Dolor punzante en las mamas

Un dolor punzante y afilado en las mamas que también se conoce como mastalgia, es siempre un motivo de preocupación para las mujeres de todas las edades. Aunque algunos de estos motivos pueden ser efímeros y desaparecer tan pronto como aparecieron, otras formas de mastalgia pueden ser más persistentes. Casi treinta al cincuenta por ciento de las mujeres han tenido dolor de moderado a fuerte en las mamas en algún momento de su vida. Se siente como un dolor sordo y una sensación aguda, así como una sensación de hormigueo en los senos. Los síntomas suelen ir acompañados de dolor, hinchazón y formación de grumos en la zona afectada. He aquí un vistazo a algunas de las causas más comunes de dolor agudo en el pecho.

Causas

Hay esencialmente dos tipos de dolor en los senos: cíclico y no cíclico. Mientras que el dolor cíclico es causado por los cambios en los niveles hormonales que afectan a las mujeres durante el ciclo menstrual, el dolor no cíclico en las mamas es causado generalmente por un fibroadenoma o un quiste. Por ejemplo, úlceras en el ángulo esplénico del colon también pueden causar un dolor agudo en el pecho izquierdo.

Cambios hormonales: Los cambios hormonales en las mujeres en el ciclo menstrual y durante el período de pre-menopausia pueden desencadenar el dolor en los senos. Estas fluctuaciones en las hormonas son también la causa de dolor agudo en los senos durante el embarazo y después de la menopausia. El dolor generalmente se manifiesta durante los ciclos de ovulación justo antes de la menstruación.

Desequilibrio en los tejidos grasos: Este dolor también puede ser causado por un desequilibrio en los tejidos grasos. Esto puede resultar en los tejidos de mama altamente sensibles y dolorosos. El aceite de onagra es una cura efectiva para el problema.

Trauma de mama: Lesiones o traumas de mama es una de las principales causas de dolor en los senos. Esto también puede ser el resultado de una formación de quistes en los senos y los daños a los músculos y tejidos. Los problemas asociados con el dolor de pecho no cíclico pueden variar desde problemas leves, tales como la acidez, hasta los problemas graves relacionados con el corazón.

Medicación: Ciertos tipos de medicamentos utilizados para el tratamiento hormonal y para el tratamiento de los síntomas de la menopausia pueden causar un fuerte dolor en el pecho. Los antidepresivos también pueden dar lugar a una hinchazón dolorosa.

Además de estas causas, el dolor de pecho también puede ser causado por el dolor en la espalda, cuello y hombros, aparte de las enfermedades como mastitis que causa inflamación e hinchazón. Por lo general, las causas no cíclicas resultan en dolor punzante en un solo lugar. Algunas mujeres también se quejan de un dolor de pecho insoportable y agudo después de la lactancia materna. Este puede ser el resultado de una posición inadecuada mientras alimentar al bebé o debido a una infección.

Tratamiento

Algunos cambios en el estilo y reglamento de la dieta son considerados como métodos eficaces para el dolor en las mamas. Estos incluyen:

  • Usar un sostén de apoyo puede ayudar a aliviar el dolor.
  • Las compresas calientes y almohadillas de calor son conocidas por su eficacia para reducir la inflamación.
  • Mantener el peso normal es una buena manera de tratar estos dolores punzantes.
  • Consumir una dieta baja en grasas y aumentar el consumo de frutas y verduras.
  • Reducir el consumo de sal y aumentar la cantidad de agua que usted bebe.
  • Eliminar la cafeína por completo de la dieta.
  • Incluir suplementos de calcio y de vitamina E en la dieta.
  • Técnicas para aliviar el estrés y los masajes pueden ayudar a reducir el dolor y la inflamación.

Aunque no existe un tratamiento clínico de dolor de pecho, estas medidas simples pueden restringir el dolor de pecho punzante y agudo. La buena noticia es que generalmente no se relaciona con el cáncer de mamas. Sin embargo, si el dolor es persistente, entonces lo mejor es consultar al médico y hacerse un examen de mamas y mamografía para diagnosticar la causa del dolor.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *