algunos remedios caseros, que son los mejores paratratar la infección de la garganta. Los remedios caseros pueden reducir el malestar, el dolor y la angustia causada por la inflamación de la garganta. Los siguientes son algunos de los remedios caseros que le pueden proporcionar un alivio inmediato.

Hacer gárgaras con el agua salada
Añadir una cucharadita de sal al agua caliente y revolver bién. Ahora haga gárgaras con la solución, deje que la solución esté dentro de la boca durante 15 – 20 segundos, y escúpala. Haga esto cuatro o cinco veces al día. Puede proporcionar un grán alivio. La sal impide un mayor crecimiento de las bacterias.

La leche y la cúrcuma
Añadir una pizca de cúrcuma en un vaso de leche tibia, también se puede añadir azúcar a gusto. Beba esta leche después de las comidas diarias por la noche. Este es el método tradicional más eficaz. Esto le ayudará a deshacerse del dolor de la garganta.

El ajo
El ajo tiene muchas propiedades antibacterianas y antifúngicas. La masticación y la deglución de 2 o 3 dientes de ajo con una cucharada de la miel, puede ser beneficioso. Es uno de los remedios más efectivos para el dolor de la garganta.

El vinagre de manzana
Añadir unas gotas del vinagre de sidra de manzana al agua y hacer gárgaras con la misma tres o cuatro veces al día. Las propiedades ácidas del vinagre de sidra de manzana  pueden matar las bacterias presentes en la garganta. También puede aliviar el dolor de la garganta.

Esperamos que las soluciones anteriores le ayudarán a eliminar el dolor, el malestar y la angustia causada por esta infección. Si usted está sufriendo recurrentemente, siempre es mejor buscar la ayuda médica, que esperar y ver la curación de la  inflamación por sí sola.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *