Etapa 4 del cáncer de hígado

El cáncer de hígado se describe como un “asesino silencioso”, ya que generalmente se detecta en etapas avanzadas. Los primeros síntomas de cáncer de hígado no son muy notables. La “fase 3” o “la etapa 4 del cáncer de hígado” se considera como cáncer de hígado avanzado. La investigación ayuda a saber cuán extendido está el cáncer. Las opciones de tratamiento varian de acuerdo a las etapas de cáncer de hígado. Los médicos suelen tener una idea exacta sobre el pronóstico con la ayuda del sistema de clasificación y pueden determinar el tratamiento más adecuado en consecuencia. La primera etapa es la fase cuando el tumor es muy pequeño. Si el cáncer se detecta durante esta etapa, es posible quitarlo quirúrgicamente. Se dice que el cáncer de hígado está en la “etapa 4” cuando  empieza a invadir otros órganos. Por lo tanto, se llama el cáncer de hígado en fase terminal. Por lo general, el cáncer de hígado se propaga a los pulmones y los huesos cuando llega a la cuarta etapa. La tomografía computarizada, rayos X, resonancia magnética, gammagrafía ósea, etc. ayudan a determinar el escenario.

Aumento del riesgo de cáncer de hígado
Algunos factores de riesgo, como la edad de una persona, sexo, antecedentes familiares, origen étnico no pueden ser cambiados, a su vez otros factores como el tabaquismo pueden ser controlados. La obesidad, diabetes, ciertos tipos de enfermedades hepáticas, como las infecciones repetidas de la hepatitis B (VHB) y hepatitis C (VHC), cirrosis hepática, abuso de alcohol, uso prolongado de esteroides anabólicos, arsénico que contiene el agua potable, exposición prolongada a aflatoxinas pueden aumentar el riesgo del cáncer de hígado. De acuerdo con las estadísticas publicadas por el Instituto Nacional del Cáncer, el cáncer de hígado atacó a 22.000 estadounidenses en el año 2010.

Síntomas
Las etapas del cáncer de hígado se determinan con la ayuda de la información sobre el número y el tamaño del tumor primario, grado de propagación a la región de los ganglios linfáticos y órganos cercanos, así como distantes. Durante las etapas iniciales, cuando el tumor es muy pequeño, los síntomas no se exhiben por el cuerpo. Los síntomas como problemas digestivos, fiebre moderada, nivel bajo de energía, pérdida de apetito son generalmente ignorados. A medida que el tumor crece y entra en la etapa avanzada, algunos de los síntomas son percibidos por la persona. La etapa 4 se detecta si el cáncer ha hecho metástasis (propagación) a otros órganos del cuerpo y los médicos pueden tomar decisiones sobre el tratamiento. Éstos son los síntomas de la etapa 4 del cáncer de hígado:

  • La pérdida de la función hepática normal puede resultar en la encefalopatía hepática. Debido a la acumulación de toxinas y material de desecho en el cuerpo, la persona puede sufrir de confusión, pérdida de memoria, cambios drásticos en su personalidad, una mayor irritación, trastornos de sueño, incapacidad de concentrarse, e incluso insuficiencia renal, pulmones colapsados ​​y coma.
  • La cirrosis hepática lleva a la pérdida de la función hepática, hemorragias internas, agrandamiento del bazo, bajo recuento de plaquetas, etc.
  • La ictericia que conduce a la piel amarilla, ojos amarillos, orina de olor fuerte de color ámbar, heces pálidas, pérdida del apetito y debilidad.
  • Fiebre alta.
  • Pérdida de peso.
  • Hinchazón y dolor en el abdomen.
  • Dolor en los huesos.
  • Disminución de la capacidad pulmonar.
  • Fatiga severa.

Tratamiento
Desafortunadamente, no existe un tratamiento para el cáncer de hígado en la etapa final. El trasplante de hígado no puede ser la opción cuando el cáncer se ha diseminado a otros órganos. El cáncer usualmente invade los pulmones, huesos, riñones y el páncreas. Puede atacar cualquiera parte del cuerpo. Los analgésicos se administran para aliviar el dolor. Los pacientes con cáncer primario de hígado pueden tomar parte en un ensayo clínico. Se pueden registrar sus nombres para un ensayo clínico de terapia biológica, quimioterapia y / o radioterapia con radiosensibilizadores o sin ellos. Estos tratamientos no necesariamente mejoran la calidad de vida, pero los informes de los ensayos clínicos son sin duda muy útiles para futuras investigaciones.

Según los expertos, las terapias alternativas a veces funcionan muy bien para el cáncer cuando se combinan con el tratamiento convencional. Seguir una dieta sana y equilibrada, incluyendo frutas, verduras, cereales integrales, carnes magras, pescado, pavo y pollo es esencial para mantener la fortaleza del sistema inmunológico. Una dieta baja en sal y azúcar ayuda a prevenir el empeoramiento de la enfermedad. Los alimentos altamente procesados ​​y la comida chatarra deben ser estrictamente evitados. Un estilo de vida libre de estrés es esencial para mantener el cuerpo y la mente fuerte. La meditación puede funcionar de manera misteriosa. Los remedios caseros simples, como el consumo de jugo de hierba de trigo o el extracto de hongo Maitake en forma líquida ayudan a fortalecer el sistema inmunitario y pueden aumentar los niveles de energía. Los  pacientes y sus familias nunca deben perder las esperanzas. La mente fuerte, fe en Dios, fuerte deseo de luchar contra el cáncer juegan un papel muy importante en el tratamiento del cáncer.

Pronóstico
Durante la cuarta etapa, el cáncer de hígado está fuera de control. Por lo que la enfermedad no puede ser curada en esta fase, el tratamiento paliativo es la única opción que queda. Los médicos tratan de mejorar la calidad de vida del paciente controlando el dolor y otros problemas causados ​​por la enfermedad. El pronóstico del cáncer de hígado se refiere a los resultados probables de la neoplasia. Los pacientes no deben perder la esperanza ya que cada caso es único. La tasa de crecimiento del cáncer varia de paciente a paciente. El pronóstico depende de la edad, sexo, condición física y mental, factores hereditarios del paciente, y cómo el paciente responde al tratamiento. El amor y el apoyo familiar juegan un papel importante en elevar el espíritu del paciente.

Esperanza de vida
Como se mencionó anteriormente, la esperanza de vida para el cáncer de hígado variará de acuerdo con el estado general físico y mental del paciente. De acuerdo con las estadísticas disponibles, acerca de 22% de los casos del cáncer de hígado se diagnostican cuando el cáncer ha alcanzado una etapa avanzada. Por lo tanto, la tasa de supervivencia en el cáncer de hígado es muy pobre. La tasa de supervivencia para el cáncer de hígado en la cuarta etapa es de 3,5% lo que significa que aproximadamente 3 – 4 pacientes de cada 100 pacientes con este diagnóstico sobrevivirán unos cinco años.

Recuerde, usted no puede hacer una predicción sobre la vida de un paciente con cáncer con la ayuda de las estadísticas disponibles. Estas estadísticas se basan en las observaciones anotadas después de estudiar algunos grupos de personas diagnosticadas con la enfermedad. Todos los pacientes diagnosticados con cáncer son únicos. Se debe utilizar las cifras antes mencionadas como guía solamente.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *