Los eructos crónicos 2


Los eructos crónicos

Los eructos, también referidos como las eructaciones, son una acción instintiva con la que se fuerza la cantidad excesiva de los gases atrapados dentro del estómago, expulsados a través de la boca, produciendo un sonido extraño como resultado. La gente de todas las edades, a partir de los bebés pequeños a los adultos, eructan una o varias veces durante o después de comer. Este es un fenómeno absolutamente normal y no hay nada que preocuparse por ello.

Justo antes de los eructos, se puede sentir un poco de malestar abdominal y se siente aliviado después de la expulsión de los gases. Sin embargo, si se produce continuamente y también cuando se está con el estómago vacío, es un signo de la eructación crónica. Algunos síntomas típicos, son la sensación de quemadura en el pecho y la garganta, los eructos con un mal olor y las náuseas. Todos estos son los indicios, de que se ha producido algún problema subyacente, que está provocando los eructos frecuentes.

Causas
La eructación crónica, a menudo está íntimamente asociada con la aerofagia, una condición que surge debido a la ingestión de demasiada cantidad de aire. Puede ocurrir debido a muchas razones diferentes. Una grán cantidad de aire que se ingiere al comer o beber muy rápido. Los que tienen la costumbre de hablar mucho durante la comida con la boca llena, también tragan el aire sin saberlo. Si usted tiene el hábito de consumir las bebidas carbonatadas con sus comidas, entonces la cantidad adicional de los gases de dióxido de carbono de las burbujas de la bebida llega a su estómago, que tiene que ser eliminada mediante los eructos repetidos. El aire que entra en el estómago, puede ser la consecuencia de respirar por la boca durante el sueño o para permanecer despierto. Cuando usted está nervioso o ansioso, entonces usted tragua mucho aire al comer y hablar. Beber con una pajita o mascar un chicle, podría ser la causa de este problema. El aire así tragado, no pasa al intestino delgado. Más bién, entra en el esófago, se desplaza hacia arriba a la boca y se eructa.

Los eructos también se activan, cuando la cantidad del exceso de los gases se produce en el interior del estómago. Los eructos después de comer, se podrían deber al comer los alimentos equivocados. El consumo de ciertos alimentos como los frijoles, las legumbres, el repollo, la coliflor, los alimentos grasos, los alimentos picantes, etc. tienden a aumentar la producción de los gases del estómago. Los que tienen la intolerancia a la lactosa, comienzan a eructar después de beber leche y comer los productos lácteos. Una serie de problemas gastrointestinales, como la enfermedad por el reflujo gastroesofágico (ERGE), el ardor de estómago, el estreñimiento, la gastroparesis, la úlcera de estómago, la dispepsia, el síndrome del intestino irritable, los problemas de la vesícula biliar, etc., causan los eructos crónicos.

El tratamiento y la prevención
Cuando usted tiene los eructos crónicos, entonces tiene que ser evaluado por un médico. La causa exacta se diagnostica con la ayuda de un examen físico, el historial clínico, los hábitos alimenticios y el estilo de vida. Hay dos aspectos importantes del tratamiento de los eructos crónicos. Uno es para disminuir la producción de los gases en el estómago y la otra es para evitar la ingestión de aire.

El nivel de los gases en el estómago se reduce generalmente con la ayuda de los medicamentos que tienen simeticona como uno de los componentes. Estos medicamentos reducen el tamaño de las burbujas de los gases dentro del sistema digestivo y de este modo, el reflejo de los eructos está controlado. Cuando los eructos excesivos ván acompañados de la sensación de ardor en el pecho y en la garganta, el ácido del estómago tiene que ser tratado con los antiácidos. Los antiácidos tienen la capacidad de neutralizar los ácidos del estómago y de controlar sus efectos. Ambos medicamentos están disponibles sin receta médica, pero siempre es recomendable que consulte con su médico antes de tomarlos. Otros medicamentos también se utilizan para el tratamiento de otras causas de la eructación crónica. Un laxante es un medicamento eficaz para tratar el estreñimiento y la regularización de la defecación. Los medicamentos antidiarreicos y los suplementos de fibra, a menudo se usan para el tratamiento del síndrome del intestino irritable. Algunos de los problemas de la vesícula biliar se resuelven con los cambios en la dieta y los tratamientos no quirúrgicos, pero algunos pacientes pueden tener que someterse a una cirugía.

Se tienen que llevar a cabo algunos cambios en los hábitos alimenticios, la dieta y el estilo de vida, para la prevención de la enfermedad crónica de los eructos. Algunos consejos útiles en este sentido son los siguientes:

  • Consuma su comida lentamente. Tome bocados pequeños y mastique adecuadamente para evitar tragar aire. No hablar o mantener la boca abierta mientras se come.
  • No tome bebidas carbonatadas durante la comida. Será mejor evitarlas por completo, ya que aumentan la acumulación de los gases en el interior del estómago. Por la misma razón, debe evitar mascar el chicle y beber con una pajita.
  • Manténgase alejado de los frijoles, el brócoli, la coliflor, el repollo, las cebollas, el chocolate, los alimentos fritos, los alimentos picantes, los alimentos azucarados, etc., ya que todos estos alimentos pueden agravar el problema existente.
  • Los que tienen la intolerancia a algunos alimentos determinados, se les aconseja evitar estos alimento en particular, sólo para obtener un alivio permanente del problema de los eructos.
  • Evite comer demasiados alimentos a la vez. Más cantidad de los alimentos, significa más cantidad de los gases atrapados en el interior del estómago. Por lo tanto, mantenga las comidas pequeñas en tamaño, pero asegúrese, de que usted las tiene después a intervalos de tiempo regulares.
  • Mantenga su mente libre de la ansiedad y del estrés. Usted puede intentar algunas técnicas de relajación para este fín. Los ejercicios son también una excelente forma de relajar la mente y el cuerpo.

Si usted tiene un problema de los eructos, no hay ninguna razón para suponer, que algo seriamente malo pasa con usted. Sin embargo, también es cierto, que no se debe pasar por alto el problema. Consulte con un médico, tome los medicamentos prescritos a tiempo y sega las medidas preventivas con el fín de curar el problema lo más rápido de lo posible.

Artículos relacionados:

Los eructos excesivos y el dolor en el pecho.

Causas de eructos excesivos

El hipo y eructo

¿Cómo dejar de eructar?

Eructos constantes

Exceso de eructos


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “Los eructos crónicos