Efectos secundarios de albuterol en niños

El albuterol o salbutamol es un broncodilatador que se utiliza principalmente para el tratamiento de los síntomas de asma aguda y asma inducida por el ejercicio físico. Este medicamento relaja los músculos bronquiales de las vías respiratorias que ayudan a mejorar el flujo de aire a los pulmones y aliviar los síntomas del asma. Se utiliza para el tratamiento del asma en niños. Por lo general se toma con la ayuda de un inhalador o nebulizador de albuterol. Al igual que otros medicamentos, el albuterol también puede causar algunos efectos secundarios. Sin embargo, esto no significa que todas las personas que usan este medicamento se encuentran con estos efectos secundarios. De hecho, los efectos secundarios de albuterol pueden ser bastante menores para muchos individuos.

Peligros de albuterol para niños

Los niños que utilizan albuterol para controlar los síntomas del asma pueden experimentar algunos efectos secundarios a veces. Por lo general, los niños que usan este medicamento pueden experimentar palpitaciones o un aumento de la frecuencia cardíaca, nerviosismo, tos, dolor de cabeza, temblores, inquietud, irritabilidad, sabor metálico en la boca, ronquera, dolor de garganta, sequedad de boca e inflamación de garganta.

Por otro lado, el dolor de pecho, insomnio, calambres musculares y debilidad son algunos de los efectos secundarios menos comunes de este medicamento. Un ataque cardíaco puede ser un efecto secundario relativamente raro asociado con el uso de albuterol. La reacción alérgica al albuterol también es rara, pero puede ocurrir a veces. Las reacciones alérgicas a esta droga pueden manifestarse en erupciones cutáneas o urticaria, dificultad de respirar e hinchazón inusual de la cara, labios y garganta. Si los síntomas de la reacción alérgica se hacen evidentes, entonces es importante buscar atención médica inmediata.

Los efectos secundarios más comunes asociados con su uso son temblores, nerviosismo, dolores de cabeza, aumento o disminución del apetito, estado emocionado y taquicardia. Algunos de los efectos secundarios de este medicamento, tales como respiración sibilante, opresión en el pecho, dolor de pecho, taquicardia, broncoespasmo o ritmo cardíaco acelerado, mareos son considerados como efectos secundarios graves  por lo que hay que buscar atención médica urgente.

A veces niños pequeños y bebés requieren uso de albuterol para controlar los síntomas del asma. También pueden experimentar una serie de efectos secundarios debido al uso de albuterol. Los efectos secundarios que se observan con mayor frecuencia en niños incluyen cambios de humor, irritabilidad, nerviosismo, especialmente la pérdida de atención o concentración y, a veces, la confusión. Los niños pequeños y bebés también pueden experimentar una reacción alérgica al albuterol, que puede causar erupciones en la piel o urticaria, sibilancias, dificultad de respirar e hinchazón inusual de la cara, labios y garganta. Otros efectos secundarios que los niños pequeños pueden experimentar después de usar albuterol son opresión en el pecho, dolor en el pecho, ritmo cardíaco rápido, sed y orina excesivas, temblor, boca seca, dolor de garganta, debilidad muscular, mareos y dolor de cabeza.

Los efectos secundarios más comunes en los bebés incluyen el aumento del ritmo cardíaco, respiración sibilante, inquietud, irritabilidad, temblores, náuseas y vómitos. Se observa que este medicamento también puede producir ciertos efectos secundarios transitorios en los bebés, que suelen disminuir o desaparecer cuando el niño se acostumbra a la droga con los usos posteriores. Los ejemplos de tales efectos secundarios transitorios son la secreción nasal, congestión, fiebre e inflamación de los ganglios del cuello. A pesar de esto, efectos adversos tienden a desaparecer con los usos posteriores de albuterol, es importante consultar al médico si el niño presenta estos efectos secundarios.

Muchos de estos efectos secundarios se pueden evitar tomando una dosis de albuterol apropiada, prescrita por los médicos y evitar la sobredosis de este medicamento. Los niños son más propensos a sufrir los efectos secundarios molestos, cuando se les dan el líquido o píldoras de este medicamento. Del mismo modo, los niños que usan este medicamento con frecuencia y en dosis más altas se encuentran en un mayor riesgo de experimentar más efectos secundarios. Si un niño sufre de ataques de asma frecuentes, entonces requiere más albuterol, por lo tanto es mejor hablar con su médico para determinar los medicamentos que se pueden utilizar de forma segura para el tratamiento del asma a largo plazo. Finalmente, los padres deben informar inmediatamente al médico sobre los  efectos secundarios en sus niños.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *