La gastroenteritis durante el embarazo.

Cuando una mujer está embarazada, su sistema inmunológico puede estar debilitado. Esto aumenta las posibilidades de contraer una infección o un virus. Probablemente, esta es la razón de la gastroenteritis, que surge con tanta frecuencia. La gastroenteritis no es particularmente una enfermedad grave, aunque puede llegar a ser peligrosa, si sus síntomas no se mantienen bajo control. Conocer las causas, los síntomas y los tratamientos mencionados en este artículo, ayudarán a una mujer embarazada a curarse a sí misma de la gripe de estómago, tán pronto como esta enfermedad se desarrolle.

Las causas

El término médico para esta enfermedad es la gastroenteritis, la que se debe a una infección, causada por los virus de la gripe en el estómago, como los norovirus, los rotavirus, los adenovirus y los astrovirus. En la mayoría de los casos, la gastroenteritis, es causada ​​por el agua y los alimentos contaminados. Algunas de las razones menos frecuentes de la gastroenteritis, són las bacterias, los parásitos, los medicamentos inadecuados y ciertos alimentos en la dieta, que causan una reacción adversa en el organismo. Todo esto puede llevar a contraer la gripe durante el embarazo. Una vez que los síntomas de esta afección, que se mencionan a continuación, són reconocidos, una mujer embarazada puede comenzar a tomar medidas para curarla.

Los síntomas

La gastroenteritis causa un malestar inmenso a una mujer embarazada, provocando los síntomas, como los vómitos, las náuseas, el dolor abdominal, los calambres, la deshidratación, la diarrea, la fiebre, los escalofríos, el dolor muscular, la fatiga y el dolor de la cabeza. Esta enfermedad por sí misma, no es perjudicial para la salud de la mujer o la salud del bebé, los síntomas como la diarrea y los vómitos pueden causar la deshidratación, así como provocar la pérdida de los nutrientes esenciales del cuerpo. Ambas condiciones pueden suponer una grave amenaza para la salud del feto. Por lo tanto, el tratamiento de la gastroenteritis lo tán pronto como sea posible, es extremadamente importante.

El tratamiento

El tratamiento se centra en prevenir, que el cuerpo se deshidrate. Por lo tanto, las mujeres embarazadas con la gastroenteritis, deben incluir mucha cantidad de líquidos en su dieta. El agua, los zumos naturales, el zumo de uva blanca en particular y las soluciones de la rehidratación oral, que están disponibles en las farmacias y se pueden adquirir sin la receta médica, són algunas de las mejores opciones para reponer los líquidos perdidos.

Algunas mujeres no pueden comer nada durante uno o dos días, cuando tienen la gastroenteritis. No hay nada de que preocuparse, ya que tener hambre durante 24 horas no afectará la salud del bebé al nacer. Sin embargo, la mujer embarazada debe vigilar que su cuerpo no se deshidrate, ya que esto puede ser peligroso para el bebé. Si el cuerpo de la mujer embarazada se vuelve inmensamente deshidratado y desarrolla los síntomas, como el cansancio extremo, la orina de color amarillo oscuro, una menor frecuencia de orinar y a veces no orinar en absoluto, el mareo, la debilidad y la sequedad en la boca, existen posibilidades, de que pueda sufrir un aborto involuntario o pueda tener que someterse a un parto prematuro. Pot esta razón, es sumamente importante beber muchos líquidos. Una forma muy efectiva de evitar las náuseas y mantener el cuerpo hidratado, es chupar unos cubitos de hielo cada pocos minutos. Esto ayudará a prevenir el vómito y la deshidratación.

Para las mujeres, que se están recuperando de la gastroenteritis, se deben incluir ciertos alimentos en la dieta, que són conocidos por ser beneficiosos para el estómago, muy saludables y de fácil digestión. Algunos de éstos ejemplos són los plátanos, el arroz, las tostadas, el puré de manzana y el caldo. Estos alimentos deben ser incluidos lentamente en la dieta y posteriormente deben ser consumidos con regularidad. Se puede iniciar una dieta equilibrada, una vez que la mujer se haya curado y es capaz de digerir los alimentos correctamente. Sin embargo, ciertos alimentos, como los alimentos fritos, los alimentos con alto contenido de azúcar, los alimentos grasos, los alimentos picantes, la cafeína y los productos lácteos, deben ser evitados en la dieta. Además, el descansando y dormir siete u ocho horas al día, trás la recuperación de la gastroenteritis, ayudará a acelerar el proceso de la curación.

Al seguir estos consejos muy sencillos, los casos leves de la gastroenteritis se pueden tratar en su propia casa. Sin embargo, si los síntomas como la deshidratación, los vómitos y la diarrea severa, hacen que  la mujer se sienta muy débil, letárgica e incapaz de digerir cualquier bebida o alimento sólido durante más de un día, debe consultar inmediatamente con un médico. En estos casos, se aplicará el tratamiento de la rehidratación de emergencia. Los líquidos se repondrán en su cuerpo a través de vía intravenosa (IV). No se debe tomar nada a la ligera durante el embarazo y si los síntomas de la gastroenteritis no desaparecen en un día o dos, será necesaria la ayuda médica urgente.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *