La glándula sublingual

Las glándulas salivales son las responsables de mantener la boca lubricada y ayudan a masticar y a tragar la comida. Existen principalmente tres pares de glándulas salivales: las glándulas parótidas, las submandibulares y las sublinguales. Estas glándulas son las responsables de la secreción de la saliva dentro de la boca. La glándula parótida está presente cerca de los oídos, la submandibular está presente bajo la mandíbula y la glándula sublingual está presente bajo la lengua. Aparte de estas, existen muchas glándulas pequeñas que secretan la saliva en la boca. Por lo tanto, vamos a averiguar la estructura, la colocación y el funcionamiento de esta glándula sublingual.

La ubicación y la estructura de la glándula sublingual

La glándula sublingual se encuentra debajo de la lengua o en el piso de la boca. También se llama glándula mucosa, ya que en su mayoría produce moco. Es pequeña, en forma de almendra y cuenta con cerca de 8 a 20 conductos excretores, que se llaman Rivinus. El conducto principal de esta glándula es el conducto de Bartholin, que une las glándulas submandibulares para drenar el moco. El resto de los conductos se abren en las diferentes partes de la boca y la saliva es secretada a través de unos pequeños tubos. Estas glándulas contribuyen al 5% de la saliva total que entra en la cavidad oral.

La función de la glándula sublingual

Las glándulas salivales son responsables de numerosas funciones, y como la glándula sublingual está presente por debajo de la lengua, realiza muchas funciones importantes.

  • La función más importante de la glándula salival es mantener la boca húmeda y lubricada. Esto ayuda a mantener la boca en un buén estado de la salud oral. Durante el día, la boca se utiliza para muchas cosas, como para comer, hablar, beber, etc, lo que mantiene las glándulas salivales activas todo el tiempo. Pero durante la noche, las glándulas salivales sublinguales no se usan mucho. Esto dá lugar a las condiciones de la sequedad de la boca y el mal aliento. Sin embargo, esta condición desaparece a la mañana siguiente, y las glándulas salibares se activan de nuevo.
  • La saliva o la mucosa secretada de estas glándulas, se mezcla con el alimento que ayuda en la demolición adecuada y la deglución de los alimentos. Si la producción de estas glándulas no es adecuada, entonces la persona puede enfrentarse a la dificultad para tragar los alimentos o también puede provocar la asfixia por los alimentos en el tubo alimenticio.
  • La saliva secretada por las glándulas se compone del agua, moco, y la enzima amilasa. El agua es, sin duda, el elemento más importante en cualquier función, pero la enzima amilasa es también de grán ayuda en la digestión de los alimentos. Descompone los alimentos en las sustancias simples, que pueden ser absorbidas fácilmente por el cuerpo. Por ejemplo, el almidón se descompone en la maltosa, que es fácilmente absorbida por el cuerpo.
  • También facilita la disolución de muchas sustancias, lo que se lleva a cabo después de entrar en contacto con la saliva. Esto ayuda a las papilas gustativas a degustar las sustancias con mayor eficacia.

La glándula sublingual: Los problemas

Como la glándula está presente en la boca, es propensa a muchas infecciones. El signo más común de la infección de la glándula salival es la hinchado. Esta inflamación se debe a la obstrucción de los pequeños tubos o los conductos que secretan la saliva o la mucosa. Puede ser muy doloroso y puede restringir la secreción de la saliva, lo cual puede dar lugar a la sequedad de la boca, el mal aliento, etc. Este problema se puede resolver con la ayuda de los antibióticos. En las condiciones severas, usted también puede pedir, que el paciente se someta a cirugía.

Así que, por ahora tiene la información suficiente acerca de la glándula sublingual, que es una parte muy importante de la glándula salival. Esperamos, que esta información le haya sido útil.

1 respuesta

  1. Antonio dice:

    En relación a la inflamación de la glándula, nunca he tomado antibióticos y sí antiinflamatorios, pero hay veces que las molestias persisten

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *