El papel de la espiritualidad en la enfermería

Los cuidados de la enfermería viene en muchas formas. A veces, es la capacidad de hacer que alguien se sienta físicamente cómodo por varios medios. Otras veces, es la capacidad de mejorar la capacidad del cuerpo para alcanzar o mantener la salud. Pero a menudo, se trata de una extraña habilidad, y sin embargo, bién afinadas para ver más allá de lo obvio, de alguna manera, es una de las necesidades más profundas del alma humana.“~ Donna Wilk Cardillo, El Libro Diario para las enfermeras principiantes.

La esencia de la enfermería como una profesión, es la buena voluntad y la capacidad de curar a los enfermos y los necesitados. Ahora, lo que hay que tener en cuenta, es que a diferencia comúnmente percibida, la curación no sólo es limitada a sólo el cuidado físico. Lo que significa, que la enfermería no es sólo por asegurarse, de si el paciente ha recibido sus medicamentos a tiempo, o si la ropa de la cama se ha cambiado, y la comida ha sido consumida. Cuando un paciente está enfermo o sufre de una enfermedad terminal, pasa por una serie de traumas, que afectan el desarrollo físico, emocional, así como también la salud espiritual. Por lo tanto, para ser eficiente en la enfermería, uno tiene que ser eficaz en la identificación y en la atención a todas estas necesidades, especialmente las necesidades espirituales, que la mayor parte del tiempo, se dejan desapercibidas y desatendidas.

¿Qué se entiende por espiritualidad?

Con el fín de identificar la necesidad de la espiritualidad, como esencia fundamental de la enfermería, es importante que uno entienda lo que es exactamente el significado del término “espiritualidad”. Ahora, muchas personas asocian la espiritualidad con la religión, sin embargo, la espiritualidad y la religión son dos cosas diferentes. Uno puede ser espiritual, pero no religioso. Por otro lado, la religión puede ofrecer una forma de conectarse con su “yo” espiritual. Así que, aunque los dos términos son diferentes, pueden ser considerados como complementarios. La espiritualidad, es la existencia en esta tierra más allá de los aspectos físicos o materiales. Se trata de la conexión de su ser interior con la energía que fluye en el universo. La espiritualidad, es cuando usted siente que no se limita a un mero cuerpo, pero su espíritu tiene un propósito más elevado en este planeta. La espiritualidad ayuda a uno a enfocar su propósito en este planeta, justificar las causas de sus padecimientos, muestra una esperanza más allá de los sufrimientos padecidos, y asegura un último viaje a la paz interior y la satisfacción. De acuerdo con la moderna definición de Robert C. Fuller, “La espiritualidad existe dondequiera que luchamos con las cuestiones, de cómo nuestras vidas caben en el grán esquema de las cosas. Esto es cierto cuando nuestras preguntas no encuentran las respuestas específicas o dán lugar a las prácticas específicas tales, como la oración o la meditación. Nos encontramos con los temas espirituales cada vez que nos preguntamos de dónde viene el universo, por qué estamos aquí, o qué sucede cuando morimos. También llega a ser espiritual cuando nos movemos a través de los valores como la belleza, el amor, o la creatividad, los cuales parecen revelar un significado o el poder más allá de nuestro mundo visible. Una idea o una práctica es “espiritual”, cuando se pone de manifiesto nuestro deseo personal para establecer una sentida relación con los poderes que gobiernan la vida.

La importancia de la Espiritualidad en el Cuidado de Enfermería

Ahora, después de comprender el significado de la espiritualidad, ¿se dá usted cuenta, de por qué debe ser una parte esencial de los cuidados de la enfermería? Cuando hablamos de los pacientes que están tratando con cualquier forma de una enfermedad física o emocional o la angustia espiritual. A pesar, de que el foco de la atención de la enfermería se encuentra principalmente en la curación del cuerpo y de la mente, uno no se dá cuenta, que si la parte espiritual no está tranquila, el cuerpo y la mente tampoco podrían estar en paz. Cuando un paciente sufre de una enfermedad terminal, muchas preguntas como, “¿Por qué esto me está pasando esto a mí?”, “¿Qué hice para merecer esto?”, “Dios me ha prohibido?”, etc, surgen en sus mentes. Cuando pasa esto, una persona no se molesta en tomar sus medicamentos a tiempo, la persona no se encuentra enfocada en las cosas más tangibles, sino que se centra en algo que es muy espiritual e intangible. La persona trata de conectarse con su ser superior y desea saber, ¿cómo sus sufrimientos son una parte integral del plán más alto, que el universo le ha peparado. El “cuál” y el “porqué”, presente en la mente no es de grá, pero si su propia tela de juicio de su existencia espiritual. En las situaciones como éstas, no son los insumos físicos, ni los insumos emocionales los que ayudarán al paciente a encontrar la paz. Por lo tanto, es muy importante para una enfermera atender las necesidades espirituales del paciente. Y una enfermera es la persona más adecuada para hacerlo, ya que son los que pasan la mayor parte del tiempo con el paciente. Por lo tanto, durante los momentos de angustia espiritual, es sólo una enfermera que puede consolar al paciente por la unión con el paciente en un nivel espiritual. Esta unión y conexión permite que el paciente confíe espiritualmente en la enfermera. Por otro lado, la enfermera también, pasa por el camino espiritual con el paciente, ya que él o ella puede ver lo que el paciente está pasando. Hacer las cosas sencillas como escuchar lo que el paciente tiene que decir, conversando con el paciente y responder a lo que él o ella expresa, el reconocimiento de los pensamientos del paciente y de las ideologías, y asegurarse de que ayuda al paciente a encontrar la paz de la mente a través de su presencia, es lo que se requiere para consolar la angustia espiritual que el paciente está sufriendo.

Permítanos darle un ejemplo de los cuidados de la enfermería espiritual. Todos somos conscientes del hecho, de que cuando una persona está sufriendo de un dolor a causa de una enfermedad mortal que se está tratando, muchos pacientes dicen ver una luz blanca. Ahora, cuando el paciente expresa esta experiencia a otras personas, la mayoría de estos acaban escuchando el silencio sin ningún tipo de respuesta. Sin embargo, es necesario comprender, que el paciente se encuentra en el estado de un dilema espiritual y está buscando una respuesta que aclara esta confusión. Por lo tanto, es necesario cumplir con su deber como un sanador espiritual, que espera a escuchar y responder a la experiencia espiritual del paciente. Usted puede hacer preguntas como: “¿Qué podría significar la luz blanca?” o “¿Dónde cree que la luz nos lleva?” Iniciar una conversación como esta, vá a construir una unión espiritual entre la enfermera y el paciente, que en realidad, puede ayudar al paciente a lograr la satisfacción espiritual y la curación, que es el propósito principal del concepto de atender a las necesidades espirituales.

La enseñanza de la espiritualidad en la enfermería

La enfermera se ha convertido en una de las grandes bendiciones de la humanidad, manteniendo un lugar al lado del médico y del sacerdote ….“~ William Osler

De hecho, una enfermera, que es lo suficientemente eficiente para brindar la atención integral al paciente, así como de atender las necesidades espirituales de esta persona, que tiene lugar junto a un sacerdote y un médico. De hecho, es mucho más que alguen que cuida, sino que es un oyente, un consuelo, un amigo y un confidente de un paciente. La mujer que puso los cimientos de la escuela de la enfermería laica por primera vez en el mundo, es Florence Nightingale. Ella abrazó el papel de la espiritualidad en la profesión de la enfermería. Sin embargo, el punto a destacar, es que no todos los profesionales de la enfermería vienen con un sentido innato de la espiritualidad y la compasión. Por lo tanto, es de primordial importancia, que la evaluación de la curación espiritual se introduzca en los planes de la formación de la enfermería. Otro desafío que se enfrenta a este problema, es cuando se ponen de relieve las preocupaciones de las enfermeras acerca de su propia comprensión de la religión y la espiritualidad, como tal tema. Una vez más, como hemos mencionado antes, la espiritualidad no tiene nada que ver con la religión, se trata de un concepto más allá de las creencias religiosas, que no requiere de una divinidad. Sólo evoluciona a través de la curiosidad relacionada con la vida, la existencia, y la conexión del espíritu con el poder superior, que no tiene que ser precisamente una divinidad.

Los seres humanos se conocen como biopsicosociales –espirituales– culturales particulares. Este término es una parte del enfoque holístico, que cuida a todas las enfermeras para adherirse. Esto significa, que un enfoque holístico incluye un diagnóstico espiritual. Hablando de una evaluación espiritual y de la atención, a las enfermeras se les debe enseñar, cómo desarrollar su propia espiritualidad en primer lugar, para que puedan identificar las necesidades espirituales de sus pacientes. Esto se puede hacer a través de la realización de diversos cursos de formación sobre la necesidad del conocimiento espiritual en esta profesión. La realización de la meditación, y de la información que proporciona material de lectura acerca de la espiritualidad, las discusiones abiertas con los ancianos y los colegas acerca de este aspecto, los debates sobre las experiencias espirituales personales con los pacientes, y ser más abiertos sobre el concepto de la espiritualidad en su conjunto, están obligados a ser capaces de atender a las necesidades espirituales de un ser humano. Los planes de los estudios deben ser diseñados teniendo en cuenta las implicaciones legales, profesionales, éticos y humanitarios de estos cursos.

La espiritualidad en la enfermería, no es sólo una forma de identificar las preocupaciones espirituales de los pacientes, si no también da la oportunidad de identificar sus propias necesidades y los valores espirituales. Le ayuda a identificar, que la vida es más de lo que vemos, está más allá de las necesidades del cuerpo, que está más allá de las necesidades de la mente, es una experiencia espiritual, que nos hace ser lo que somos nosotros mismos. El espíritu necesita amor, el espíritu precisa de las necesidades de apego, y un sentido de pertenencia, y esta necesidad es mayor cuando se sufre de una enfermedad, ¡especialmente si es fatal! Una enfermera es la que tiene la responsabilidad de cuidar de estas personas, de consolar y de calmar sus espíritus y los corazones pesados. Las cosas pequeñas y más simples, como por ejemplo rezar con estas personas, sosteniendo su manos, escuchando sus teorías, compartir sus vibraciones positivas, etc, es todo lo que se necesita para calmar un corazón pesado y el espíritu quebrantado. ¿Sigue usted pensando, que el cuidado espiritual no debe de ser una parte de la medicina, como lo ha sido hasta ahora? Para concluir, nos gustaría comentar las siguientes palabras, para recordar a todos sobre la esencia de los cuidados de la enfermería, que siempre se esperan de usted, el cuidado que abastece al cuerpo tangible, así como el espíritu intangible.

Ruego hacer mi parte para levantar cada espíritu abatido, y para calmar el corazón pesado de cada uno. Que mi contacto es la tranquilidad, puede ser un alivio mi voz también. Que mi cuidado suave recuerde el amor que permanezca dentro de tí.“~ Una Oración de la enfermera , Autor desconocido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *