La fiebre amarilla. Los efectos secundarios de esta vacuna

La fiebre que lleva a la ictericia como uno de los síntomas se denomina como “la fiebre amarilla”. Es un tipo de infección viral que es común en África y América Latina. Cada año, alrededor de treinta mil personas mueren a causa de la fiebre amarilla. Los mosquitos infectados juegan un papel importante en la transmisión de la enfermedad de los monos a los seres humanos y de una persona a otra. La vacunación contra la fiebre amarilla es la medida preventiva importante que ofrece una protección casi de por vida de la enfermedad. Los beneficios de la vacuna superan con creces los efectos adversos asociados con la vacuna. Aquí hay alguna información importante sobre la terrible enfermedad llamada la fiebre amarilla.

La vacunación contra la fiebre amarilla

Usted debe haber encontrado el término de la “fiebre amarilla” mientras leía la historia de la revolución haitiana, que se remonta a 1802. Más de la mitad de los soldados franceses habían muerto debido a la fiebre amarilla. Grandes epidemias en África y las Américas han resultado en la muerte de millones de personas debido a la fiebre amarilla.

Cuando el virus ataca al cuerpo humano, la persona experimenta los síntomas como por ejemplo el dolor de la cabeza, dolor muscular, la fiebre, los escalofríos, los vómitos, la pérdida de apetito, la ictericia, la piel pálida y amarillenta, los ojos amarillentos, la orina de color amarillo oscuro, la debilidad, etc.  Algunas personas se pueden sentir mejor después de 3 o 4 días y recuperarse en una semana. Pero otras que no son tan afortunadas (alrededor del 15% de los pacientes) sufren de la disfunción multiorgánica a medida de que la enfermedad entra en la última etapa. La mitad de estos pacientes sobreviven con el tratamiento oportuno. La otra mitad de los pacientes presentan los síntomas como la fiebre alta hepática y la insuficiencia renal, el sangrado de la boca, de la nariz, de los ojos, del estómago, etc., la intoxicación conduce al daño cerebral, las convulsiones, los vómitos con sangre y coma, que finalmente llevan a la muerte dentro de los 15 días. Los síntomas iniciales de la fiebre amarilla son similares a los síntomas de la malaria, el dengue, la leptospirosis, la hepatitis viral, etc., y el diagnóstico en las etapas tempranas es muy difícil.

La vacuna contra la fiebre amarilla fué descubierta por Max Theiler, en 1937. Fué galardonado con el prestigioso Premio Nobel de la Medicina. El coste de la vacuna contra la fiebre amarilla es nominal y ha estado en uso desde 1950. Contiene la cepa del virus de la fiebre amarilla (fuerza reducida) llamado 17D. La vacuna 17D ​​es económica y también segura. El certificado de la vacunación de la fiebre amarilla se hace válida 10 días después de la vacunación y es válido durante 10 años.

La fiebre Amarilla. Los efectos secundarios de esta vacuna

La inmunización ayuda a aumentar la inmunidad contra la fiebre amarilla dentro de unos siete días. La vacunación es esencial para las personas que trabajan en las zonas forestales tropicales, o para las personas que viajan a las zonas endémicas de la fiebre amarilla. Alrededor del 95% de las personas que reciben la vacuna, se vuelven inmunes a la fiebre amarilla después de la vacunación. Se han presentado muy pocos casos de los efectos secundarios graves de la vacuna contra la fiebre amarilla. Después de la vacunación, se supone que no se debe donar sangre durante 14 días. La mayoría de las personas no se dán cuenta de los efectos secundarios de la vacuna contra la fiebre amarilla.

Los efectos secundarios leves
Sobre el 25% de las personas que reciben la vacuna contra la fiebre amarilla, sufren de la fiebre de leve a alta, y de un dolor de cuerpo. El enrojecimiento y el hinchado en el área donde se pone la vacuna es bastante natural. Estos efectos secundarios desaparecen en una semana.

Los efectos secundarios graves
Alrededor del 0,0018% de las personas (una persona de 55.000) pueden desarrollar una reacción alérgica a los componentes de la vacuna, principalmente una alergia a los huevos. Así que, las personas que han sido diagnosticadas con la alergia a los huevos deben consultar con el médico antes de la vacunación. Se deben comprobar todos los componentes de la vacuna.

Acerca de una persona de 125.000 (el 0,0008%) pueden sufrir daños en el sistema nervioso. Los bebés recién nacidos, los bebés o aquellos adultos que tienen el sistema inmunológico débil son muy propensos a sufrir de una enfermedad neurológica que implica la confusión, la debilidad muscular, la parálisis, la pérdida de la sensibilidad, o la encefalitis (la inflamación del cerebro que conduce al dolor de la cabeza, la fiebre, la fatiga, las convulsiones, la pérdida de la memoria, etc.)

Cerca de 1 persona de cada 250.000 (el 0,0004%) puede ser víctima de una insuficiencia orgánica. La vacunación puede llegar a ser fatal para más de la mitad de estas víctimas. Hay que señalar, que tales efectos secundarios graves nunca se han observado después de una dosis de refuerzo, que se administra cada 10 años para los que están en riesgo. Las personas pertenecientes al grupo de los 60 años de edad y por encima, son más propensas a sufrir de la insuficiencia de los órganos después de la vacunación. Así que, deben ser examinados por un médico antes de la vacunación.

A veces,  los síntomas de la vacunación contra la fiebre amarilla resultan como en la persona vacunada. Esta condición se conoce como YEL-AVD. Se cree, que ciertos factores genéticos son los responsables del desarrollo de los síntomas YEL-AVD . El desarrollo de YEL-AVD también depende de la capacidad del virus en la vacuna para provocar la enfermedad.

La vacunación contra la fiebre amarilla es obligatoria para entrar en algunos países. Las mujeres embarazadas, las madres lactantes y los bebés deben estar exentos de la vacunación contra la fiebre amarilla. Los niños y los adultos que pertenecen al grupo de la edad de 9 meses a 59 años deben ser vacunados, si están viajando o viviendo en las zonas endémicas de la fiebre amarilla. Los técnicos de laboratorio que manipulan las muestras de la sangre o de la orina de los pacientes con el diagnóstico de la fiebre amarilla también deben ser vacunados para la protección de sus  vidas.

Recuerde, que una vacuna es como una medicina. Cada uno toma los medicamentos que vienen con los efectos secundarios. Algunos medicamentos pueden causar los efectos secundarios graves o potencialmente mortales. La vacunación es la mejor forma de evitar la muerte por la fiebre amarilla y las probabilidades de la muerte debido a los efectos secundarios de la vacuna contra la fiebre amarilla son extremadamente bajos. La mejor forma es consultar con su médico tan pronto como usted note algún síntoma. Tenga cuidado.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *