Las infecciones respiratorias agudas en los niños – los síntomas y el tratamiento

A pesar de que la mayoría de los padres de hoy en día están versados en las cuestiones de la medicina, muchos todavía están confundidos acerca de los términos de las IRA y SRAS. De hecho, todo es muy simple: las infecciones respiratorias agudas son un concepto que reúne a toda una serie de enfermedades infecciosas agudas que atacan el tracto respiratorio superior. Este grupo incluye el Síndrome respiratorio agudo severo o SRAS (infecciones virales respiratorias graves) – una categoría de enfermedades que son debidas exclusivamente a los virus.

El término IRA combina las infecciones no específicas diferentes, mientras que el lugar de su ubicación no importa. Esto significa, que la rinitis y la neumonía caen en la categoría de las IRA. Cuando el médico realiza el diagnóstico, descifra y aclara el mensaje, indicando la naturaleza de la enfermedad: el órgano está dañado por cualquier patógeno (por ejemplo, la bronquitis, la laringitis, la otitis).  Se estima la etiología, es decir, que es causada por un virus o una infección bacteriana. Dado que la causa de casi del 90% de todas las infecciones respiratorias agudas son los virus, los términos del IRA y SRAS se consideran prácticamente sinónimos.

Las causas de las infecciones respiratorias agudas en los niños

Podemos distinguir dos causas de las enfermedades respiratorias agudas:

  • Los virus (incluyendo varios tipos de influenza, la infección por los adenovirus, y muchos otros).
  • La infección bacteriana.

El portador de cualquiera de ellos es una pesona enferma. Especialmente peligroso es el periodo de inicio de la enfermedad, cuando únicamente se puede sentir una debilidad leve, pero el virus se libera de forma activa en el medio ambiente, contaminando a cualquier persona que se encuentre cerca. La infección se propaga por las gotitas de saliva u otra secreción. En el transcurso de la conversación, al toser o al estornudar se dispersan pequeñas gotas de saliva que contienen el virus. La segunda forma de la infección son las manos sucias. Un ejemplo sencillo: una pesona enferma cubrió la boca o la nariz, y luego tocó un pasamanos de una escalera o del transporte. Si el mismo procedimiento pero en el orden inverso repetirá otra persona sana, hay una alta probabilidad de infección.

Aunque la mayoría de los niños se enfrentan con los virus todos los días, no todos enferman. El grupo de riesgo incluye a los niños con el sistema inmune debilitado que tienen los co-morbilidades. No menos peligroso es aguantar las bajas temperaturas ambientales durante un período de tiempo prolongado, porque las funciones de protección del organismo se debilitan y el virus lo ataca fácilmente.

Los síntomas de las infecciones respiratorias agudas

A diferencia de muchas otras enfermedades, los síntomas de las infecciones respiratorias agudas en los niños pueden no ser evidentes inmediatamente. Un bebé infectado puede ser letárgico o inquieto, negarse a comer, a beber y a caminar, puede estar irritable. Unos días más tarde pueden mostrarse los síntomas principales:

  • picor en la garganta o dolor
  • edema de la mucosa
  • secreción nasal y la tós
  • el aumento de la fiebre, los escalofríos
  • quejas de dolor de la cabeza.

La mayoría de las madres, cuyos niños han estado expuestos a estas infecciones, ya saben cómo comportarse adecuadamente en este caso. Sin embargo, la consulta y la supervisión médica siguen siendo necesarias: él medico tiene que inspeccionar al niño, prescribir un tratamiento, asegurando que la enfermedad pase sin complicaciones.

La base del tratamiento de las IRA en los niños

El tratamiento de la IRA dependerá de lo que la causó (un virus o una infección bacteriana). Si el niño tiene fiebre que se eleva rápidamente, está experimentando un dolor de garganta que vá empeorando, y un malestar severo, hay una alta probabilidad de una infección bacteriana. En este caso, es imprescindible llamar al médico, para recibir junto con otros medicamentos y recomendaciones un tratamiento de antibióticos.

Si la causa de la enfermedad respiratoria aguda es un virus, hay un cierto algoritmo para proceder, después del cual se facilita en grán medida la recuperación de la enfermedad:

  • Asegúrese de que el niño beba muchos líquidos: esto no sólo previene la deshidratación, la cual le elevará la temperatura corporal, sino también elimina los productos de desintegración y evita la intoxicación.
  • Si el niño tiene una temperatura ligeramente elevada, se recomienda salir al aire fresco.

Si los síntomas de SRAS se manifiestan con suficiente fuerza, sólo un médico debe controlar la enfermedad y prescribir el tratamiento. El no hacerlo puede dar lugar a unas complicaciones graves y empeorar la situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *