El engrosamiento del útero

En el lenguaje médico, el engrosamiento del útero se conoce como la Hiperplasia endometrial. El endometrio es el recubrimiento del útero, que crece y se engrosa todos los meses, en las mujeres sexualmente maduras. Se desprende durante el periodo menstrual, en ausencia del embarazo. Todos los cambios en el revestimiento del útero se deben a las hormonas femeninas, el estrógeno y la progesterona. El estrógeno  acumula o  engrosa el revestimiento del útero, y la progesterona controla su crecimiento. En la mitad del ciclo se produce la ovulación y el óvulo es liberado del ovario. En el caso de que el óvulo no es fertilizado, puede dar como el resultado una caída en los niveles hormonales, causando por un período menstrual regular. El óvulo no fecundado y el revestimiento uterino se expulsa a través de la sangre menstrual. A veces, debido a las razones como el estilo de la vida poco saludable, ciertos problemas de la salud y el estrés, el ciclo menstrual tiende a ser irregular. Si se repite este estado, también puede ser una indicación de algún problema en el útero. Las células del endometrio, que no se desprenden, pueden acumularse en el revestimiento, dando lugar a un engrosamiento del útero. En los párrafos siguientes, vamos a discutir las causas, los síntomas y las opciones del tratamiento para este trastorno uterino.

Las causas

Cualquier desequilibrio de las hormonas (altos niveles del estrógeno y los niveles bajos de la progesterona), puede conducir a un crecimiento celular anormal o excesivo en el revestimiento interno del útero glandular. Si no se trata y no se controla, las células de la mucosa tienden a crecer de una manera anormal, lo que lleva a la progresión del cáncer en el útero (el cáncer uterino). Esto puede ser peligroso para la vida y en la ausencia del diagnóstico y sin el tratamiento adecuados, pueden llegar a ser fatales. Hay varias razones por las cuales el desequilibrio hormonal puede ocurrir. Algunos de los factores que pueden dar lugar a este problema de la salud, se mencionan a continuación.

  • La menopausia
  • El ciclo menstrual irregular
  • La historia de la obesidad en la familia
  • La diabetes
  • Las condiciones del ovario
  • La terapia del reemplazo hormonal (TRH)

Los síntomas

Por ser un órgano interno, el engrosamiento de la pared del útero no puede ser físicamente notado. Sin embargo, hay síntomas que se pueden observar y consultar a un médico inmediatamente. Estos síntomas no deben ser ignorados y deben ser puestos en el conocimiento de un ginecólogo para evitar complicaciones indeseadas.

  • El dolor abdominal bajo
  • Los calambres intensos
  • El manchado o el sangrado entre los períodos menstruales
  • Excesiva secreción vaginal, que puede ser maloliente o descolorida
  • Menstruación dolorosa y / o el ciclo menstrual prolongado.

El tratamiento

El tratamiento depende de la severidad de la condición, la cual está determinada por una serie de las pruebas. Es imprescindible la visita a un ginecólogo para el correcto diagnóstico y el tratamiento para este trastorno uterino. La prueba inicial, que generalmente se hace es una prueba de Papanicolaou, lo que ayuda a identificar los cambios celulares en el cuello uterino, seguido de una evaluación del útero y el endometrio. A continuación se mencionan algunas otras pruebas del diagnóstico, que se llevan a cabo para evaluar la intensidad de la hiperplasia endometrial.

  • La prueba de Papanicolaou: Una prueba sencilla y relativamente indolora  en la que se recoge una muestra de las células del cuello uterino de una mujer y se observan bajo una lámina del microscopio para verificar si hay signos de la malignidad u otros cambios que pueden indicar la presencia de cualquier anormalidad.
  • El ultrasonido: La ecografía utiliza ondas sonoras para obtener una imagen de la pared uterina. Esto ayuda a determinar el espesor del endometrio y la propagación de la infección.
  • La biopsia: La biopsia del revestimiento interno del útero, implica la inserción de un tubo estrecho en el interior del útero para extraer una muestra de las células. Estas células son luego examinadas bajo un microscopio para detectar la presencia del cáncer.
  • El legrado: En esta prueba, un dispositivo especial llamado ” la cureta” se utiliza para aflojar y remover una muestra del tejido del revestimiento uterino. Esta muestra se envía a un laboratorio para su análisis.
  • La histeroscopia: Un tubo semejante a un telescopio que se inserta en el útero para buscar áreas que parecen un poco anormal. Las células se retiran entonces y se envían para el diagnóstico.

La hiperplasia endometrial puede ser tratada con los medicamentos o la cirugía. Los medicamentos implican el uso de la hormona progesterona, lo que provoca el desprendimiento de la pared uterina vieja y evita el crecimiento anormal. A menudo se produce el sangrado vaginal. La cirugía, por otro lado, implica la histerectomía (la cirugía de la  eliminación del útero). Esto se hace generalmente cuando se detecta el cáncer del útero.

La comprensión de este trastorno del útero, cómo y cuándo puede ocurrir, y el papel desempeñado por las hormonas, es lo que este artículo ha tratado de hacer. La hiperplasia endometrial, por sí sola, no es cancerosa, pero las mujeres diagnosticadas con esta condición son consideradas como con mayor riesgo de contraer el cáncer. Puede ser tratada si hay una detección precoz, la intervención oportuna y la medicación adecuada  lo que ayudará a llevar una vida sana.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Elcy tarriba barroso dice:

    hola soy Elcy tengo 31 años tengo engrosamiento endometrial que mide 17mm eso es malo.

  2. ana fonseca dice:

    hola tengo engrosamiento del utero en ocaciones tengo dolor bajo vientre,y secreciones claras la prueba sitologica me da normal tender problemas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *