El dolor del hígado después de comer


El hígado es el órgano más grande glandular del cuerpo humano. Se encuentra justo debajo del diafragma, en la sección superior derecha del abdomen. Justo debajo del hígado, se encuentra un pequeño saco en forma de una pera que almacena la bilis, un jugo digestivo que es producido por el hígado. Cuando comemos los alimentos que son ricos en grasas, la vesícula se contrae para entregar la bilis en el intestino delgado. La bilis ayuda en la emulsificación de las grasas y facilita la digestión de los alimentos grasos. Muchas de las toxinas que se almacenan en el cuerpo son solubles en la grasa por la naturaleza. El hígado neutraliza estas toxinas, convirtiéndolos en las sustancias solubles en el agua. Por lo tanto, hace que la tarea de la excreción de dichas sustancias sea más fácil. Muchos procesos metabólicos vitales dependen del funcionamiento sano del hígado por lo que una persona diagnosticada con una enfermedad del hígado puede sufrir de un metabolismo lento. Como el hígado ayuda a descomponer la grasa, una persona que sufre de un problema del hígado puede experimentar el dolor en el hígado después de comer los alimentos grasos. He aquí alguna información sobre las condiciones médicas que pueden afectar al hígado, y dan lugar al dolor después de las comidas.

Las causas del dolor del hígado después de las comidas

Dado que el hígado está localizado en el cuadrante superior derecho del abdomen, un mal funcionamiento del hígado se manifestaría en forma del dolor que se siente en la parte superior derecha del abdomen. El dolor podría incluso ser referido al hombro derecho o a la espalda. Puesto que muchos órganos se encuentran en el abdomen, es esencial para identificar el origen del dolor. Lo que se puede considerar por ser el dolor del hígado, incluso podría ser el dolor que irradia de los órganos circundantes. A continuación encontrará la información sobre las enfermedades del hígado que pueden causar el dolor en el hígado después de comer.

La enfermedad del hígado graso: La enfermedad del hígado graso es una de las causas más comunes del dolor del hígado. Esta enfermedad hepática está asociada con la acumulación de las grasas en las células del hígado. La acumulación de la grasa en las células del hígado se produce como el resultado de la retención anormal de los lípidos dentro de estas células. A medida que la enfermedad progresa, estas células reemplazan el tejido sano, lo que afecta a la función del hígado de una manera negativa. El consumo excesivo del alcohol o los alimentos ricos en grasas son los dos estilos de la vida poco saludables que pueden hacer que uno sea susceptible a esta condición. La enfermedad del hígado graso se clasifica en alcohólicas, así como de causa no alcohólica del hígado graso. La enfermedad no alcohólica del hígado graso afecta a las personas que beben muy poco o no consumen el alcohol en absoluto. Los diabéticos y las personas obesas están incluidos en los grupos de alto riesgo. Un alto consumo de los alimentos ricos en grasas o un estilo de vida sedentario también pueden hacer que uno sea muy susceptible a la enfermedad del hígado graso. Una persona que sufre de esta enfermedad puede desarrollar una intolerancia a los alimentos grasos, y puede, tener el dolor del hígado después de ingerir los alimentos, que son ricos en las grasas saturadas.

La enfermedad de la vesícula biliar: Como se mencionó anteriormente, la vesícula biliar actúa como un reservorio de la bilis. La bilis está compuesta del colesterol, los pigmentos y las sales biliares. Si la bilis se satura en las cantidades excesivas, el colesterol entonces puede cristalizar en los depositos, duros como una piedra. Estas masas son referidas como los cálculos biliares. Estos depósitos endurecidos pueden formarse en la vesícula biliar, o incluso en los conductos que facilitan el paso de la bilis desde el hígado a la vesícula biliar. Los cálculos biliares emergen como una causa común de los conductos biliares bloqueados, la inflamación de la vesícula biliar o la acumulación de la bilis en el hígado. A veces, el desequilibrio en la composición de la bilis, podría conducir a la formación de piedras como las masas en el propio hígado. Estos depósitos de la piedra como se llaman los cálculos intrahepáticos. Aunque estos no son tan comunes como los cálculos biliares, éstos seguramente darán lugar a los síntomas molestos. Si el hígado no es capaz de procesar la bilis de una manera correcta, uno puede no ser capaz de digerir los alimentos grasos. Como el resultado, uno puede experimentar el dolor abdominal después de las comidas.

El tratamiento del dolor del hígado

Un examen físico sin duda no sería suficiente para ayudar a los médicos determinar o localizar la fuente del dolor. Esta es la razón por la cual los médicos pueden realizar una ecografía abdominal. Las técnicas de la imagen como la ecografía, la tomografía computarizada o la resonancia magnética, sin duda pueden ayudar en el diagnóstico de las lesiones, los crecimientos anormales o las anomalías que procedan. Un análisis de la historia médica del paciente también ayudará. La causa subyacente del dolor abdominal  de la parte superior derecha podría ser una enfermedad del hígado o incluso una condición asociada con cualquiera de los órganos que se encuentran en la cavidad abdominal. Las opciones del tratamiento por lo tanto, se varían dependiendo de la causa subyacente. Si las pruebas revelan una inflamación, los farmacos antiinflamatorias se prescriben. La cirugía puede ser necesaria, si la terapia con los medicamentos o las terapias de la curación alternativa no parecen aliviar el dolor causado por las masas de piedra. Dado que los malos hábitos alimenticios son una de las causas más comunes de los problemas del hígado, uno ciertamente se beneficiaría de seguir una dieta saludable. Si una mayoría experimenta el dolor en el hígado después de una comida rica en las grasas, la cosa sabía para hacer, sería reducir nuestro consumo de los alimentos ricos en las grasas. Los problemas del hígado, en la mayoría de las veces, son el resultado directo del abuso del alcohol. Uno debe, por lo tanto, abstenerse del consumo del alcohol. Dado que el mal funcionamiento del hígado puede ser atribuido a la acumulación de las toxinas en el cuerpo, también se puede ver ciertos remedios a base de las hierbas para limpiar el hígado. El cardo de leche, la manzanilla, la raíz del diente de león, la alcachofa y la cúrcuma son algunas de las hierbas que se pueden incorporar en la dieta con el propósito de la desintoxicación del hígado.

El hígado es un órgano vital que realiza varias funciones esenciales. Por tanto, cabe hacer los cambios relacionados con el estilo de la vida que promuevan el funcionamiento sano del hígado. El dolor abdominal, la distensión abdominal, la indigestión, la coloración amarillenta de la piel, las náuseas, los vómitos y la picazón son algunos de los síntomas comunes de la enfermedad hepática. Si usted ha estado experimentando cualquiera de estos síntomas, busque la ayuda médica. El dolor después de comer los alimentos grasos se atribuye principalmente a la enfermedad del hígado graso o al desequilibrio en la composición de la bilis que es la razón para las modificaciones en la dieta que puede ayudar con el alivio de tales síntomas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *